CONEP: La República Dominicana cuenta con un sector empresarial responsable y solidario

El Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP) es la organización que agrupa la mayor parte de las empresas privadas en la República Dominicana. Su misión es liderar el fortalecimiento del sistema de libre empresa, ayudando a promover el desarrollo económico y social del país.

El CONEP colabora con el Estado y con sus organismos autónomos en la solución de los problemas que afecten la economía nacional, en el fomento del desarrollo de las actividades económicas que beneficien la nación y en el incremento del bienestar general.

Desde que se iniciaron las alertas en el mundo sobre los posibles efectos del COVID-19, el sector empresarial dominicano activó el monitoreo y seguimiento, de cara a lo que podía significar para el país y su impacto. Luego de la declaración como pandemia, se marcó un hito histórico que ha cambiado nuestra realidad por completo.

En este contexto y para conocer cómo el sector empresarial dominicano es parte de la solución, entrevistamos a Don Pedro Brache Presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP).

Una de las primeras acciones fue abrir un diálogo a lo interno de los diferentes sectores productivos para analizar la situación de cada uno, prever como les afectaría y diseñar estrategias que permitieran ante todo preservar vidas, así como mitigar los efectos, especialmente en la economía, lo cual a la fecha ha repercutido en empresarios, trabajadores y sus familias. Cabe mencionar que no existe un plan o una receta universal para manejar esta crisis, sino que todo debe hacerse a la medida y según la realidad de cada país.

En República Dominicana se han creado planes trabajando conjuntamente entre el Estado y la sociedad civil, así como se ha mantenido un monitoreo permanente. Esa combinación de actores nos ha llevado hacia buenos resultados. Acota el Presidente del CONEP.

¿Cómo han impactado a las empresas las restricciones y medidas adoptadas por el gobierno nacional?

Lo primero que debemos reconocer, es que la entrada del COVID-19 al país ha provocado una crisis sanitaria de dimensiones mayores, que tiene impacto a nivel social, político, y económico. Es por esto, que el CONEP como principal asociación empresarial del país ha liderado las iniciativas que se han desarrollado como sector privado dominicano, especialmente la búsqueda de consensos con todos los actores de la sociedad.

Al declararse el estado de emergencia el CONEP y todos sus gremios, además de encontrar acertadas las medidas tomadas con el gobierno, jugó su parte en el afinamiento de la comunicación de las mismas a nuestro sector para su pronta aplicación y la mitigación de sus efectos a la economía.

Nuestro gremio entendió que el eje central siempre debió ser la salud y aunque los costos eran muy duros, teníamos que hacer los imposible para salvar vidas. Por eso nuestros esfuerzos se concentraron, ante todo, en preservar la salud y el bienestar.

Hemos asumido de manera responsable y transparente nuestro rol de liderar al sector empresarial, promover ante todo la seguridad y protección de nuestros ciudadanos, instar a que todos nuestros miembros desarrollen gestiones basadas en la prevención y la solidaridad.

¿Cuál ha sido el costo de esto para las empresas y cómo se han afectado las cadenas de valor del sector?

Aunque no tenemos una cifra, estimamos que los costos han sido altos, pero cuando se pone en una balanza salvar vidas versus los costos y si analizamos los resultados que va teniendo República Dominicana con las medidas que se han estados tomando, entendemos que ha valido la pena.

El escenario es más complejo ya que, que nuestros principales socios comerciales y las grandes potencias del mundo, también se han visto significativamente afectadas, y esto a su vez ha tenido un impacto en nuestro comercio, las exportaciones, la inversión extranjera y el turismo.

Cuando se habla de cierre de fronteras para una nación en la que el turismo y las divisas representan porcentajes importantes del PIB, podemos afirmar que hay grandes pérdidas, cuantificarlas en este momento es prematuro y aunque somos optimistas sobre el futuro de la República Dominicana, no podemos asegurar como se desenvolverán los eventos futuros.

¿Qué acciones han tomado las empresas de esta asociación para contribuir a la solución de la crisis?

La República Dominicana cuenta con un sector empresarial responsable y solidario, que se ha volcado a apoyar a través de acciones y la movilización de recursos, para aportar a la lucha contra el COVID-19.

