IV Edición: Recursos energéticos & mineros

Aprueban ley que combatirá el exceso de ruido en la Ciudad de Nueva York

El miércoles, el Concejo Municipal de Nueva York votó a favor de aprobar la "Ley para detener la propagación del ruido", cuyo objetivo es brindar la paz y la tranquilidad que tanto necesitan los neoyorquinos.

La contaminación acústica, considerada un “peligro oculto para la salud”, recibe mucha menos atención que la contaminación del aire o del agua, pero puede ser igual de peligrosa.

La exposición prolongada al ruido excesivo se correlaciona con numerosas complicaciones de salud, que van desde pérdida de audición y tinnitus hasta enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, pérdida de sueño y deterioro de las funciones cognitivas.

Según los CDC, se debe evitar la exposición constante a sonidos superiores a 85 decibelios. A 110 decibelios (el sonido típico emitido por una sirena), los efectos adversos en la audición pueden comenzar después de 5 minutos. A 130 decibeles (común en los martillos neumáticos), la pérdida de audición puede comenzar en tan solo 2 minutos.

Las quejas por ruido al 311 se han disparado un 241 por ciento desde octubre de 2019, un aumento significativo desde la pandemia de COVID-19.

Incluso antes de la era del trabajo desde casa, el Departamento de Salud informó que al 20 por ciento de los neoyorquinos les molesta con frecuencia el ruido en casa y que uno de cada seis neoyorquinos ya experimenta zumbidos en los oídos o pérdida de audición.

“Incluso en la ciudad que no duerme, los neoyorquinos merecen un poco de paz y tranquilidad”, dijo el líder de la mayoría del Concejo Municipal, Keith Powers. “Hoy, estamos ayudando a que esto se haga realidad con la Ley para detener la propagación del ruido, un paquete de proyectos de ley que toma medidas enérgicas contra la frustrante y dañina contaminación acústica que se encuentra en toda nuestra ciudad. Estamos estableciendo un programa innovador de cámaras de ruido para multar a los vehículos excesivamente ruidosos y reformando el proceso de quejas por ruido al 311 para mejorar la aplicación y la transparencia. Aprecio el apoyo bipartidista del Ayuntamiento en este asunto”.