Cumbre ExpoTur

Sistema portuario nacional 

Las condiciones naturales y localización geográfica de República Dominicanase ponen de manifiesto en la visión estratégica de incrementar las capacidades del desarrollo portuario y marítimo del país, con la finalidad de impulsar el crecimiento económico.

                                   

REPÚBLICA DOMINICANA, UN PAÍS CON MUCHAS VENTAJAS PARA EL DESARROLLO DEL SECTOR MARÍTIMO.

 

ENFOCADOS EN CONVERTIR A REPÚBLICA DOMINICANA EN EL HUB DEL CARIBE. 

Con una situación geográfica privilegiada y un sistema de puertos en desarrollo que permite ofrecer terminales de donde entra y sale una gran diversidad de mercancías, el país se proyecta como el epicentro del sector en la región.

Según estimaciones oficiales de la Comisión Económica para América Latina, CEPAL, más del 80 % del comercio mundial de mercancías en volumen y más del 70 % en valor se transporta por mar. Las condiciones naturales y localización geográfica de República Dominicana, se ponen de manifiesto en una visión estratégica para incrementar las capacidades del desarrollo portuario y marítimo del país.

Los puertos son espacios fundamentales para el intercambio comercial, en los que se desarrollan operaciones de carga, descarga, embarque y desembarque de las mercancías necesarias para el consumo de la nación, que contribuyen de forma real al desarrollo económico y comercial de la nación.

Hoy en día, la capacidad de atraer trasbordo internacional, el servicio rápido y eficiente, y la integración de una logística de mayor valor agregado a través de las zonas económicas integradas y puertos modernos, es lo que convierte a un país en referente del sector.

La región del Caribe está cruzada por el eje Pacífico-Atlántico, una de las rutas comerciales más importantes del mundo (Este- Oeste), por la que circula el 30 % de la carga mundial de contenedores que pasa por el Canal de Panamá, según cifras de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, UNCTAD (por sus siglas en inglés). Esto convierte a los puertos caribeños en focos naturales de uno de los ejes principales de la red marítima internacional.

República Dominicana, por su condición insular, posee un enorme potencial geográfico en términos de conectividad marítima. Con un mar territorial de 12 millas náuticas, una zona contigua de 12 millas más y la zona económica exclusiva de otras 176 millas náuticas, sumado a su posición geográfica en el centro del Caribe, cerca de Centro, Norte y Sur América y, de manera especial, del mercado norteamericano, el canal de Panamá y el futuro Canal de Nicaragua, la convierte en el epicentro ideal para el desarrollo del sistema portuario.

La visión estratégica es desarrollar un sistema portuario de vanguardia, que permita convertir a la República Dominicana en el HUB del Caribe.

Cuando se habla de invertir en los puertos, se está hablando de dinamizar la economía, generar empleos y riqueza, de cambiar las condiciones en las zonas donde estos se encuentran y de mejorar la calidad de vida de los dominicanos.

 

La capacidad de atraer buques de grandes extensiones ha hecho que, paulatinamente, se haya decidido invertir en los puertos del país, especializando y modernizando sus instalaciones, tecnología y procesos . Esto ha motivado la expansión y desarrollo de un sistema naviero competitivo, que ha atraído la atención de las líneas navieras y compañías multinacionales en la región.

En el 2018 la República Dominicana superó a países como Brasil, Argentina, Uruguay y Bahamas en la edición del Índice de Conectividad Marítima, calculado por la UNCTAD, con una puntuación de 39.4 que posicionó al país como el número 45 de 176 economías evaluadas, y el número 6
en Latinoamérica y el Caribe. El Índice de Conectividad Marítima es una herramienta que mide el nivel de acceso de un país a las redes de transporte global. Este indicador funciona básicamente como un promedio y, a partir de él, se enlista el desempeño de los países en un Ranking Regional y un Ranking Mundial.

Esto responde a las inversiones que se han hecho en infraestructura y servicios de calidad. Estas inversiones han superado los 900 millones de dólares en los últimos años para acondicionar los puertos y mejorar su tecnología.

El freno impuesto por el Covid-19

Las operaciones marítimas desde y hacia los puertos dominicanos sufrieron una caída de un 13.7 % durante el 2020 y el movimiento de TEUs (unidad de medida de capacidad inexacta del transporte marítimo expresada en contenedores), tuvo una disminución del 2.24 %.

Las restricciones que fueron introducidas durante el año pasado como respuesta a la pandemia causaron interrupciones que afectaron a los puertos, al transporte marítimo y a las cadenas de suministro. Varias industrias enfrentaron desafíos como escasez de materias primas, problemas en tiempo de entrega, cierres de puertos, retrasos y viajes en blanco.

En República Dominicana el tráfico de las embarcaciones dedicadas a la carga registró un retroceso de un 6.1 % durante el año pasado, según informe de la Autoridad Portuaria, Apordom. El informe también destaca que los puertos dominicanos dejaron de recibir 188 cargueros, pasando de 3,053 en el año 2019 a 2,865 en 2020.

