Mujeres Factor de Éxito

La virtualidad me ha obligado a pensar en diferentes estrategias para brindar un servicio que se sienta humano

La pandemia ha hecho que las compañías implementen nuevos métodos de beneficios y compensación a sus empleados para, por un lado, retener el talento humano y, a la vez, atraer nuevos talentos del mercado.                                                        

Carlos Portes  llegó a New York desde República Dominicana y, como todo profesional que decide dejar su país con el objetivo de cumplir sueños y alcanzar las metas que se propone en la vida, uno de los grandes desafíos para él ha sido el proceso de adaptación a la Gran Manzana. “Una ciudad con muchas oportunidades, pero que, a su vez, no son tan fáciles, sino que hay que luchar para conseguirlas, pero sobre todo, ser bastante persistente. A veces la gente piensa que por el hecho de llegar a otro país, te llevarán las oportunidades a la puerta de tu casa, y eso está muy lejos de la realidad” señala.

Graduado en APEC, en Negocios Internacionales, con maestría Management y Productividad, hoy se desempeña como analista de Compensación y Recursos Humanos de  Sony Corporation of America.

Afirma que “el trabajar virtual ha sido por un lado una gran bendición por la flexibilidad que te brinda como profesional, pero a su vez, puede tornarse complicado, tomando en consideración que laboro en el área de Gestión Humana, donde el tener el contacto directo con la gente, es uno de los requerimientos más importantes, por lo que trabajar de forma virtual me ha obligado a pensar en diferentes estrategias para continuar brindando un servicio que, aunque sea virtual, se sienta humano”.

Dentro de sus obligaciones está investigar políticas y planes de compensación y beneficios, mantenerse al día sobre las tendencias en el mercado para asegurar que sus programas estén actualizados y sean competitivos. También escribir informes recomendando cambios en la administración de la compañía.

 

¿Cómo ha transformado la pandemia los planes de compensación y beneficios que ofrecen  las compañías a su talento humano?

La pandemia ha hecho que las compañías implementen nuevos métodos de compensación y beneficios para los empleados. Desde mi área, hemos tenido que crear nuevos planes de compensación y beneficios que sean más competitivos y atractivos. Primero desde la parte de retención de nuestro talento humano y, a la vez, para poder atraer nuevos talentos del mercado.

 

Particularmente, ¿qué tuvo que cambiar usted en su trabajo a raíz de los cambios que ha vivido el mundo? ¿Cómo las herramientas digitales le ayudan a su desempeño?

Pues tuve que volverme un ente más digital, aprender a utilizar las herramientas virtuales como Zoom y Teams de forma más estratégica, con el objetivo de seguir brindado un servicio continuo, y aprovechando las herramientas de hoy en día, para asegurar que pueda continuar cumpliendo con los objetivos del negocio.

 

¿Cuál ha sido el gran aprendizaje que le ha dejado la migración?

Que hay que estar preparados, aunque no siempre estaremos listos; que a veces nos pesa aprender un nuevo idioma, pero de veras que vale la pena, y que no pienses que será un proceso sencillo el de migrar a otro país y tener éxito, pero tampoco es imposible.

 

¿Qué consejo daría a quien decide apostar por migrar a una ciudad como New York?

Que primero dedique tiempo a practicar el idioma, eso les ayudara con el proceso de crecimiento a nivel profesional. Que vivir en Nueva York te brinda muchas oportunidades, pero hay que tratar de prepararse para poder aprovecharlas y, por último, que una vez aquí, no se desespere. Quizás al inicio tendrás que hacer cosas a nivel laboral a las que quizás no estes acostumbrando, pero es parte del camino al éxito en esta gran ciudad.

 

¿Qué lo motiva a realizar trabajo voluntario? ¿A qué organizaciones ayuda?

Actualmente no ayudo a organizaciones de forma voluntaria, pero como profesional y gestor de Recursos Humanos, me motivan las organizaciones enfocadas en la gente, que creen planes reales con el objetivo de apoyar a las comunidades, ya sea de forma divertida o a nivel educacional.