La OIT alerta sobre la pérdida de empleos en América Latina y el Caribe

En un comunicado titulado "América Latina y el Caribe: Día del Trabajo en confinamiento", la sede regional del organismo, ubicada en Lima, señaló que la pérdida de horas de trabajo equivale a la desaparición de 31 millones de empleos a tiempo completo y pone en riesgo de perder sus ingresos a 140 millones de personas.

La OIT aseguró que está situación configura "un panorama sombrío y desafiante para una América Latina y el Caribe que se prepara a conmemorar un Primero de Mayo atípico, bajo medidas de confinamiento para contener la pandemia COVID-19".

En su último informe mundial, presentado esta semana en Ginebra, el organismo establece que hasta el segundo trimestre de este año se perderá, en comparación con la situación anterior a la epidemia, 10,5 % de las horas de trabajo en América Latina y el Caribe, lo que equivale a entre 25 y 31 millones de empleos a tiempo completo.

Unas 158 millones de personas que trabajan en condiciones de informalidad, equivalente a 54 % del empleo total en la región, habrían visto reducidos sus ingresos hasta en 81 % y alrededor del 89 % de los trabajadores informales, unas 140 millones de personas, están en riesgo alto de perder medios de subsistencia por las restricciones en la actividad económica.

Al respecto, el director regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Vinícius Pinheiro, sostuvo en el comunicado que "un enemigo invisible ha impactado los mercados laborales de la región y puso en evidencia los problemas de inestabilidad laboral, bajos ingresos, precariedad, y escasa o nula protección que implica trabajar en condiciones de informalidad".

Pinheiro también afirmó que "nunca antes los mercados laborales de América Latina y el Caribe habían enfrentado un desafío de estas magnitudes".

"Vamos a tener que reconstruir el mundo del trabajo, y eso implica tomar medidas para restaurar un entramado que incluye al empleo, a los ingresos, y a las empresas", acotó.

Remarcó, además, que las medidas de salud y seguridad deberán ser un elemento central en el lugar de trabajo, que "se ha convertido en el territorio donde se libra una de las batallas más decisivas contra la pandemia".

"El lugar de trabajo como lo conocíamos ya no existe más", aseguró antes de acotar que "del éxito" que se tenga en la aplicación de estas medidas en el trabajo "dependerá la superación de la pandemia y la prevención de los rebotes cuando haya una reactivación de la economía".

El director regional dijo que los países de América Latina y el Caribe también deben abordar "el desafío" de encontrar vías para el diálogo social con participación de gobiernos, empleadores y trabajadores.

"Es importante que estemos todos en una misma mesa, para que las medidas y estrategias tengan viabilidad y sostenibilidad política", concluyó. EFE

Otras noticias

La novedosa propuesta de Industrias San Miguel busca facilitar los canales de interacción con el con...
Platzi lanza el curso de Protocolos de Bioseguridad COVID-19 para Empresas, con el que se podrá crea...
Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro de 65 años de edad
El planteamiento lo hizo el director ejecutivo del Comité de Emergencias y Gestión Sanitaria
La cementera, refuerza su compromiso con la comunidad al beneficiar a más de 14 mil personas a la fe...