IV Edición REM: Recursos energéticos & mineros

Florecen emprendimientos latinos en Bushwick

Uno de los antiguos y simultáneamente florecientes corredores comerciales con gran presencia latina en la ciudad de Nueva York, se encuentra en la frontera entre los condados de Queens y Brooklyn, en la zona alrededor de la estación central de trenes en Bushwick.

La zona ubicada entre Myrtle Avenue y Wyckoff Avenue en el vecindario Bushwick de Brooklyn y el vecindario Ridgewood de Queens, se ha convertido en uno de los barrios latinos más diversos de la ciudad, con gran presencia de inmigrantes y una floreciente variedad de emprendimientos de todo tipo y tamaño.

Es esta zona, en la que colindan los condados de Queens y Brooklyn, convergen las avenidas Wyckoff, entre Gates Avenue y Eldert Street, formando la frontera entre los dos condados. Es una zona tradicionalmente inmigrante, en la cual se ha acentuado la presencia latina y se pueden encontrar varias manifestaciones de la cultura y tradiciones de los países hispano-parlantes, en términos religiosos, deportivos, gastronómicos, etc., etc., etc.

EMPRENDEDOR MEXICANO

Maria, una inmigrante mexicana orgullosa de las conquistas académicas de su hijo, se siente feliz de haberle dado una excelente educación gracias a su trabajo como vendedora ambulante de artesanías y accesorios de belleza de México, Perú, Brasil, Ecuador y China que ofrece en Wyckoff Ave.

CORAZÓN BULLICIOSO

El corazón de esta zona en ebullición es la estación de trenes en la convergencia de las avenidas Myrtle y Wyckoff, de las cuales toma su nombre, que realmente es un complejo de estaciones de trenes de la ciudad de Nueva York, formado por la intersección de la línea a Canarsie y la línea de Myrtle Ave., servida por las líneas L y M en un amplio horario las veinticuatro horas.

La estación está ubicada en la intersección de las avenidas Myrtle y Wyckoff, en el límite de los vecindarios de Bushwick en Brooklyn y Ridgewood en Queens. La estación está conformada por una compleja estructura aérea y subterránea, conectada por un conjunto de gradas, varios ascensores y escaleras mecánicas entre los niveles del tren elevado y el subterráneo. La estación fue completamente renovada entre 2004 y 2008 y la estructura externa sobre la calle ya requiere un cambio urgente de pintura.

Adicionalmente junto a la estación del tren inician, culminan y paran varias líneas de autobuses, en la calle Palmetto, incluyendo los autobuses B26, B52, B54, Q55 y Q58 cuyas terminales se encuentran junto a la estación central del tren, lo cual aumentar la accesibilidad y conveniencia para viajes y traslados en toda el área.

 NUEVOS EMPRENDIMIENTOS.

Después de la pandemia, sobre Wyckoff Ave. han abierto nuevos emprendimientos, como el restaurante peruano Huanchaco, hace solo un mes, cuyo gerente Marco Baldeón y Mario Castillo su chef ejecutivo, se encuentran felices y agradecidos por la acogida de la comunidad del área.

Sin embargo, ni la línea elevada en Myrtle Avenue ni la línea subterránea en Canarsie terminan aquí, simplemente las líneas de autobús, excluyendo la B13, que pasa por Gates Avenue, una calle al oeste de la terminal en Palmetto Street. Las líneas de los trenes avanzan hacia el extremo Este de Brooklyn y hacia el extremo Oeste de Manhattan, convirtiéndose en una arteria fundamental de conexión incluso entre condados.

Esta estación Wyckoff- Myrtle Ave. tiene una larga historia, ya que se inauguró el 20 de julio de 1889, con una sola plataforma y dos vías. La estación estaba ubicada más allá de la curva al Este de la estación actual.

Posteriormente, en 1906, esta línea se extendió con un paso a nivel de la calle hasta la Ave. Metropolitan y nuevamente en la década de 1910 hasta la actual estructura elevada. El 29 de julio de 1914, la estación se reconfiguró en dos plataformas, para dar cabida a una nueva vía rápida hacia Myrtle Avenue, que ha sido una vía importante desde principios del siglo XIX y lleva el nombre de los arrayanes que abundaban en la zona y que rodeaban una antigua carretera de tablones que iniciaba en Queens.

GOLOSINAS CALLEJERAS

Una pareja originaria de Ambato-Ecuador, muy contentos de promover antojitos típicos como el Pan de Ambato, la Colada Morada, Arroz con Leche y Morocho, que afirman equivale al Atole de Granillo mexicano, que amplía su creciente clientela.

HISTORIA Y DIVERSIDAD CULTURAL

En la zona convergen varias arterias principales, no solo por ser senderos, calles y avenidas de gran actividad, además por la rica historia que tiene cada una de ellas.

Precisamente la facilidad de acceso y movilidad que el sistema de transporte público da a la zona, ha permitido que en ella florezca una gran diversidad cultural, la cual se refleja en los emprendimientos de todo tipo y tamaño que se pueden apreciar recorriendo las avenidas principales y calles aledañas, algunas de ellas declaradas patrimonio histórico de la ciudad de Nueva York.