Las embarcaciones de transporte de carga a granel fueron las únicas en registrar un crecimiento en 2020, incrementándose su tráfico un 5.5 %. Apordom indica que, durante el año pasado el país recibió 17 buques más de ese tipo que los que llegaron el año anterior, pasando de 305 a 322.

Por su lado la Asociación de Navieros de la República Dominicana, ANRD, manifestó que el transporte marítimo ha mostrado signos de recuperación en este año 2021. Sin embargo, consideran que el sector aún enfrenta importantes retos por varios factores: los efectos de la pandemia, las situaciones climáticas y la escasez de contenedores para trasladar mercancías desde los puertos de Asia a las Américas y Europa, que garantizan el flujo de mercancías e insumos necesarios, como alimentos, medicamentos, combustible, y materiales médicos.

El desbalance en los flujos de mercancías entre las regiones, las cancelaciones de navegaciones por falta de capacidad, altas tarifas, escasez de contenedores, transporte intermodal atascado y cuellos de botella, particularmente en China y Estados Unidos han incrementado los fletes del transporte marítimo,creando un desbalance en los flujos de mercancías entre las regiones, particularmente en China y Estados Unidos.

La Asociación Nacional de Navieros, ANRD considera que, gracias a las inversiones que el sector naviero- marítimo ha realizado en los distintos puertos, el impacto en el país ha sido menor y se han comprometido en que continuarán con su trabajo para garantizar que sigan llegando los insumos necesarios en medio de la pandemia por el Covid-19.

Una apuesta por el desarrollo

Se estima que aproximadamente el 96 % de todo lo que se mueve a nivel del comercio local se hace por vía marítima, gracias a los puertos con los que cuenta el país. La Autoridad Portuaria Dominicana, Apordom, busca tecnificar puertos y mejorar la conectividad marítima de RD en procura de establecer la ruta a seguir hasta lograr la maximización del sector.

Según ha declarado Jean Luis Rodríguez, director ejecutivo de la institución, los puertos estatales requieren una intervención inmediata, lo que contribuiría a continuar mejorando la conectividad marítima dominicana. Asegura que la principal deficiencia es la tecnología y calcula que se requiere de una inversión de $1.5 millones en computadoras, software y conectividad.

Tomando en consideración que el mayor flujo del comercio es marítimo, desarrollaron un plan estratégico para el fomento de los puertos del país. El plan piloto se está llevando a cabo en el puerto estatal de San Pedro de Macorís, con una inversión pública de $10 millones. El puerto de Manzanillo también es parte de este plan piloto; mientras que el puerto de Barahona, que estuvo paralizado durante dos años, fue reinaugurado el pasado mes de abril con una inversión de $12 millones.

Por su lado, Teddy Heinsen, presidente de la ANRD, ha destacado que pese al incierto panorama económico del mundo, República Dominicana “puede salir adelante si se realiza un trabajo conjunto entre el sector público y el privado”.

Turismo de cruceros

Ahora bien, dado el potencial geográfico de República Dominicana, el país no solo se convierte en un lugar estratégico para el comercio internacional sino también para el turismo de cruceros que llega desde todas partes del mundo.

A pesar de que la gran mayoría de los visitantes extranjeros llegan por aire, capitalizar las costas para recibir cruceros se convierte en una poderosa fuente para impulsar el dinamismo del sector y el crecimiento económico.

Durante el 2019, los puertos de Amber Cove y La Romana fueron  las terminales de mayor tráfico. De acuerdo con datos del Ministerio de Turismo, estos puertos recibieron 196,419 y 145,131 personas, respectivamente entre enero y febrero de 2019.

La industria de cruceros tuvo un descenso vertiginoso desde el inicio de la pandemia. El país dejó de recibir 216 embarcaciones de cruceros, al caer desde los 366 que atracaron en 2019 a solo 150 el año pasado, lo que representa un 59 % menos, de acuerdo con el informe de la Autoridad Portuaria Dominicana, Apordom.

El país debe prepararse para recibir más líneas de barcos de pasajeros y para que los cruceros de home port (que pernoctan) toquen sus puertos.

Por otro lado, Ferries del Caribe ya ha reanudado el enlace marítimo para pasajeros entre Puerto Rico y República Dominicana, tras la interrupción causada por la pandemia.

En camino hacia un transporte marítimo sostenible

Un nuevo desafío se presenta en el sector. Bajo el lema “Un transporte marítimo sostenible para un planeta sostenible”, la Organización de Naciones Unidas exhorta a compañías navieras y gobiernos a alinearse con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La Organización Marítima Internacional, OMI, ha elaborado normas que apoyan un transporte marítimo más limpio y ecológico, las cuales promueven la descarbonización y la mejora de la eficiencia energética; además, deben facilitar el transporte marítimo mediante una mayor digitalización que incluya los servicios portuarios.

La Asociación de Navieros de República Dominicana viene desde hace unos años realizando importantes avances en el tema de la sostenibilidad, a través de la firma de acuerdos de colaboración interinstitucional entre la ANRD, los Auxiliares Navales de la Armada de la República Dominicana, Anard, y el Ministerio de Medio Ambiente. Sin embargo, resta mucho por hacer en este tema.