Daniel Lozano: Como compañía hotelera debemos ser responsables con el entorno y el medio ambiente

El turismo representa el ingreso más importante en muchas comunidades del mundo, pero a su vez, el arribo de turistas implica la llegada de una gran cantidad de personas que pueden ser agentes de cambio positivo para el cuidado y protección del destino que visitan.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) han movido a las cadenas hoteleras a revisar sus esquemas para integrar este planteamiento en sus estrategias, establecer objetivos de avance en diferentes ámbitos y poder contribuir de forma positiva desde la cadena de valor turistica. Los ODS y la invitación del pacto mundial a las empresas de asumir un compromiso, hizo que la industria realizara cambios importantes en su modelo de negocios, puesto que las metas de los ODS involucran muchas áreas de este sector.

Para tratar este fascinante tema, desde el enfoque del turismo, Daniel Lozano, director de Meliá Hotels International, compartió todas las acciones que vienen realizando desde la prestigiosa cadena hotelera “reconocida recientemente como la cadena hotelera más sostenible del mundo en 2019 por el ultimo Corporate Sustainability Assessment (CSA) de SAM”; y a través de la Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana (ASONAHORES), de la que también forma parte.

¿En cuanto a términos y normativas legales, la República Dominicana ofrece facilidades a inversionistas que permitan poner en marcha un proyecto turístico?

“Llevamos más de 25 años en la República Dominicana y creemos que el marco jurídico tiene en bien todas las inversiones que desde Meliá Hotels International se realizan a lo largo de estos años. Nos sentimos muy protegidos y entendemos que los retornos de inversión de las diferentes propiedades están muy bien salvaguardados por los diferentes estamentos gubernamentales del país.”

¿Cómo es la cooperación de Asonahores para promover el turismo sostenible en la República Dominicana con la finalidad de que sus visitantes puedan conocer más que sol y playa en el país?

“A través de la señora Paola Rainieri y Andrés Marranzini, en la presidencia y la vicepresidencia ejecutiva de Asonahores, es uno de los cuatro pilares importantes que se han dictado en esta nueva presidencia. Sin duda alguna, todos los que estamos y formamos parte de ello, lo tenemos como un paradigma a continuar y fomentar, de manera que la huella de carbono en este gran país pueda tener una incidencia menor sobre el número de visitantes que tiene y, sobre todo, la repercusión que pueda tener al cliente final como un destino totalmente sostenible.”

¿Cuáles son las bases de la República Dominicana para desarrollar turismo sostenible?

"El marco de referencia lo establece la Agenda 2030 de Naciones Unidas. Nuestro reto, desde el sector privado, es entender los planteamientos de esta agenda para República Dominicana e integrarlos en la cadena de valor turística, nuestras estrategias y definir objetivos que contribuyan desde la aportación de valor real.  El enfoque no debe ser ‘compensatorio’ de una actividad, sino de aportación y creación de valor desde el propio modelo de negocio. En este sentido, todos aquellos que intervienen en la cadena deben conocer qué papel juegan y actuar de forma responsable, desde el proveedor al visitante, pasando por el empleado. La protección del medioambiente, la biodiversidad, el patrimonio son activos irrenunciables de este maravilloso país como destino turístico. Pero el motor para avanzar son las personas, por lo que su cuidado, desarrollo y protección son tan o más importantes"

Al tratar los avances del país para mejorar las condiciones medioambientales y climáticas en el sector turismo, Lozano afirma que todos, haciendo referencia a los integrantes del sector hotelero, están bien alineados al Ministerio de Turismo y que han sostenido reuniones basadas en la agenda 2030 y los principios de sostenibilidad. Añade que toman en cuenta el impacto de la huella de carbono, así como el uso de los materiales y el reciclaje de estos. Además, han tratado principios como la inclusión, la sostenibilidad, la inducción, y el aprendizaje de todo lo que ello implica, logrando consolidar un trabajo en equipo hacia el fin común que se tiene como país.

 

¿Cómo es la cooperación entre la empresa privada y el gobierno para reducir la contaminación marina y terrestre, el consumo de recursos y el manejo de los desechos en el sector hotelero?

“Cada vez es mayor y así se entiende desde cualquier hotel que se quiera integrar dentro del nuevo desarrollo y master plan que se tenga en los diferentes ocho polos turísticos del país.”

Lozano hace hincapié en que el respeto a la sostenibilidad y el medioambiente es crítico a la hora de edificar un hotel o algún gran establecimiento turístico. El desarrollo económico de los negocios debe ir de la mano del respeto y cumplimiento normativo de forma estricta. De este modo la inversión debe buscar el alineamiento con los planteamientos del país, buscando la prosperidad para el destino y de la propia empresa.

