Mujeres Factor de Éxito

Viviendas asequibles para los neoyorquinos

La ciudad de Nueva York es el hogar de personas de todo el mundo. Podemos comer diferentes alimentos y hablar diferentes idiomas, pero al final, todos queremos trabajos, buenas escuelas para nuestros hijos, seguridad pública y la oportunidad de vivir el Sueño Americano. Una parte central de ese sueño es una vivienda asequible, y nuestra ciudad –como el resto del estado y el país–, necesita con urgencia crear muchas más viviendas para personas de todos los ingresos.

Hoy en día, menos del 1 por ciento de los apartamentos en la ciudad de Nueva York cuyo alquiler está por debajo de $1,500 están disponibles para nuevos inquilinos. Eso es lo más bajo en 30 años. Y más que nunca hay más familias y niños que necesitan viviendas asequibles. He hablado con neoyorquinos trabajadores que luchan para pagar el alquiler de sus familias. Me he encontrado con nuestros hermanos y hermanas que viven en albergues y tiendas de campaña. Pero también sé lo que sucede cuando obtienen la llave de una casa asequible. He visto las sonrisas y el alivio cuando finalmente tienen un lugar estable y seguro para construir sus sueños. Es por eso que nuestra administración anunció una meta de 500,000 viviendas nuevas para los neoyorquinos durante la próxima década. Y estamos trabajando incansablemente para hacer realidad ese objetivo.

Estamos acelerando la producción de viviendas asequibles, preservando el stock de viviendas que ya tenemos, tomando medidas para permitir que el espacio de oficinas no utilizado se convierta en viviendas y eliminando las barreras burocráticas para sacar rápidamente a los neoyorquinos de los refugios y ubicarlos en viviendas permanentes.

Durante el último año, creamos y preservamos casi 27,000 viviendas asequibles; y eliminamos la regla de los 90 días para que, en lugar de tener que esperar ese tiempo, las personas en refugio ahora puedan recibir vales de vivienda de inmediato y mudarse a hogares permanentes lo más rápido posible. De hecho, este año, trasladamos a la mayor cantidad de personas de un refugio a una vivienda permanente en la historia del programa de vales.

Uno de cada 17 neoyorquinos vive en viviendas públicas. Y les estamos dando más poder a través de NYCHA Trust, que permitirá a miles de residentes de NYCHA opinar sobre su propio futuro y desbloquear miles de millones de dólares para las reparaciones que tanto necesitan.

También necesitamos la acción de la Legislatura estatal para aprobar un incentivo fiscal (421-A) para construir nuevas viviendas. El año pasado, los proyectos que dependían del 421-A representaron la mitad de todas las viviendas asequibles recién construidas. Y necesitamos que la Legislatura nos ayude a convertir las oficinas vacías en viviendas asequibles para los neoyorquinos. Sin la asistencia de los legisladores estatales, el progreso que logramos el año pasado se estancará. También estamos trabajando para eliminar las regulaciones estatales obsoletas que nos impiden construir más viviendas en áreas concurridas como Midtown Manhattan, y no escatimamos esfuerzos para asegurarnos de que los legisladores estatales hagan su parte para apoyarnos con la legislación necesaria.

Construir viviendas más asequibles no es fácil en un lugar como la ciudad de Nueva York. Necesitas creatividad y persistencia para hacerlo. Pero como alguien que vivió al borde de la falta de vivienda cuando era niño, sé lo importante que es tener un lugar al que llamar hogar. Tener una casa propia puede cambiar tu destino. Y eso es lo que nuestra administración pretende ofrecer a todos los neoyorquinos.