Bushwick es uno de los seis asentamientos originales de Brooklyn, que en la segunda mitad del siglo XVII se convirtió en asentamiento holandés y fue poblado por obreros y trabajadores inmigrantes que llegaron de Alemania, Irlanda, Inglaterra, Escocia y Australia.

ANTOJITOS CALLEJEROS

El Choclomote y el Cevichocho, son antojitos tipicos ecuatorianos que es posible saborearlos frente a la estación Myrtle Wyckoff, en carritos ambulantes que además ofrecen entre sus bebidas los tradicionales Comibebe y Agua de Coco a precios muy convenientes.

A mediados del siglo XX hubo una oleada italiana y actualmente por una mayoría latinoamericana, también inmigrantes de Asia y Oriente Medio. Por su parte Wyckoff se urbanizó a partir de finales del siglo XIX y tomó su nombre de la familia Wyckoff, propietaria de los latifundios de la zona. Originalmente, Myrtle Ave. comenzó siendo un sendero de los nativos americanos, el cual conectaba varios asentamientos y vías fluviales de la región.

Cuando llegaron los colonos europeos, el sendero se convirtió en una carretera principal, inicialmente conocida como Jamaica Turnpike. En el área, la calle Linden también mantiene su histórica importancia, ya que en ella se encuentra la Iglesia de Santa Brígida, que continúa siendo el centro de la religiosidad de toda el área, incluyendo a la comunidad latinoamericana, mayoritariamente católica. También en Linden se encuentra la reconocida Alianza Ecuatoriana Internacional, Centro Comunitario Andino.

Registros históricos muestran que Samuel M. Meeker fue propietario de ambos lados de Linden, entre Broadway y Bushwick Ave. y él y sus herederos construyeron en sus terrenos gradualmente, entre 1885 y 1901, casas en hilera en una pintoresca variedad de estilos arquitectónicos de finales del siglo XIX, que fueron declarados el 2023 por la Comisión de Preservación y Sitios Históricos de la Ciudad de Nueva York, como Distrito Histórico de Brooklyn.

ALIANZA ECUATORIANA

En el 343 sobre la histórica Linde St., entre las avenidas Wyckoff y Myrtle, frente a White Castle junto al tren elevado, se encuentra Alianza Ecuatoriana Internacional- Centro Comunitario Andino, que se ha convertido en lider y esperanza organizativa para toda la zona con gran presencia latina.

Este distrito contiene una “colección remarcable de casas de ladrillo, diseñadas por arquitectos de Brooklyn, las cuales integran estilos arquitectónicos de finales del siglo XIX”. 

La zona tiene gran diversidad histórica, desde sus primeros habitantes nativoamericanos, los colonos europeos y las diferentes oleadas migratorias de todas partes del mundo, actualmente se ha convertido en una zona de gran diversidad étnico- cultural, con gran presencia latinoamericana.

A lo largo de los principales corredores comerciales, en la Ave. Wyckoff, en la Ave. Myrtle y en todos sus alrededores, se encuentran agencias de turismo, bancos, gimnasios, restaurantes de todo tamaño y variedad, de Ecuador, Colombia, México, Perú, panaderías, heladerías, lugares para tatuajes, abogados, organizaciones comunitarias, servicios médicos, iglesias de varias denominaciones e innumerables emprendimientos, desde carritos de antojitos callejeros y artesanías, hasta nuevos restaurantes con afamados chefs internacionales.

TRABAJADORES INMIGRANTES BUSCANDO AYUDA EN AEI

La amplia y bien equipada sede de Alianza Ecuatoriana Internacional Centro Comunitario Andino, se ha convertido en el centro de atención primordial de los innumerables inmigrantes trabajadores que llegan buscando todo tipo de ayuda, desde información sobre los consulados, entrenamiento laboral para construcción, hasta ayuda emocional.

La característica principal de la zona es la diversidad y la ebullición de su vibrante población, en la cual se destacan los inmigrantes, unos maravillados por la posibilidad de conocer y disfrutar de diferentes manifestaciones culturales de diferentes partes del planeta y otros abrumados por el cambio radical de paisaje, que incluye no sólo las estructuras arquitectónicas, sistemas de transporte, etc., fundamentalmente el ritmo de vida, los valores prioritarios, los retos lingüísticos, culturales y legales, principalmente.

RETOS ACTUALES

Recorriendo la avenida Wyckoff, la calle Linden donde surgió el movimiento inmigrante que logró la aprobación de la histórica ley 245 I, en la estación de tren, hablando con los vendedores ambulantes, los propietarios de panaderías y restaurantes, antiguos y nuevos, así como los transeúntes en la calle y los nuevos inmigrantes buscando ayuda en Alianza Ecuatoriana Internacional, obtuvimos testimonios sobre las necesidades latentes de los habitantes de la zona.

