5 consejos para desinfectar a fondo

En esta ocasión, y porque cada detalle cuenta, te ofrecemos 5 consejos para mantener a raya a los gérmenes y, de paso, proteger a nuestros seres queridos.

  1. La dirección es importante. Para limpiar el piso, procura que sea desde la parte más alejada de la puerta de entrada hacia la misma, a fin de prácticamente “barrer” los microorganismos hacia el exterior. En caso de superficies como mesas, espejos o ventanas, no las limpies con movimientos circulares, porque sólo estarás removiendo los virus y bacterias de un lado a otro en vez de eliminarlos. Limpia en una sola dirección y mantén la superficie húmeda durante varios minutos para asegurarte de que los gérmenes se eliminen, luego la puedes secar.
  2. Las sustancias correctas. Para desinfección, usa productos que contengan 70% de alcohol o bien, hipoclorito de sodio diluido (1/3 de taza por galón de agua). No combines el cloro con otros productos químicos, pues la mezcla puede resultar tóxica. Antes de aplicar el desinfectante, es recomendable limpiar con agua y jabón. Hay sustancias naturales que ayudan en la desinfección y limpieza de trastes, prendas y superficies como el limón, el bicarbonato de sodio y el vinagre. Estos además ahuyentan los malos olores, sin embargo, no garantizan la desinfección total.
  3. Superficies de contacto. Son todas aquellas que tocas continuamente, por lo que se deben desinfectar a diario sin falta: pomos de puertas y cajones, grifos de agua, interruptores de luz, respaldos de las sillas, productos de maquillaje, juguetes, dispositivos electrónicos, teclados, mouse de computadoras y control remoto de la TV. También tus accesorios, desde el reloj hasta joyas y calzado, debes desinfectarlos antes de ponértelos. Usa toallitas húmedas o aerosol y sigue las instrucciones de los productos para que puedas utilizarlos sin peligro y obtener los mejores resultados.
  4. Limpia lo que limpia. Los cepillos, esponjas y paños que utilizas para limpiar debes lavarlos con agua tibia y desinfectarlos después de cada uso, si no, pueden conservar gérmenes y esparcirlos cuando los vuelvas a ocupar. Usa trapos distintos para cada área de la casa, por ejemplo, uno para la cocina, otro para las superficies del baño y uno más para los muebles del estudio u oficina. Puedes usar de diferentes colores para no confundirte.
  5. Ropa sanitizada. Si tuviste que salir a un lugar concurrido, cuando regreses quítate los zapatos, cambia tu ropa y pon a lavar inmediatamente la que te quitaste. Usa guantes desechables o reutilizables para recolectar la ropa sucia, lávala con agua caliente y sécala por completo, ya que tanto el lavado como el secado ayudan a matar los microorganismos. Cuando termines de lavar, enciende la lavadora sólo con agua caliente, detergente y desinfectante para evitar que queden gérmenes en su interior.

Algunas lavadoras tienen un ciclo sanitizante, que permite eliminar 99.9% de las bacterias más comunes que se encuentran en los textiles. Este es el caso de las lavadoras HE de Whirlpool, que lavan cargas más grandes utilizando menos agua y energía, además gracias a su ciclo sanitizante, son las mejores aliadas en la lavandería.

Fuente

Alterpraxis

Otras noticias

El economista Miguel Ceara Hatton consideró que la planificación es la mejor vía para territorializa...
En la última década, el comercio bilateral ha crecido enormemente. De hecho, el año pasado se alcanz...
En un encuentro celebrado en las instalaciones de ASONAHORES, Rainieri de Diaz se despidió como pres...
En esta nueva etapa, Universal Assistance presta particular atención a tres pilares: servicio, tecno...
Este acuerdo se realiza bajo el programa de la USAID Ciudades Limpias, Océanos Azules (Clean Cities,...