¿Cómo invertir? El mundo no terminará

En medio de la crisis financiera a finales del 2008, tuve la percepcion de que las cosas en el mundo nunca volverían a ser las mismas. Recuerdo preguntarme si la impresión del papel moneda llamada “flexibilización cuantitativa” por la Reserva Federal causaría que las personas trabajadoras rechazaran la moneda como compensación por su trabajo.

¿Quién, me preguntaba yo, aceptaría más ese papel verde y qué significaría para nuestra sociedad?

La probabilidad de una pérdida general de confianza,  parecía cada vez más posible con cada ronda de impresión, lo que para mí representaba una profunda amenaza para nuestro tejido social, en la medida en que el gobierno estaba indicando de manera indirecta a sus ciudadanos, que el tipo de cambio monetario por su tiempo y esfuerzo, podría ser devaluado por el capricho del gobierno.

Entonces, mientras reflexionaba sobre ese pensamiento, me di cuenta de que esta situación catastrófica no podía suceder. Al final, sin importar lo terribles o dañinas que sean las acciones del gobierno, la gran mayoría de los ciudadanos solo tomarían el golpe, darían la otra mejilla, seguirían con sus vidas y harían los ajustes necesarios - aceptando una degradada calidad de vida- sin ningún pensamiento de rebelión.

En una sociedad donde la fe en la moneda se pierde por completo, la fealdad de la anarquía es demasiado dolorosa para que nadie pueda contemplarla. El rechazo de la moneda no le vendría bien a nadie, ni los más ricos y poderosos, ni los más pobres y frágiles de una sociedad. Por lo tanto, incluso frente a la mala administración gubernamental (véase Venezuela o Brasil como ejemplos recientes de primera línea, o Alemania previa a la Segunda Guerra Mundial como referencia histórica) la moneda, por degradada que sea, seguirá siendo el principal medio de intercambio de bienes y servicios.

Entonces, ¿cuál es el valor de esta percepción o conocimiento  de que el mundo no va a terminar, sin importar lo sombrío que el futuro pueda parecer? El valor es que cuando planificamos nuestra estrategia de inversión, podemos evaluar las situaciones más preocupantes del mundo - las que si no se resolvieran podrían acabar con el mundo- y podemos hacernos la pregunta: ¿qué debe ocurrir para resolver esto? Podemos imaginar que esto es lo que va a suceder y luego planificar nuestras inversiones acordemente. Estoy seguro de que esta filosofía "El mundo no terminará" ha estado en el centro de las estrategias de inversión del mejor inversionista de nuestros tiempos - el señor Warren Buffett. Él, constantemente proclamó su profunda fe en el éxito de los Estados Unidos a largo plazo y siempre ha invertido acorde a su fe.

 

De lo que me he dado de cuenta desde el 2009, es que en lo que él realmente cree, no es en la grandeza americana,  si no que la estructura económica de “préstamos y consumos” de los Estados Unidos llevará naturalmente a una continua desvalorización de la moneda, lo que será altamente gratificante para aquellos inversionistas que inviertan a largo plazo,  en apuestas apalancadas en activos estables de larga duración, que se desempeñarán muy bien si se miden contra la constante devaluación de la moneda.

 

El señor Buffet apuesta correctamente en la incompetencia y corrupción de un gobierno con la concurrente complacencia de las masas sociales de seguir la corriente y ver sus vidas y su valor constantemente degradado. Que los ricos se hagan más ricos y los demás más pobres, es el subproducto (consecuencia) más claro de este proceso.

El mundo no se acabará porque nadie quiere que se acabe, y al momento de aceptar esta realidad uno puede planear acordemente.