Efectivamente, la construcción del activo es el primer paso para el desarrollo. Su diseño y construcción debe contemplar su integración paisajística, materiales adecuados, aspectos urbanísticos, su máxima eficienca en cuanto a consumo de recursos se refiere, tanto energéticos como hídricos, que minimice sus emisiones, contemple acciones para su compensación entre otros.

¿Están identificadas las oportunidades para reducir el impacto ambiental del turismo, al tiempo que el sector aumenta sus beneficios económicos y sociales?

“Sin duda. Por ejemplo, desde Meliá hemos avanzado mucho en este ámbito. Hemos logrado, durante el primer semestre de 2019 que nuestros objetivos de reducción de emisiones sean validados científicamente por Science Based Target Iniciative (SBTi), la alianza mundial que impulsa acciones contra el cambio climático entre el sector empresarial.  Nos hemos comprometido a reducir un 13% las emisiones de los alcances 1 y 2 (aquellas generadas por nuestra propia actividad) hasta 2023, y 51% para 2035, tomando como referencia el año 2018. Así mismo, nos hemos comprometido a reducir las emisiones de alcance 3 (indirectas) un 6% y 21% hasta 2023 y 2035 respectivamente. En otro orden de cosas, estamos trabajando proyectos de economía circular con partners de referencia, eliminando el plástico de un sólo uso de forma progresiva, buscando alternativas, implicando a clientes y empleados, entre otros muchos enfoques. Avanzar en la lucha contra el cambio climático y la protección medioambiente requiere tratar este aspecto desde numerosas perspectivas”.

¿Cómo ha sido la experiencia en la eliminación de los plásticos de un solo uso?

“En cualquier caso, aunque la experiencia está siendo positiva por lo expuesto, no hemos estado exentos de retos, por ejemplo, a la hora de encontrar proveedores adecuados que deben sumarse al cambio. Como decía, la sostenibilidad debe contemplar a toda la cadena de valor, y no siempre los eslabones de esta cadena se encuentran en el mismo momento de madurez”.

La responsabilidad ambiental abarca los hábitos de consumo, incluyendo el alimentario ¿Cómo se incentiva la adopción de consumo sostenible de alimentos? “Desde una planificación adecuada, saber lo que el estereotipo de cliente quiere comer, y tener los raciocinios oportunos para que no haya desperdicio. Es saber qué se puede usar o no, respetando la cadena de frio o calor, darle esa oportunidad en horas y franjas para que se puedan usar, siempre cuidando la higiene y la seguridad.” Además hay que contemplar, más allá de la gestión del desperdicio alimentario, las nuevas tendencias de consumo saludable, el impulso de modos de vida y consumo más sano, etc. Una vez más el planteamiento debe ser holístico.

¿Cómo deben ser los patrones de consumo y producción sostenibles para que el sector turismo aparezca con una baja emisión de carbono y un uso eficiente de recursos?

“Los patrones de consumo los tenemos dictados por la ONU en su agenda 2030. Esto se puede hacer con el cliente interno que está con nosotros en los hoteles y que aprende de todo ello, para hacerlo en su casa, dígase los colaboradores y sus familias. También el cliente final (quien nos visita), puede replicar parte de lo que estamos haciendo nosotros y sumar a esa posibilidad impactar en su visita lo menos posible a la emisión de dióxido de carbono. Que seamos un agente multiplicador de lo que estamos haciendo en cada uno de nuestros establecimientos, de manera que el contagio sea a nivel del país.”

Otras medidas que han puesto en marcha corresponden al segmento de mítines y congresos al propiciar las condiciones para que sean eventos sustentables. Políticas como la no utilización de plástico en las reuniones, utilizar los acondicionadores de aire en 24 grados en sus salones de conferencia, emplear utensilios de papel reciclado enlugar de plástico, mantener la coherencia en la elección de los menús, de manera que favorezcan al mercado local en cuanto a productividad de alimentos; desde las habitaciones, creando conciencia en el uso del aire y toallas, entre otras acciones que se traducen en menores emisiones contaminantes.

Lozano reitera el compromiso con los ODS como referencia permanente en sus operaciones y como pilar de su contribución al desarrollo sostenible. “En cada uno de nuestros establecimientos Meliá Hotels International, publicitamos estas acciones interna y externamente, de manera que ambos clientes puedan ver cómo nos hacemos eco de estos objetivos.”

