IV Edición: Recursos energéticos & mineros

Economía de la región crecerá 3.8% este año

La región de Centroamérica y República Dominicana crecerán este año 2023 a una tasa de 3.8% según las previsiones presentadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El organismo indica que para 2024 esta región en su conjunto registrará una tasa de crecimiento económico de 3.9%, por encima del promedio de toda Latinoamérica y el Caribe que se ubicará el próximo año en 2.3%.

Al detallarlo por países de Centroamérica, Costa Rica tendrá un crecimiento estimado este año de 4.4% y de 3.2% para 2024, El Salvador estaría creciendo en 2023 en torno al 2.2% y en 2024 sólo 1.4%.

Las previsiones de crecimiento Guatemala para este año es de 3.4% y de 3.5% para 2024 según el FMI. Honduras crecerá a un ritmo de 2.9% al cierre de 2023 y para el próximo año el FMI estima que la tasa del PIB se ubicará en 3.2%.

Por su parte, Nicaragua crecerá 3% este año y 3.3% en 2024. De la región Panamá es la que tendrá un crecimiento mayor con 6% en 2023, pero se desacelerará en 2023 con una tasa de 4%.

El FMI incluye a República Dominicana en este grupo de países y estima que crecerá 3% este año y remontará a 5.2% en 2024.

El Fondo Monetario Internacional expresa que los riesgos para las perspectivas económicas parecen estar más equilibrados que en abril de 2023, pero permanecen sesgados hacia la baja.

Centroamérica al igual que el resto de Latinoamérica en su conjunto están expuesta a los riesgos externos incluyen un menor crecimiento en los principales socios comerciales, volatilidad de los precios de las materias primas, nuevos shocks inflacionarios, una reaparición de la turbulencia en los mercados financieros mundiales y una intensificación de las tensiones geopolíticas.

El FMI indica que a nivel regional, los principales riesgos están relacionados con un posible resurgimiento de las presiones inflacionarias y tensiones sociales acentuadas.

Además de que agregan los riesgos climáticos, principalmente para los países centroamericanos. “Los shocks relacionados con el clima suponen importantes retos a corto y mediano plazo, en especial para la subregión de América Central, Panamá y la República Dominicana, y para el Caribe, sobre todo por su impacto en la emigración”.

Indica el organismo multilateral que la región también debe prepararse para el impacto de El Niño, ya que este fenómeno climático podría incidir negativamente en la actividad económica, generando inundaciones, en Ecuador y el norte de Perú, y sequías en Colombia, América Central y el sur de Perú.