El clima de inversión de hoy en día es históricamente desafiante, con las acciones y activos teniendo rendimientos históricos e intereses a disposición de los inversores a niveles muy bajos. Desde la Gran Recesión de 2008, cuando las acciones cayeron de un acantilado, el índice S&P 500 ha subido notablemente. Un inversor que haya superado el miedo y percibido una oportunidad e invirtió en enero de 2009 habría ganado un rendimiento anualizado de 15,30% en la primavera del 2017, incluida la reinversión de los dividendos. Incluso un inversionista que compró equivocadamente acciones justo antes de la caída del mercado en enero de 2007, cerca de los altos que el mercado experimento antes de la Gran Recesión, y mantuvo su posición en el mercado en lugar de propagarse de miedo y vender, habría ganado una rentabilidad anualizada de 7.33%, incluyendo la reinversión de dividendos.

 

La pregunta de muchas personas ha sido: ¿Por qué las acciones son tan valoradas en un momento en que la economía global parece estar estancada? El crecimiento económico mundial es muy bajo y ha sido a lo largo de estos últimos años en comparación con cualquier otra recuperación posterior a cualquier recesión global. Si bien el número de desempleados es, en realidad, bajo, no refleja con precisión la debilidad del empleo, en la medida en que los salarios se han estancado y la tasa de participación laboral (los que están en edad de trabajar) sigue estancada en cifras históricamente bajas, han renunciado a intentar encontrar trabajo. Es evidente que la tecnología ha desempeñado un papel importante y negativo en la supresión de los salarios y la disminución de las oportunidades de empleo, y los pronósticos de que los robots reemplazarán hasta el 50% de todos los empleos en las próximas décadas presagia una continuidad espantosa de esta tendencia.


Yo planteo que las crecientes valoraciones de las acciones durante este período, junto con las de otros activos financieros y activos reales como los bienes raíces, todos los bonos, los préstamos apalancados, etc., tienen muy poco que ver con el resurgimiento de la economía y dicen muy poco de positividad sobre las circunstancias. En cambio, las significativas apreciaciones tienen que ver con el hecho de que estamos midiendo estas cosas en dólares en los Estados Unidos y en otras monedas fíat en otras partes. ¿Pero para muchos, siguiendo la narrativa general de los economistas, que alimentan su pábulo a nosotros a través de los medios de comunicación y los políticos, esto no tiene sentido? ¿No ha estado el dólar surgiendo como loco durante este tiempo también? ¿No es muy valorado hoy en día? Bien, si medimos su valor con respecto a otras monedas fíat aún más débiles como el euro, el Yen, el Yuan, y el Sterling, él dólar si lo es. Pero, ¿cuáles son los estadounidenses que están ocupados intercambiando sus dólares por esas otras piezas de papel? Prácticamente ninguno, si usted reside en los EE.UU. y hace sus gastos en dólares. Los únicos tipos de cambio que usted debe concentrarse son en el tipo de cambio entre su dólar y las cosas que consume, y entre sus dólares y otras reservas de riqueza. Cuando se mide de esa manera, el dólar ha sido aplastado*.


Por ejemplo, en lugar de decir que el S&P 500 ha aumentado un 176% desde enero de 2009, podría decirse que mi dólar de 2009 sólo me puede comprar el 36% de la misma cantidad de acciones u activos que pude en el año 2009. El dólar que usted pudo haber ahorrado en el banco en el 2009 con temor, justificable, de que el mundo se terminaba, ahora se ha devaluado contra las acciones y activos en 64%. Su riqueza relativa, si usted era un ahorrador de dólares, que seguramente parecía la acción más segura en el 2009, ha sido diezmada. Y, lo mismo es cierto para los residentes de otros países, que optaron por invertir en la moneda.


Sí, el efectivo es una inversión y puede ganar y perder valor como cualquier otra inversión. Este es un pensamiento nuevo para aquellos que atesoran la liquidez. El efectivo es el rey de la liquidez y la mayoría de la gente lo tiene sin siquiera considerar que es una inversión cuyo valor fluctúa con una volatilidad significativa y sobre todo siempre disminuye. De hecho, el efectivo puede muy bien ser la peor inversión de todos los tiempos.