Si tomamos en consideración que el turismo sostenible se fundamenta en tres principios: sostenibilidad ambiental, sostenibilidad sociocultural y sostenibilidad económica ¿cómo considera usted el impacto del turismo sostenible para la República Dominicana? “A nivel de sostenibilidad cultural cada vez es más incipiente, está más permeado y se nota. Nuestros clientes pueden ver cómo integramos el área cultural en nuestros establecimientos y que es posible percibir lo que el país puede dar en cuanto a gastronomía, cultura y arte. En sostenibilidad ambiental, desde las diferentes acciones que se puedan dar con el propio cliente desde sus habitaciones, en sus áreas de reunión, también en el reciclaje, en el uso de esa economía circular. En cuanto a la sostenibilidad económica, evidentemente va vinculado en el menor gasto en plástico y en la posible reutilización de gran parte de todos los elementos que se emplean en las estancias de clientes, sin duda tiene un impacto directo en todo ello.”

“Este es un reto continuo. Considero que las dimensiones deben ser percibidas no como ámbitos diferenciados. En el momento en el que se entiende que la sostenibilidad debe partir desde el modelo de negocio todo cobra sentido y genera impacto”.

 

¿Qué debemos entender por turismo sostenible y cómo lograrlo?

“Cada vez abarca mucho más, no solo es el hecho de lo que aportamos o podamos aportar al medioambiente o al cliente final y lo que él pueda darnos dentro de su estancia, sino qué podemos hacer dentro de la parte sociocultural y socioeconómica que pueda ir de la mano con el bienestar del cliente y del país, pero también hay que contemplar aspectos como la definición de modelos de negocios que contemplen el gobierno corporativo, la transparencia, los derechos humanos, la gestión y el dialogo con los grupos de interés, la tolerancia cero con la corrupción entre otros”. En fin, el concepto es muy amplio y transciendo a lo medioambiental y social.

Resalta que, desde el impacto de la huella de carbono, que todavía afortunadamente en la República Dominicana no tiene una incidencia importante, la manera de reciclar, la forma de integrar a personas con capacidades diferentes, la manera de lograr un bienestar por cada uno de los integrantes que forman la gran economía sostenible del país, hacen a la empresa socialmente responsable.

“Desde Meliá somos conscientes de que este es un camino continuo. Avanzamos con compromisos, planteamientos y retos. Tenemos claro que no podemos hacerlo solos, ni tiene sentido hacerlo así, por eso nos apoyamos en aliados que comparten compromisos y valores. No hay que entender la sostenibilidad como un ámbito para compensar los impactos negativos de una actividad concreta. Se trata, en definitiva, de generar valor real, desde el destino, desde el negocio y desde el compromiso"

Entonces ¿hacemos turismo sostenible en la República Dominicana?

“Totalmente, desde los propios hoteles que llevan a bien la agenda 2030 con los ODS, los vemos en el aeropuerto, en las diferentes urbanizaciones que hay en la zona y la manera en que se están edificando, en los equipamientos que se compran con menores emisiones de CO2, la forma en que cada uno de nosotros estamos intentando reciclar y la utilización posterior de ese reciclaje, en cómo integramos esos elementos en la promoción de los destinos turísticos sostenibles, en cómo buscamos certificaciones que avalen que lo estamos haciendo de manera correcta, no solo que indiquen que llegamos a unos objetivos, sino que impulsen esos objetivos para que sean sostenibles y se puedan replicar en las áreas de interacción con el cliente.”

¿Cuál es el rol de las comunidades en el desarrollo del turismo sostenible?

“Son parte importante número uno integradora, porque queremos que a través de nuestros colaboradores y de la comunidad nos veamos reflejados en esos objetivos, quienes de igual manera son beneficiarios, en la medida de que podamos ayudarles a ellos. Pueden verse reflejadas en la importancia del turismo socialmente responsable, a través de la educación, la protección a la infancia, mediante trabajos y colaboraciones con ONG, entre ellos Unicef, permitiendo que las mujeres madres vulnerables, o personas con discapacidad puedan tener una oportunidad de trabajo a través de nosotros.”

¿Existe diversificación del producto turístico en la República Dominicana?

“Totalmente, lo vemos en cualquiera de las áreas que nos movemos en este gran país. Hemos visto que cada vez más hay diversificación, lo notamos en las empresas que vinculan al turismo como una parte primordial para el sostenimiento de ellas mismas, en la transportación, aviación, reclutamiento y selección, materias primas que se puedan comprar y todo lo que tenga que ver con el desarrollo y que termina con el establecimiento de estas comunidades en el polo turístico.”

¿Está preparada la República Dominicana para recibir 10 millones de turistas?

“Claro que sí ¡y los esperamos lo antes posible! Con la infraestructura que estamos teniendo, la promoción del destino, el número de hoteles que se están integrando en el país para acoger a los 10 millones de turistas, es prueba fiel de que se apuesta por destino, se apuesta por país y por una gran meta de 10 millones de turistas al año. El país está más concienciado y prueba de ello es lo que representa el turismo en el PIB del país.”

Publicidad
Publicidad
Publicidad