Ser feliz es el verdadero éxito
Ser feliz es el verdadero éxito
“Tengo la fortuna de hacer lo que me gusta y la gente ha entrado en sintonía con eso… Ser coherente con lo que soy y lo que hago, esa es mi fórmula para triunfar”.
Edición #2
Ser feliz es el verdadero éxito

Ser feliz es el verdadero éxito

“Tengo la fortuna de hacer lo que me gusta y la gente ha entrado en sintonía con eso… Ser coherente con lo que soy y lo que hago, esa es mi fórmula para triunfar”.

Daniel Sarcos, reconocido presentador venezolano que ha consolidado su carrera en la ciudad de Miami, conduciendo el Magazine Un Nuevo Día, transmitido por Telemundo, también comparte su tiempo con el público de República Dominicana, convirtiéndose en el líder de los domingos con su programa Aquí se habla Español, sin duda, un hombre triunfador fuera de sus tierras, que hoy es el protagonista de nuestra Portada, brindando a sus fieles seguidores sus secretos para alcanzar todo cuanto se propone.

Al momento de hablar de su éxito, Daniel asegura que no se dedica a buscarlo, porque en realidad se centra en ser feliz y estar en paz, así que para él, la mejor técnica es dejar la soberbia y la arrogancia a un lado, pensando siempre que la vida comienza cada cierto tiempo, porque considera que ser feliz es el verdadero éxito.

Son varias las razones que llevan a Sarcos a emprender nuevos proyectos fuera de Venezuela, una de ellas es el crecimiento profesional, debido a que considera que nunca se está lo suficientemente cómodo como para negarse a proponerse nuevas metas. También emigra motivado por la situación política y económica, así como la inseguridad latente en su país, sin embargo, una de las causas de mayor peso fue que su hija menor venía en camino y soñaba con brindarle otro tipo de estabilidad.

“He sacrificado tiempo con los míos, muchas horas de sueño, incontables horas en los aeropuertos, un poco la privacidad y el anonimato, sin embargo, todo eso consigue su recompensa cuando escucho en la cocina de mi casa las risas de las personas que amo”.

Daniel es sin duda un testimonio de triunfo, y los pilares de su filosofía de vida en cuanto al trabajo y la manera de enfrentar los problemas, están relacionados con lo que aprendió de sus padres y de todos esos maestros que le ha regalado el tiempo, destacando como fundamental la constancia, responsabilidad, firmeza y la coherencia, asegurando que decidió hace algún tiempo adoptar el optimismo como religión, y le ha funcionado.

“Vivo mi vida de la misma manera que la televisión, con pasión, respeto, honestidad, humor y optimismo, creo que esa combinación ha creado esta relación entre el público y yo”.

El conductor de Aquí se habla Español tiene la convicción de que no somos infalibles y que no siempre tenemos la razón, así pues, afirma que aprendió a fomentar una sana relación con su ego, que bien administrado suele brindarle buenos frutos, y al modo contrario, puede arrasar con todo a su paso.

Un dominicano más…

En República Dominicana Daniel Sarcos ha tenido grandes satisfacciones, entre ellas, ha sido galardonado con premios muy importantes, e inclusive tuvo la oportunidad de filmar una película, todas estas razones aunadas al cariño que recibe por su programa lo hacen sentir un profundo agradecimiento por estas tierras.

“Cuando pienso en Dominicana pienso en agradecimiento, han sido realmente generosos conmigo y con todo aquel que llega a desarrollar sus proyectos de buena manera, hoy en día se ha convertido en mi hogar y pueden contar conmigo como un dominicano más”

Para Daniel la familia es muy importante, y sus hijas representan una pieza fundamental en su vida, así que trata de enseñarles a través de sus acciones el respeto por los demás, el amor por los suyos y por lo que hacen. “Me he dado cuenta que gracias a ellas se encendió en mí una maquinaria que me motiva a ser mejor”.

Finalmente, el presentador puntualizó que llaves para aprovechar las oportunidades son estar siempre atento y preparado, emprender todo desde una visión positiva, no perder el contacto con la actualidad y entender los cambios, porque definitivamente, está convencido de que en la vida, como en el fútbol, para anotar goles hay que estar en la cancha.