LIDERAZGO CORPORATIVO
EL RETO DE REINTEGRARNOS A LA NUEVA NORMALIDAD

Avanzan los días y la agenda va cambiando. Meses atrás los temas que imperaban eran las medidas deprevención, distanciamiento social y confinamiento total, y ahora dentro de este contexto comenzamos a enfocarnos en prepararnos para reabrir la economía de manera gradual, manteniendo los controles sanitarios.

Este será un paso trascendental, para el cual el liderazgo y la comunicación serán dos elementos fundamentales. Se trata de diseñar estrategias que incluyan protocolos internos, medidas de higienización y prevención, reorganización de procesos, gestión del cambio y acompañar al capital humano a su reintegración, así como a comprender lo que representa la nueva normalidad.

En estas líneas quiero compartir de manera breve algunas claves de liderazgo y comunicación que serán determinantes para esta transición histórica que marcará la pauta de nuestro futuro en el corto plazo.

LIDERAZGO

El liderazgo corporativo debe enfocarse en la fuerza y corazón de la organización, las personas. En este momento la palabra ¨humanidad¨ debe imperar en toda la gestión, promoviéndose desde el rol que ejerce un líder. Este debe actuar como ente influenciador y lograr que los miembros del equipo asuman la filosofía institucional y desempeñen las labores reconociendo su valía, así como su capacidad de aportar al logro de los objetivos trazados.

Desde este enfoque será importante tomar en cuenta los siguientes puntos:

• Definir una estrategia de reintegración, tomando en cuenta lo que representa para los colaboradores este proceso, luego de tanto tiempo bajo una dinámica distinta.

• Preparar con anticipación el clima que quisiéramos tener, promoviendo en el equipo mensajes positivos y de motivación antes, durante y después de su reingreso.

• Comunicar de manera oportuna y efectiva las nuevas medidas, cambios de procesos, canales, normas y todo lo que necesiten saber para el desempeño de sus labores.

• Desarrollar, según la realidad de cada organización, acciones que faciliten la integración de todos. Comenzando con algún Tipo de contacto desde el primer día.

• Prever que habrá un periodo en el que los colaboradores necesitarán tiempo para asimilar y entender la nueva normalidad.

• Identificar aquellos casos que ameriten acompañamiento y apoyo para facilitar su adaptación.

• Ser pacientes y compasivos ante las reacciones de cada persona. Atender cada caso de manera particular.

• Transparencia, responsabilidad, compromiso y coherencia, son valores fundamentales para liderar en este tiempo.

Por supuesto, las medidas de prevención e higiene en seguridad y salud son prácticas que se tendrán que incorporar a la cultura organizacional y la vida cotidiana, a través de los programas de seguridad y salud en el trabajo.

COMUNICACIÓN

Para lograr un liderazgo efectivo es necesario una buena gestión de comunicación con los públicos internos. Esta es la base para que la reincorporación se realice y la puesta en marcha de los cambios y medidas se implementen de manera exitosa.

Estas son algunas recomendaciones que pueden aportar:

• Establecer un comité, o si ya existe, que se encargue de velar por la comunicación interna y para gestionar el establecimiento de una cultura organizacional ante la reactivación de las operaciones de la empresa.

• Si se establecieron nuevos canales, hay que asegurar que todos tengan acceso y conozcan cómo aprovecharlos.

• El contexto cambió, el público también. Rediseña los mensajes y el lenguaje.

• Es importante mantener el flujo de información intra y entre las diferentes divisiones de la organización.

• Aplicar las 7 ¨C¨ de la comunicación: Clara, concisa, concreta, correcta, coherente, completa y cortés.

• Practicar respeto, responsabilidad, empatía, asertividad y compasión como normas de comunicación.

• La escucha activa debe ser la base para lograr el punto anterior.

Me permito concluir recordando, que los líderes son seres humanos y al igual que los colaboradores les ha tocado enfrentar una situación que no eligieron que está fuera de su control y han tenido que operar también bajo altos niveles de incertidumbre.

En este momento el compromiso de las organizaciones es liderar con humanidad y comunicar con transparencia y responsabilidad, por la salud y la vida. La mejor forma de generar valor y reputación es dando protección y reconociendo a quienes sostienen en sus hombros y con sus sueños el nombre de una marca.

LIDERAZGO CORPORATIVO
EL RETO DE REINTEGRARNOS A LA NUEVA NORMALIDAD