IV Edición REM: Recursos energéticos & mineros

La economía estadounidense añade 187.000 puestos de trabajo en Julio

El mercado laboral ha seguido añadiendo al menos 200.000 nuevos puestos de trabajo cada mes este año, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos (BLS). Pero eso se compara con una ganancia mensual promedio de 400.000 en 2022.

Las ganancias de julio fueron sólo 2.000 más que los puestos de trabajo creados en junio. El BLS revisó la creación de empleos de junio a la baja a 185.000, un recorte de 24.000 puestos de trabajo. También recortó la cifra de empleos de mayo. Juntos, junio y julio representan las dos ganancias mensuales más débiles en dos años y medio.

Si bien el mercado laboral sigue siendo sólido, las ganancias de julio representan una caída considerable en comparación con enero de este año, cuando se agregaron 472.000 puestos de trabajo. La tasa de desempleo se ha mantenido estable en el 3,5%, la misma tasa observada en junio y cercana a las tasas históricamente bajas observadas antes de 2020.

La atención sanitaria y la asistencia social representaron la mayor cantidad de puestos nuevos en julio, añadiendo 87.000 nuevos puestos de trabajo. El gobierno añadió 15.000 nuevos puestos de trabajo.

Otros informes habían indicado que el mercado laboral se estaba enfriando ligeramente pero aún se mantiene fuerte. La empresa de gestión de nóminas ADP dijo que los empleadores privados agregaron 324.000 puestos de trabajo el mes pasado.

Mientras tanto, la empresa de orientación profesional Challenger, Gray & Christmas informó el jueves que los empleadores eliminaron 23.697 puestos de trabajo en julio, una disminución del 42% con respecto a junio. La industria tecnológica, que recortó 146.254 en lo que va del año, ha experimentado menos despidos en los últimos meses y, en general, los empleadores parecen estar reteniendo a sus empleados.

Las cifras de empleo de julio, junto con estos otros indicadores económicos, sugieren que la Reserva Federal podría lograr un “aterrizaje suave”: reducir la inflación sin causar una recesión, como algunos economistas esperaban que ocurriera a finales de este año. En junio, la tasa anual de inflación alcanzó el 3%, su nivel más bajo en dos años, tres veces menor que el año anterior.

Muchos economistas esperan que la Reserva Federal detenga pronto sus subidas de tipos, ya que permite que la economía se estabilice. El hecho de que las cifras de empleo hayan seguido siendo sólidas representa una señal de la resiliencia de la economía, pero es posible que la economía aún no haya respondido plenamente al impacto de las altas tasas.

"Hemos cubierto mucho terreno y los efectos completos de nuestro ajuste aún no se han sentido", dijo el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, después de que se anunciaran las subidas de las tasas de interés. Como ha dicho Powell durante el último año, también dijo que lograr que la inflación alcance el objetivo de la Reserva Federal del 2% "tiene un largo camino por recorrer".

Powell señaló que es posible una futura subida de tipos en la próxima reunión de la Reserva Federal el 20 de septiembre "si los datos lo justifican". También señaló que los funcionarios podrían mantener las tasas estables, si lo consideran oportuno.