Retos económicos a los que deberá enfrentarse el Gobierno de Luis Abinader

República Dominicana exhibía en los últimos años un gran crecimiento económico. En 2016, el país creció 6.6%, en 2017 el crecimiento fue de 4.6%, el del 2018 fue de 7.1% y en 2019 de 5.1%. La tendencia era que esta economía siguiera su incremento, motivado en parte, por la inversión privada y el consumo.

Sin embargo, para este 2020 se proyecta que haya una disminución de la economía dominicana debido a la pandemia del coronavirus, que ha representado un duro golpe para las actividades que también han sustentado el crecimiento en estos últimos años: turismo, exportaciones y otras.

No importa quién ganara la presidencia de la República en los comicios del pasado domingo 5 de julio, de todas formas el nuevo mandatario iba a tener el reto de manejar como nunca las secuelas económicas de una pandemia que ha dejado más de 800 defunciones en el país.

Luis Abinader gobernará República Dominicana a partir del próximo 16 de agosto, convirtiéndose en un mandatario que representa a un partido joven, de apenas unos seis años de fundación, el Partido Revolucionario Moderno (PRM). El empresario obtuvo el 52% de los votos.

Uno de los desafíos a los que deberá hacer frente es la recuperación de la economía tras cerca de tres meses paralizada. Ya el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha pronosticado un crecimiento para la nación dominicana de -1% y el Banco Mundial proyecta un 0%. Sin embargo, pese a estas desalentadoras cifras, República Dominicana será el país que más crecerá América Latina y el Caribe.

El gobierno de Abinader tendrá que dar prioridad a dos sectores sin que uno afecte al otro: la salud y la economía. Él y su equipo deberán crear estrategias que disminuyan el contagio del Covid-19, pero que también dinamicen las actividades económicas.

Los desafíos que le esperan

Después de la pandemia uno de los sectores que más se ha visto afectado es el turismo. Su caída provocó que entre enero y abril el subsector Hoteles, Bares y Restaurantes registrara una disminución de 34.1%, de acuerdo con cifras del Banco Central.

Según estadísticas de esta entidad financiera, si se calcula un gasto promedio de US$1,200 por turistas, el país tuvo pérdidas en el turismo de alrededor US$700 millones.

El sector agropecuario sufrió pérdidas también provocadas por el cierre de los hoteles, ya que antes del coronavirus la industria le compraba el 45% de sus insumos a los productores locales.

Otro de los retos será mantener controlada la tasa de cambio del dólar, la cual según comerciantes y exportadores ha dificultado sus operaciones.

El cambio de esta divisa está afectando el transporte de las exportaciones y los costos generales han aumentado, según declaraciones que había dado a Listín Diario la Asociación Dominicana de Exportadores (Adoexpo).

Además, el gobierno de los perremeístas debe tomar en cuenta que países a los que la nación dominicana exporta parte de sus productos se mantienen con las fronteras marítimas cerradas debido a los contagios del Covid-19 que en el mundo asciende a 11.1 millones de casos confirmados.

Hay productos que presentaron una disminución en las exportaciones ante la pandemia. Tal es el caso del cacao en grano, entero o partido y crudo que cayó un 26.53%, mientras que la exportación de plátanos tuvo una caída de 35.31% y el sector bananero tuvo pérdidas que representaron un 4.12%.

Otras exportaciones que cayeron fueron las de ron, artículos de joyería, calzados, algunos textiles y otros.

Abinader, además, deberá tomar medidas que permitan que la inflación, pese a la crisis generada por el virus, se mantenga dentro del rango de la meta del Banco Central del 4.0% ± 1.0% y que para mayo de este año tuvo una variación de -0.11%.

Remesas y ayudas sociales

Algunos dominicanos se sustentan por las ayudas sociales o por las divisas que sus familiares residentes en el exterior les envían. Sin embargo, esta crisis global causó que en el país las remesas disminuyeran 4.6% en los primeros cuatro meses de este año aunque para mayo comenzaron su camino a la recuperación, registrando un crecimiento de 17.9% por la reapertura de las economías estadounidense y española.

Abinader, tal como lo había prometido, debería mantener las ayudas sociales durante la pandemia a los sectores vulnerables, y aunque no permanezcan los mismos programas por el coronavirus del gobierno de Danilo Medina como “Quédate en Casa” “Fase I y II” y “Pa’ ti”, tiene el desafío de garantizar la protección social.

El nuevo gabinete de gobierno tendría que ver necesario el establecimiento de medidas que reactiven los proyectos de inversión extranjera directa, sobre todo para seguir impulsando al sector construcción que en 2019 fue el que más creció con un 10.5%.

 

Fuente

Forbes

Otras noticias

La Universidad ISA fue la sede del primer Centro Mipymes, no solamente del Cibao, sino el primero a...
La entidad financiera -que al día de hoy- cuenta con activos de RD$59,018 millones, 50 sucursales y...
Las terminales que conviven a poca distancia están en New York, Chicago, Washington, San Francisco,...
La certificación se fundamenta en el cumplimiento de la legislación ambiental nacional, la Norma Int...
En un ejercicio de transparencia -para formar una opinión fundamentada- la web dará a conocer, con a...