La actividad en los trenes se mantiene veinticuatro horas, con gente de la clase trabajadora yendo y viniendo desde diferentes condados. Alrededor de la estación central, en cuya esquina este converge varias arterias, es un punto con seis esquinas y trenes por arriba y por abajo. La actividad de los negocios inicia temprano y los carritos de ventas ambulantes comienzan a colocarse desde las diez de la mañana.

COMIENDO BAJO EL TREN

Familias inmigrantes completas acuden desde tempranas horas a la plaza peatonal frente a la estación central del tren Myrtle-Wyckoff, buscando sus comidas tradicionales y los sabores que les acercan a sus memorias y a su cultura natal.

Al mediodía ya se encuentran listos para atender a los comensales del almuerzo y llegan más a partir de las tres de la tarde, para recibir a los trabajadores que salen y entran al tren, a los que retornan a sus casas, todos pueden llevar a casa una amplia variedad de golosinas, empanadas, tacos, cevichocho, colada morada, morocho ecuatoriano, panes de diferente tipo, pasteles, etc., etc., etc.

Si bien la variedad abarca desde las grandes cadenas transnacionales de comida rápida, hasta carritos pequeños de antojitos callejeros, tanto los vecinos, como los vendedores ambulantes se quejan de falta de organización, inseguridad y falta de asistencia de las autoridades locales en temas como la recolección de basura y el control de personas consumiendo alcohol y drogas recreacionales.

Sobre inseguridad, los habitantes de la zona reportan el incremento de bandas dedicadas al graffiti, el cual se puede apreciar incluso en la estación del tren. También reportan elevados niveles de consumo de alcohol en las veredas del barrio y afirman que no hay problema con los bares, que el problema radica en que la gente compra alcohol y lo consume en la calle, donde inician disturbios por su estado etílico.

CARRITOS CALLEJEROS

Los camiones de comidas étnicas, frente a la estación central de trenes en Bushwick, ofrecen variedad de platos populares. En la gráfica apreciamos un camión de empanadas andinas y otro de comidas del Oriente Medio, pero atendido por trabajadores hondureños.

También la zona experimenta la inseguridad de toda la ciudad, con robos menores, pero tanto en el sistema de trenes como en las calles hemos apreciado a la policía, aunque en menor grado que en otras zonas de la ciudad, a pesar de que el área tiene gran congestión peatonal.

Como afirma Marco Baldeón, gerente del nuevo Huanchaco peruano sobre Wycoff: “Nosotros jamás hemos tenido problema, porque creemos que se recibe la energía que se proyecta. Estamos muy contentos, siempre llenos y eso se debe al nivel de servicio y a la calidad de nuestra comida. Nuestra propuesta es moderna y ha dado una opción refrescante a la comunidad del área.

Estamos muy contentos y sobre los vendedores ambulantes pensamos que traen diversidad a la zona, que son un imán del turismo y que solo requieren organizarse mejor. Aquí tenemos variedad para todo gusto y oportunidades para todo el que quiera emprender”.

BICILETAS

Frente a la plaza peatonal sobre la Ave. Wyckoff, además de las opciones de trenes y buses, se pueden rentar bicicleta, mientras se tiene a la mano todo tipo de servicio, desde bancos, gimnasios, iglesias, hasta una increíble diversidad de comidas típicas de países de todo el mundo.

Los vendedores ambulantes pueden organizarse mejor, pero las iniciativas han fallado porque no se ha aceptado la asistencia de entidades con base en otros condados como El Bronx, los comerciantes de la zona quieren organizarse, pero a nivel local, con un liderazgo propio, en su propio barrio. Una iniciativa importante la está elaborando

Alianza Ecuatoriana Internacional Centro Comunitario Andino, que además tiene espacios apropiados para reuniones de hasta doscientas personas en su amplio y bien ubicado local, a una cuadra de la estación central del tren sobre la calle Linden.

 GRAFFITIS

La ciudad de Nueva York ha sabido asumir su arte callejero con hermosos murales que la decoran, pero no es el caso en Bushwick, donde el graffiti se ha asociado al vandalismo que deteriora la imagen de la zona y disminuye las posibilidades de turismo local.

En las panaderías, tiendas y restaurantes, el nivel de atención y limpieza varía ampliamente. Por lo general las panaderías están bien surtidas, son impecables y variadas, las tiendas de la zona generalmente ofrecen productos de los países a precios elevados comparativamente con los que ofrecen los supermercados.

Nuestra experiencia en los restaurantes nos permitió apreciar rangos muy diversos, entre los que ofrecen un ambiente de gran limpieza y pulcritud, hasta otros que solo al abrir la puerta permiten percibir el olor de la basura acumulada. Los hay muy antiguos, otros que se han convertido en centros de actividad nocturna y nuevos, novedosos y refrescantes emprendimientos.

La comunidad de la zona espera un mayor acercamiento de los oficiales electos de los diferentes niveles de gobierno, municipal, estatal y federal, para dialogar sobre las necesidades, para lograr conciliaciones, para obtener mayor asistencia en entrenamiento y recursos para el progreso individual, familiar y comunitario. La nueva oleada migratoria y la nueva realidad que dejó la pandemia, requieren en esta zona particular, un nuevo plan de trabajo.