Cuando nos referimos responsabilidad, es porque ha sido evidente la forma en que las empresas se han preparado, creando planes, estrategias de comunicación interna, implementando mecanismos para el teletrabajo, dotando de insumos y equipos de protección a sus empleados, así como acogiéndose a las disposiciones de cierre total o parcial. En los casos excepcionales de continuidad de operaciones se han aplicado medidas estrictas de protección y seguridad.

Algo importante que queremos resaltar es que las industrias y los productores nacionales, confirmaron desde el principio su capacidad de mantener abastecida a la población con productos, alimentos, medicamentos y todo lo necesario para su consumo durante la cuarentena, aún con las fronteras cerradas.

Ha sido visible la acción empresarial solidaria, a través de los múltiples aportes y donaciones. Cabe destacar que desde el CONEP vimos la posibilidad de movilizar recursos de manera estructurada a través del fideicomiso filantrópico ¨Sanar una Nación¨. Este mecanismo ha permitido la unión de esfuerzos y recursos que se concretaron en un aporte inicial de RD$263 millones. En lo adelante se continuaron los esfuerzos de movilizar recursos y hasta la fecha hemos alcanzado un monto equivalente a RD$400 millones.

Estos fondos han sido destinados para la entrega de ambulancias, equipos e insumos médicos y de laboratorios, especialmente los de urgente necesidad, pruebas rápidas, herramientas de protección y bioseguridad, medicamentos para tratar a enfermos crónicos, alimento fortificado para incrementar las defensas de la población vulnerable, entre otras necesidades médicas básicas.

Asimismo, como gremio reconocemos y valoramos las múltiples contribuciones que han hecho otras entidades del sector privado mediante importantes donaciones de recursos, equipos e insumos médicos, pruebas, medicamentos, kits de higiene personal, jornadas de limpieza, campañas publicitarias de prevención, cyber maratones y crowdfunding, entre otros.

Podemos citar también, las facilidades de acceso gratuito a productos y servicios, flexibilización de periodos pagos, en algunos casos de hasta 90 días. Además, se han creado herramientas digitales, apps, apoyo en línea y todo lo necesario para acompañar a la población durante el confinamiento, siempre cumpliendo las medidas y protocolos correspondientes.

Todos estos recursos se han entregado a través de las instituciones del gobierno, así como ayudas directas a hospitales, organizaciones sociales, religiosas, a comunidades y zonas vulnerables de todo el país.

¿Qué medidas han tomado los miembros de cara a sus trabajadores?

Nuestro compromiso y responsabilidad desde las empresas es ante todo, preservar la salud y la vida de nuestra gente. Por eso, como he mencionado antes nos acogimos a las medidas establecidas por el gobierno, según los casos de cierre o continuidad de operaciones.

Debemos resaltar que desde antes de que se hiciera la declaración de Emergencia Nacional las empresas desplegaron acciones de higienización y de prevención en las instalaciones y áreas de operación, crearon planes de contingencia, además de estrategias de sensibilización y seguimiento a los colaboradores para que aplicaran las medidas necesarias.

Por otro lado, atendiendo a la naturaleza y filosofía de cada entidad, se definieron nuevos canales de comunicación, se reordenaron las formas de funcionamiento, utilizando plataformas para el teletrabajo y continuidad de las labores a distancia, desde los hogares.

En los casos, de quienes siguen operando en sus instalaciones se han dotado al personal de los insumos necesarios para aplicar medidas de higienización y desinfección (manitas limpias, desinfectantes, guantes, mascarillas, uniformes etc.), así como readecuado el diseño ergonómico, asegurando el distanciamiento, cumpliendo los horarios establecidos, siempre cuidando a los colaboradores.

¿Qué papel ha jugado el CONEP como asociación para aunar esfuerzos de colaboración al Estado frente a la crisis? ¿Qué han hecho y que resultados han obtenido?

El CONEP es la organización que agrupa a los principales gremios empresariales y empresas del país, para lo cual cuenta con una amplia representación dentro de su membresía del liderazgo de los diferentes sectores productivos de nuestra economía.

