IV Edición: Recursos energéticos & mineros

EPA propone reemplazar las tuberías de agua de plomo en ciudades de EE. UU.

El Gobierno de Estados Unidos, a través de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), ha presentado recientemente nuevas reglas estrictas que requerirían que la mayoría de las ciudades reemplacen las tuberías de agua de plomo en los próximos 10 años. Esta medida tiene como objetivo reducir la contaminación por plomo en el agua potable y prevenir crisis de salud pública similares a las ocurridas en Flint, Michigan, y Washington, D.C. Las reglas propuestas, denominadas mejoras a la norma de plomo y cobre, marcan la revisión más significativa de las regulaciones sobre plomo en más de tres décadas.

Las tuberías de plomo conectan las redes de agua en las calles con los hogares y son una fuente común de plomo en el agua potable, especialmente en áreas industriales más antiguas del país. Millones de personas consumen agua potable proveniente de estas tuberías, lo que puede tener efectos perjudiciales en el desarrollo cognitivo de los niños y aumentar el riesgo de presión arterial alta y enfermedades cardíacas en adultos. La EPA considera que estándares más estrictos y la eliminación de las tuberías de plomo no solo mejorarían los puntajes de coeficiente intelectual (CI) en los niños, sino que también contribuirían a la salud y el bienestar general de la población.

La propuesta de reemplazar las tuberías de plomo forma parte de un esfuerzo federal más amplio para combatir la exposición al plomo. Además de las reglas propuestas para el agua potable, la EPA también se está enfocando en reducir la pintura a base de plomo en viviendas antiguas y en instalaciones de cuidado infantil, así como eliminar el plomo del combustible de aviación. Al abordar diversas fuentes de exposición al plomo, la administración de Biden busca crear un entorno más seguro para todos los estadounidenses.