IV Edición: Recursos energéticos & mineros

Anuncian un plan con más barreras tecnológicas y acciones firmes contra los evasores de las tarifas del Subway

El año pasado quienes se "cuelan" en el metro significaron una pérdida de $300 millones. Los arrestos y las sanciones por este delito también aumentaron en 2023

La Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) está explorando todas las posibilidades para que en los próximos años sea muy difícil para los pasajeros saltar los torniquetes del Subway de la ciudad de Nueva York,  para evadir el pago de las tarifas.

Solo en el 2022, las personas que “saltaron” el pago, significaron una pérdida de 300 millones para este sistema de transporte.

En este sentido, la gobernadora Kathy Hochul anunció la solicitud de ofertas a empresas proveedoras para sustituir el actual sistema, por puertas más seguras, accesibles y modernas.

Para ello se inició una invitación a la precalificación de compañías que oferten verdaderas barreras para los evasores. 

Este proyecto seguirá a la actualización de toda la gama de puertas de entrada modernas como las instaladas en la estación del aeropuerto Sutphin Blvd-Archer Av-JFK y Atlantic Ave-Barclays.

Las lecciones aprendidas de estos dos accesos, perfeccionarán el diseño y las especificaciones necesarias para todo el sistema.

Además, estos nuevos diseños reemplazaron tanto los torniquetes como las puertas de salida de emergencia, lo que contribuye a frenar a los pasajeros abusadores. 

El diseño de pasillo ancho de las nuevas puertas de pago, permite a los clientes con cochecitos, sillas de ruedas y equipaje ingresar sin problemas al sistema y reemplazar las puertas de salidas de emergencias, que han sido identificadas, como una vía fácil para los evasores. 

El presidente y director ejecutivo de la MTA, Janno Lieber recordó que se han tomado una serie de medidas contra la evasión de tarifas, incluida la instalación de prototipos de puertas de pasaje de pasillo ancho en dos estaciones. 

“La instalación futura de todo un sistema de puertas, nos ayudará a llevar las cosas al siguiente nivel, para que podamos asegurarnos de que cada persona que ingresa al sistema pague su pasaje”, destacó Lieber.

Por su parte, el presidente de Transporte Público de la Ciudad de Nueva York, Richard Davey, expresó que se siguen perdiendo millones de dólares por la evasión de tarifas, que podrían ser destinadas a un sistema de transporte más rápido y eficiente.

“Los clientes nos dicen que la evasión de tarifas es un factor clave de su falta de satisfacción, y lo entiendo: Todos deberían pagar lo que les corresponde para viajar en transporte público. Las puertas de pasaje modernizadas son el punto de partida natural, para que el metro aborde este problema. Si bien no existe una solución general, los nuevos diseños pueden reducir el número de usuarios que no pagan”, acotó.

En las salidas de las escuelas
La magnitud de la evasión es muy elevada, revelan análisis recientes, pero no ocurre solo en las estaciones del Subway, sino en autobuses, trenes hacia Long Island y los peajes de los puentes.

Los psicólogos han documentado para un reporte publicado por la MTA, lo que se denomina un “fenómeno de comportamiento en entornos públicos”, que se reduce al hecho de que cuanto la gente ve a otros que se salen con la suya por un mal comportamiento, más probabilidades hay que se porten mal.

“Es por eso que un pasajero, con la MetroCard en la mano y listo para pagar, en su lugar se unirá a una fila de personas que evaden la puerta de salida de emergencia”, se especifica.

Los datos muestran que la evasión de tarifas, aumenta alrededor de las horas de las salidas de las escuelas, porque un estudiante suele abrir la puerta de emergencia a sus compañeros y pasan grupos numerosos.

De acuerdo a los testimonios más comunes compartidos por la agencia de transporte, sobre la interacción de los policías con los estudiantes, es que “sus padres le dicen que no tienen porque pagar , porque casi nadie lo hace”. Otros advierten que al evadir pagar su viaje se sienten “poderosos y anónimos”.

Más policías multando
De igual forma, aunque este tipo de infracciones siguen en ascenso, también ha aumentado este año el número de arrestos por evasión de tarifas en un 210%. Se confirma además un alza del 104% en las citaciones, gracias al patrullaje mejorado de trenes y estaciones.

Entre los proyectos de la MTA, también se perfila revisar la aplicación de las leyes vigentes y aumentar en general la seguridad de los pasajeros a través de una “vigilancia policial de precisión”, basada en la instalación de nuevas herramientas tecnológicas.

En el fondo, se aspira que los nuevos equipos puedan ayudar a la justicia penal, para limitar al máximo a los evasores de tarifas, que además son una amenaza a la seguridad pública, porque en algunos casos ingresan al sistema a cometer delitos graves.

El programa de seguridad, también pone firme la mirada en el impacto desproporcionado de la aplicación de la ley de evasión de tarifas en neoyorquinos de color. 

El proyecto de seguridad integral hace referencia a “una nueva apuesta por un reparto más equitativo de los esfuerzos de aplicación de la ley para reducir esta tendencia con más precisión”.

Se propone la aplicación de leyes civiles para la mayoría de los evasores. Para quienes
no representan un problema para la seguridad pública, se debe comenzar
con advertencias formales y documentadas en la primera infracción, seguidas de citaciones
y multas por infracciones posteriores. Para ello se dispondrá de nuevos dispositivos para rastrear infracciones reincidentes.

En la estrategia para reducir los millones en pérdidas en el sistema de transporte más grande del país, cuando se capture a un evasor, se tratará de clasificar muy bien como debutante, reincidente, delincuente grave o como facilitador de evasión, para aplicar debidamente la ley.

“No puedo pagar”
El directorio que analizó las políticas futuras para enfrentar este drenaje de dinero, a las arcas de la MTA, identificó también la existencia de evasores “económicamente estresados”, es decir quienes tienen que elegir entre pagar la tarifa y cubrir otras necesidades.

Ante este escenario se plantea ampliar el plan de Tarifas Justas (Fair Fares), el programa municipal que subsidia un 50% los costos del Subway y los autobuses a los neoyorquinos de muy bajos ingresos. 

Entre las recomendaciones se promueve “aumentar la elegibilidad para Tarifas Justas del 100% del nivel federal de pobreza a 200%, lo que permitirá que otro medio millón de neoyorquinos accedan al programa”.

40% de los multados por “saltarse” el pago, son hispanos.

8,983 multas fueron emitidas en 2021, exactamente 3,457 fueron recibidas por hispanos, 2,731 por afroamericanos y 1,559 por blancos.

En Queens, como es predecible, la proporción de latinos envueltos en problemas por evadir las tarifas fue del 50% del total de 1,457 sanciones.

Las estaciones Grand Central, Herald Square, Penn Station y 14 Street en Manhattan encabezan la lista de los torniquetes, en donde oficiales de NYPD, detectaron mayor número de personas en toda la ciudad que se colaron para no pagar la MetroCard.

En Queens, las estaciones 82 Street Jackson Heights, Corona Plaza, y Flushing Main St lideran los puntos con más sanciones.

Por su parte, en El Bronx la más observada fue Kingsbridge Road. Y en Brooklyn, Atlantic Avenue.