Mujeres Factor de Éxito

Los voluntarios de AARP piden al Congreso que redoble los esfuerzos para salvar el Seguro Social

“Usamos gran parte de ese dinero para sostener nuestro hogar”, dice Ronald Hartman.

Los mensajes de video de estos tres beneficiarios del Seguro Social y voluntarios de AARP dieron comienzo el 21 de septiembre a una discusión bipartidista patrocinada por AARP sobre el futuro del programa. Estos residentes de Connecticut, Luisiana y Washington, D.C., dejaron en claro cómo una reducción del 20% o más en sus pagos mensuales afectaría su vida diaria. Eso es lo que podría ocurrir en aproximadamente una década a menos que el Congreso actúe para estabilizar las finanzas del programa.

Según el último estimado de los administradores del Seguro Social, los fondos fiduciarios que pagan los beneficios de jubilación, para sobrevivientes y por discapacidad agotarán sus reservas de efectivo para el 2034. En ausencia de una acción federal para entonces, los pagos mensuales disminuirían al 77% de los beneficios programados. 

“Sin duda, no queremos que eso suceda”, dijo Jo Ann Jenkins, directora ejecutiva de AARP, en sus palabras de apertura. “Es fundamental que el Congreso y el presidente trabajen juntos para proteger los beneficios de quienes dependen de ese ingreso vital”.

El evento de AARP en la sede central de la organización en Washington se transmitió en vivo en todo el país. La sesión contó con líderes del Congreso de ambos partidos que tienen ideas y planes para reforzar el Seguro Social: el senador Bill Cassidy (republicano por Luisiana) y el representante John Larson (demócrata por Connecticut). 

Lo que está en juego, como Jenkins explicó, es sumamente importante. Más de 66 millones de personas en Estados Unidos reciben pagos del Seguro Social, señaló, y el 40% de los hogares de 65 años o más dependen del programa como su principal fuente de ingresos.

“El fracaso no es una opción”, dijo Jenkins. “Las personas en Estados Unidos trabajan duro para ganar su Seguro Social, y es justo que obtengan el dinero que se merecen”. “Cualquier solución para lograrlo, agregó, “debe contar con el apoyo de los funcionarios electos de ambos partidos”.  

Fuente

AARP