Ante la coyuntura que se ha generado con esta pandemia, activamos una sesión permanente de trabajo con la membresía y nuestro equipo. Estos trabajos han incluido la apertura de un diálogo privado y público-privado con las diferentes instituciones del Estado, así como otros actores políticos y sociales.

Junto al gobierno trabajamos en la definición de políticas públicas, programas, proyectos, planes de contingencia y en la participación activa en las diferentes comisiones, consejos y comités existentes, además de otros que se han ido creando. Asimismo, avanzamos en la definición de una ruta en el corto, mediano y largo plazo.

Encabezamos la representación del sector privado en la Comisión de Alto Nivel para la Prevención y el Control del Coronavirus (COVID-19), desde donde se han discutido, consensuado y emitido las principales medidas generales a nivel económico y social.

Hemos acompañado la implementación de iniciativas como el Fondo de Asistencia Solidaria al Empleado (FASE) de la mano con el Ministerio de Trabajo y el programa ¨Quédate en Casa¨, de la Vicepresidencia de la República. Estas representan dos alternativas para que nuestros ciudadanos cuenten con un apoyo económico que les permita cubrir algunos gastos básicos mientras dure esta etapa de confinamiento.

Asimismo, mantenemos un intercambio permanente con instituciones como el Banco Central, Ministerio de la Presidencia, Hacienda, el de Economía Planificación y Desarrollo., la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), Consejo Nacional de la Seguridad Social, entre otros.

Por otro lado, como gremio hemos conformado un Comité Empresarial de Emergencia, en coordinación con las autoridades, que busca desarrollar acciones de contención, mitigación y control del COVID-19. Este mecanismo multisectorial, tiene dentro de sus objetivos, asegurar la integración y efectividad de mecanismos de coordinación a nivel municipal, provincial, regional y nacional.

Un punto que es importante tomar en cuenta, es que la economía dominicana tiene altos índices de informalidad, lo que implica que se deben buscar alternativas ante la incapacidad de producción, así como a la reducción de ingresos que ha representado esta situación para muchos trabajadores. Es por esto que se han buscado en el ámbito laboral, monetario, impositivo y se continúa trabajando en otras.

Tomando en consideración el impacto mundial del COVID-19 ¿cuáles son las medidas asumidas por el CONEP para reactivar el desarrollo productivo y económico en el país? ¿Cómo planean la recuperación del sector una vez pase la crisis? ¿Qué estrategias se proyectan para después que pase la pandemia?

El sector empresarial es optimista. Creemos que la República Dominicana tiene el potencial y la capacidad para levantarse y continuar avanzando. Estamos conscientes que como han hecho otros países tenemos la posibilidad de prepararnos para una reapertura económica.

En este sentido, hemos analizado las experiencias de otras naciones, así como las propuestas de expertos y estudios que se han realizado. Nos encontramos en un proceso de diálogo a lo interno de los sectores y conjuntamente con las autoridades, para identificar cómo podríamos, si las circunstancias lo permiten, iniciar una apertura gradual.

Cabe destacar que desde el CONEP vimos la posibilidad de movilizar recursos de manera estructurada a través del fideicomiso filantrópico ¨Sanar una Nación¨.

Seguimos trabajando en el diseño de estrategias, que incluyen una serie de protocolos y medidas de acuerdo a los diferentes sectores y que puedan adaptarse a la realidad de cada empresa. Además, buscamos la articulación de todos los actores que deben involucrarse para que podamos encauzar nuevamente a nuestra economía hacia el progreso.

Desde el CONEP reiteramos que nuestro compromiso es impulsar el crecimiento y desarrollo de la República Dominicana, enfocados primero en preservar la salud y el bienestar de todos

Otras noticias

La mayoría de los combustibles bajarán de precio para la semana del 4 al 10 de julio, destacándose e...
La prioridad del reintegro del personal es una necesidad económica y social.  Esa es la razón princi...
La intervención contó con el apoyo del Centro de Operaciones de Emergencia (COE), el Ministerio de D...
Tetra Pak, líder mundial en el procesamiento y envasado de alimentos y bebidas, hace 5 recomendacion...
El evento será transmitido a través del canal de Youtube de la institución