En República Dominicana: El sector construcción es determinante en la recuperación económica. 

 

Durante el año 2020 fueron aprobadas 1,023 licencias en el país, según datos del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones. El sector de la construcción sigue recuperando su ritmo dinamizador, después de los efectos que ha tenido el COVID -19 en la economía de República Dominicana.

Las proyecciones del Banco Mundial estima que América Latina, crecerá 3.7%, pues se tiende a la normalización el comercio internacional, además el avance de la vacunación hará que más personas viajen presentando una mejoría en actividad turística.

El FMI proyecta un crecimiento para República Dominicana en el actual año de 4.8%, solo por debajo del crecimiento de las economías de los países como Perú (7.6%), Panamá (5.1%), Colombia (4.9%) y Argentina (4.9%).

Si bien el Banco Central de República Dominicana indica que la economíaen el 2021 crecerá en torno al 6.0%, una tasa superior. Estas son buenas noticias para todos los sectores de la economía del país, especialmente el referente a la construcción.

Cabe señalar que la variación en el sector, de acuerdo con lo reportado por el Banco Central, fue de menos 10.7 por ciento, aportando 180.771 millones de pesos dominicanos al PIB en el año 2020.

Las expectativas en el sector construcción son optimistas, se estima que el desempeño esperado alcanzará el ritmo del año 2018. Este sector es determinante para consolidar la recuperación de la economía dominicana, dado su efecto multiplicador.

Las recientes cifras suministrada por el Banco Central confirman estas expectativas, dentro de las actividades económicas con mayor tasa de crecimiento del mes de marzo se ubica la construcción (56.8 %), seguida por las zonas francas (32.4 %) y la minería (21.4 %), entre otras.

La construcción de proyectos de viviendas de mediano y bajo costo, complejos turísticos residenciales han proseguido en diferentes puntos del país. Además, como parte de las políticas de obras públicas el gobierno ha iniciado proyectos de viviendas de bajo costo, rehabilitación de proyectos turísticos y obras de infraestructuras en el país.

Licencias otorgadas: otro indicador.

El total de licencias otorgadas de construcción, en lo que se lleva del presente año, han sido 308. Durante el año 2020 fueron aprobadas 1,023 licencias en el país, según datos del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones.

Se espera que el sector recupere el ritmo, por ejemplo, se otorgaron 1,403 licencias en a las empresas privadas para el año 2019, según la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE). Estas licencias se distribuyeron en proyectos mayoritariamente en Santo Domingo (351), seguido de Santiago (346), Distrito Nacional (334), La Altagracia (57) y las otras provincias.

La Asociación de Banca Comerciales, a principios del año, comunicó que el total de préstamos otorgados el año pasado, el 89% se destinó a la adquisición de viviendas y alcanzó RD$133,045 millones, seguido por segunda vivienda o vacacional, que representa un 5%, con RD$7,584 millones.

     

Los empleos recuperados.

El sector construcción es una fuente importante y dinamizadora de puestos de trabajo, generando numerosos empleos directos e indirectos dentro de la economía nacional.

En el último trimestre del año 2020, la cifra de empleos fue mayor, 348,167 empleos directos en el sector comparado con el mismo trimestre del año 2019, cuando había 332,508 a, según cifras del Banco Central.

Esto constituye un buen indicador para el mercado laboral que depende de la construcción, después de los meses de paralización y comienzo gradual de la actividad.

Los costos para la construcción se incrementan cada mes.

La Cámara Dominicana de la Construcción, la Asociación Dominicana de Ferreteros y otras asociaciones de los constructores han manifestado su preocupación por los aumentos de precios en los insumos de construcción.

De los insumos que son importados, los precios del mercado internacional opera en los últimos meses en alza, y las empresas importadoras poco pueden hacer ante el incremento.

En República Dominicana están instaladas siete fábricas que producen cemento, con una capacidad instalada de producción unos 8 millones de toneladas anuales, según “Estudio del Impacto Económico y Laboral de la Industria de la Construcción”, de la firma Deloitte. Los precios del cemento también han subido en los últimos meses impactando en los costos de las edificaciones.

                                

En un comunicado de la empresa Cemex ha señalado que los precios del cemento son competitivos con respecto al mercado caribeño y Centroamericano, y sus costos operativos son en dólares, impactando por consiguiente el precio del insumo.

En los últimos doce meses, la mayoría de los insumos de la construcción han experimentado un aumento de 15.67%, la presión al alza es sostenida.

Por ejemplo, durante el mes de marzo de 2021, los principales costos que más se han incrementado son los materiales, con 6.85 %, maquinarias, con 5.43 % y herramientas con 5.13%.

Las empresas constructoras deben afrontar la variación de los costos en la adquisición de insumos (cemento, maquinarias, pintura, hormigón, agregados, tuberías de PVC, materiales eléctricos y blocs, entre otros) fuera de lo presupuestado inicialmente, causando presión al alza e impactando los precios finales de las edificaciones.

El gobierno y el plan nacional de vivienda.

El presidente Luis Abinader ha anunciado el “Plan Nacional de Vivienda Familia Feliz”, programa que facilitará el acceso a las familias dominicanas de segmentos sociales desfavorecidos a una vivienda propia, fomentando la construcción mediante una alianza público- privada.

La inversión inicial del gobierno fue de US$32 mil millones, se estima que alcanzará un total de US$200 mil millones para final de los cuatros años de gobierno.

Los cálculos del gobierno con el “Plan Nacional de Vivienda Familia Feliz” es que generará 146,950 empleos directos, 317,412 empleos indirectos, para un total de 464,362 empleos en cuatro años.

Comenzaron a construirse los primeros nueve proyectos habitacionales, que tendrán en total 3,048 apartamentos, estos proyectos están distribuidos en nueve territorios del país. Cada mes el gobierno ha prometido comenzar la construcción de más viviendas para estos sectores de la población.

                      

Inversión en Infraestructura.

Según el presupuesto de la nación se tiene planificado el RD$63,948.8 millones de inversión pública para el gobierno general nacional, se destinará 88.9% en proyectos de índole económica y social.

Esta inversión pública en proyectos como la construcción presa de Monte Grande Independencia por RD$4,543.3 millones; la ampliación del servicio de la Línea 1 del Metro Santo Domingo RD$ 2,492.1 millones; la construcción de la Avenida de Circunvalación de Baní Peravia 1,498.6 millones, entre otras obras públicas que dinamizarán el sector de la construcción y empleos directos e indirectos de las familias dominicanas.

Continúan las iniciativas estatales en apoyo a la adquisición de viviendas.

El gobierno ha establecido unas iniciativas para favorecer la adquisición de viviendas (principal) por parte de las familias dominicanas en diferentes regiones de República Dominicana.

Las familias pueden optar al Bono de Viviendas de Bajo Costo, el 8% del valor de la vivienda de primera vivienda. Los fideicomisos para la construcción de viviendas de bajo costo, de esta manera los proyectos quedan exonerados del pago de ciertos impuestos.

Por último, el Bono Tierra, el comprador quedará libre de pagar la fracción del precio de la vivienda correspondiente al terreno donde se construirá.

Siguen siendo firmes los esfuerzos conjuntos que realizan el gobierno, la banca y las empresas privadas dominicanas, en especial el sector de construcción para sortear las repercusiones sufridas y recuperar los niveles que llevaba la economía nacional ante de la crisis del COVID-19.