Empresarios dicen industria nacional está en capacidad para seguir abasteciendo el mercado

Así lo expresaron Christian Reynoso, gerente general de Grupo Bocel, y Bernardo Espínola, gerente general de La Fabril, durante el Master Class de Capex, titulado “La Industria Alimenticia: Base del Sostenimiento Durante la Crisis”.

Ambos ejecutivos entienden que el país cuenta con una sobre capacidad instalada y tecnológica para operar. Además, consideran que República Dominicana pudiera ser el granero del Caribe si el campo continúa desarrollándose y se consumen los productos nacionales.

Bernardo Espínola, de La Fabril, empresa productora de aceites, margarinas, leche en polvo y leche líquida, sugirió al Estado dominicano a promover el consumo nacional a través de varias entidades como Proindustia, Proconsumidor y el Ministerio de Agricultura.

Ambos coincidieron en que consumir lo criollo es primordial por varias razones. Primero, garantiza la soberanía alimentaria del país, ahorra divisas y además, crea empleos.

 

El gerente general de Bocel indicó que la industria se mantiene en pie para evitar que la pandemia sea aún más grande. El ejecutivo afirmó que la declaratoria de emergencia les obliga a revisar continuamente todos los protocolos de seguridad.

En el Grupo Bocel trabajan cinco mil personas. La compañía elabora, comercializa y distribuye productos alimenticios. Exporta a más de 20 países.

Producción segura

Sobre los protocolos de producción, Reynoso informó que en Bocel aumentaron la flotilla de autobuses y acercaron las rutas a los hogares. Además, realizan labores constantes de higienización, aparte de desplegar mucha Información “para despertar conciencia de nuestros colaboradores”, declaró.

Sobre eso, Bernardo Espinola señaló que estos protocolos aumentan el costo de producción, pero que ese precio no es nada comparado con la seguridad de los colaboradores y sumándole a eso, la garantía de alimento al pueblo dominicano.

Ambos ejecutivos indicaron que los problemas más serios que están enfrentando es el pánico y la tasa del dólar con la caída del turismo y las remesas disminuidas.

“Esta crisis nos tomó desprevenidos. Tenemos más de 60 días en estado de emergencia. El reto es llevar los inventarios a niveles óptimos. Necesitamos conectar con nuestros proveedores para alinear velocidades”, aseguró Reynoso.

A los consumidores, sugirieron realizar compras inteligentes para rendir los presupuestos y de llevar lo estrictamente necesario e indispensable a los hogares.

Otras noticias

La conversión a gas natural de las unidades de generación de la Compañía de Electricidad de San Pedr...
Rosanna Ruiz sirvió al Banco Central de la República Dominicana (BCRD) por varias décadas.
Entre los países que tendrán presencia en el congreso estarán Colombia, Estados Unidos, Venezuela, R...