Mujeres Factor de Éxito

Nueve republicanos compiten por el puesto vacante de presidente de la Cámara de Representantes de EEUU

Los nueve son Jack Bergman de Michigan, Tom Emmer de Minnesota, Byron Donalds de Florida, Kevin Hern de Oklahoma, Pete Sessions de Texas, Gary Palmer de Alabama, Austin Scott de Georgia, Dan Meuser de Pensilvania y Mike Johnson de Louisiana.

No parecía haber un favorito inmediato abrumador, aunque Emmer, el republicano número 3 en la Cámara, podría tener una ligera ventaja desde que McCarthy respaldó su candidatura.

La Cámara ha estado sin presidente durante casi tres semanas después de que una facción de extrema derecha de ocho republicanos se uniera a los 212 demócratas de la cámara para destituir al entonces presidente Kevin McCarthy.

El pequeño grupo de republicanos estaba enojado porque McCarthy aceptó un acuerdo de gasto gubernamental con el presidente demócrata Joe Biden que consideraban demasiado grande para evitar un cierre parcial del gobierno y mantener financiadas las operaciones gubernamentales hasta el 17 de noviembre.

Desde la destitución de McCarthy, los republicanos de la Cámara de Representantes no han logrado unirse en torno a un reemplazo. Primero nominaron al representante Steve Scalise del estado sureño de Louisiana, el número 2 de McCarthy en el liderazgo republicano de la Cámara, como su presidente designado, pero Scalise abandonó la contienda cuando se dio cuenta de que no podía acumular la mayoría de 217 votos que necesitaba en una votación en el pleno de la Cámara.

Los miembros de la Cámara aplauden al representante Jim Jordan, republicano por Ohio mientras los legisladores se reúnen para realizar una tercera votación para elegir a un presidente de la Cámara, en el Capitolio de Washington, el viernes 20 de octubre de 2023.

Los republicanos tienen una mayoría estrecha en la Cámara, pero una ventaja tan pequeña que cualquier candidato sólo puede darse el lujo de perder cuatro votos republicanos frente a otros candidatos a presidente y aun así prevalecer.

A continuación, el grupo republicano dio su visto bueno al representante Jim Jordan del estado de Ohio, en el medio oeste. Jordan es un agitador conservador y un firme partidario del expresidente Donald Trump. Pero Jordan tampoco logró obtener una mayoría de 217 votos en la Cámara, quedando muy por debajo en una primera votación en el pleno de la Cámara y luego perdiendo terreno en dos votaciones posteriores.

Luego, los legisladores republicanos, en una votación secreta dentro de su propio grupo, decretaron que Jordan ya no era su elección para el cargo de presidente y abrieron la contienda a cualquiera que quisiera postularse para el puesto.

Nueve legisladores dijeron que están tratando de ganar la presidencia y se espera que todos expongan su caso en una reunión del partido el lunes por la noche. Si los republicanos deciden una opción, la Cámara en pleno podría votar nuevamente el martes.

La ausencia de un presidente de la Cámara de Representantes (segundo en la línea de sucesión a la presidencia de Estados Unidos si se producen vacantes) ha dejado a la cámara sin rumbo. La Cámara no ha podido actuar sobre ninguna legislación, ni siquiera una resolución ampliamente apoyada en apoyo a Israel después del impactante ataque del grupo militante Hamas del 7 de octubre contra el Estado judío.

Cuando la cámara reanude sus operaciones, tendrá menos de un mes para acordar un nuevo plan de gasto para evitar nuevamente cualquier cierre parcial del gobierno. El nuevo año fiscal del gobierno comenzó el 1 de octubre, pero como ocurre casi todos los años, los legisladores han llegado a pocos acuerdos sobre los niveles de gasto durante los próximos 12 meses para las agencias federales individuales.