¿Por qué es esto, usted se preguntará? La respuesta tiene que ver con la política - Cuando los políticos hacen promesas para ser elegidos, entonces deben pedir prestado para cumplir todas esas promesas y ser reelegidos. Las deudas resultantes, sin embargo, no pertenecen a los políticos, sino a nosotros - a los ciudadanos. El gobierno toma prestado en nuestro nombre, usando nuestro crédito colectivo, para sobornarnos de nuestros votos. Este proceso, que ha estado sucediendo por siempre, da lugar a la necesidad de fabricar la inflación, que es otra manera de decir que la moneda debe bajar de valor para tener un tamaño adecuado para el gasto deficitario, al que el mundo se ha convertido en adicto. Esta situación es la que asegura que el dinero en efectivo pierda su valor a lo largo del tiempo y que, después de demasiados ciclos, como las deudas acumuladas han crecido demasiado, y la capacidad de endeudamiento se ha reducido, las generaciones futuras tendrán una calidad de vida peor que sus antecesores. Con los niveles de deuda en niveles sin precedentes por cualquier medida y habiendo acelerado a un ritmo sin precedentes que han superado la capacidad de la inflación de ajustarse, es seguro decir que hemos llegado a un interesante punto de inflexión.


¿A dónde iremos desde aquí, y qué significa esto para los mercados de inversión? ¿El pico de valuación de activos de hoy terminará en ruinas, como se predice casi a diario por los muchos expertos y economistas que tienen sus cabezas enterradas en los “análisis de regresión” y son incapaces o no quieren considerar que la burbuja de hoy es un poco diferente a todas las anteriores? Es totalmente posible, y quizás incluso probable, que habrá una corrección. Tanto de los mercados es impulsado por la emoción y la mentalidad de rebaño, por lo que descartar la posibilidad de que las altas valoraciones en sí mismas crean la venta, que naturalmente se magnifica cuando los precios se corrigen, sería una tontería. Además, es razonable suponer que los académicos que dirigen nuestra economía desde Washington, DC y que tienen poca experiencia en el mundo real o en el mercado, reaccionarán incorrectamente ante las crisis del mercado y fácilmente podrían tomar acciones iniciales que exacerbarían las cosas. Sin embargo, la tendencia a largo plazo continuará apuntando hacia ARRIBA para valores de activos financieros y, simultáneamente, hacia ABAJO para las monedas fíat, es decir efectivo. Mi hermano José, recientemente leyó sobre una situación de dos fondos de pensiones, uno de bomberos y uno de policías estatales, que tienen suficiente dinero para cubrir sus obligaciones pensionarias por solo dos años más, después de lo cual se quedará sin dinero por completo. El me preguntó qué pensaba que iba a pasar, y me puse mi sombrero que dice "El mundo no terminará" y le dije que el gobierno federal imprimirá dinero y lo enviará a estos fondos de pensiones. Le expliqué que estos bomberos y policías jubilados, muchos de los cuales dependen de sus pensiones para sobrevivir, no pueden quedarse sin dinero, muertos de hambre y sin hogar. Él respondió que muchos fondos de pensiones en los Estados Unidos se encuentran en situaciones similarmente precarias, lo que para mí sólo significaba que aún más dinero tendría que ser impreso y enviado a apoyar a la gente. ¿Qué opción tendrá el gobierno? En este mundo, con niveles históricos de deuda y aún mayores responsabilidades pensionarias, esfuerzos destinados a la continua devaluación de la moneda son una certeza, y por ende los valores de activos cuando los medimos contra una moneda que se devalúa continuamente, ¡deben subir!

El dinero en efectivo siempre ha sido una inversión terrible en cada país, y con los niveles de deuda donde están hoy en día la disminución en el valor del efectivo está a punto de ser significativa.


* Este argumento no se aplica a todas las cosas que el dólar compra, que también están influenciadas por otras variables como la oferta / demanda y el aumento de la eficiencia en el costo de producción - incluyendo gasolina, automóviles, teléfonos celulares y productos alimenticios de gama baja.

 

 

¿Cómo invertir? El mundo no terminará

Management Inside

Publicidad
Publicidad
Publicidad