IV Edición: Recursos energéticos & mineros

Consumidores panameños bajan su índice de confianza

Hasta septiembre de 2023, el Índice de Confianza del Consumidor Panameño (ICCP) registró 81 puntos, con una disminución de 5 puntos en comparación con la medición de julio de 2023, que alcanzó 86 puntos.

Esto se debe a que los cuatros subindicadores que se indican para crear el ICCP están en niveles de desconfianza, es decir, por debajo de los 100 puntos. Desempleo 88 puntos, situación del hogar 85 puntos, ahorros 79 puntos y situación del país 72 puntos.

El presidente de The Marketing Group, Domingo Barrios, señaló que el ICCP “se mantiene con una disminución en su resultado, siendo el más bajo en lo que va de 2023”.

Sin embargo, mencionó que se tuvieron desconfianzas más bajas antes, como en septiembre de 2022, cuando se registraron 61 puntos.

Para Barrios, los resultados hasta septiembre de 2023 muestran que el país no tiene una hoja de ruta clara que le indique al consumidor que se están tomando las medidas y generando los resultados para la reactivación de la economía pospandemia.

Consideró que esto se debe a que actualmente la opinión pública se ha concentrado en temas como el desempleo.

De los cuatro indicadores, el más preocupante dentro del ICCP es la situación del hogar que disminuyó 17 puntos, pasando de 102 a 85 puntos.

Barrios indicó que la situación es compleja cuando históricamente, inclusive durante la pandemia y la pospandemia, la expectativa y la confianza del indicador de la situación del hogar se mantuvo sin cambios.

“Esto es sumamente peligroso y delicado porque una cosa es perder la confianza en ahorrar porque los precios suben, la falta de empleo y la situación del país, pero al final las personas tienen una responsabilidad directa con sus familias y sus casas. Queremos que el panameño no pierda su capacidad de sacar a su familia adelante, pero lastimosamente esto es lo que está pasando actualmente”, dijo el presidente de The Marketing Group.

Para los próximos 12 meses los panameños consideran que es muy probable que obtengan un trabajo, pero al mismo tiempo tiene bajas probabilidades de ahorrar.

La capacidad de ahorro sigue siendo cuestionada, todo porque tiene una línea indirecta en la confianza de generación de empleo y tiene que ver mucho con el incremento del costo de la vida en los productos y servicios por la inflación.

Esto representa una dificultad de ahorrar porque requiere que las personas inviertan en comprar lo necesario para subsistir en sus hogares, informó Barrios.

Aunque la confianza en el empleo aumentó 4 puntos, el presidente de The Marketing Group subrayó que el escenario puede cambiar con los cierres de calles que se están dando en contra del contrato minero, ya que la desestabilización causa pérdidas en las empresas y pérdida de oportunidades laborales, que podrían afectar la empleabilidad para los próximos 12 meses.

Todo esto, agregó, tomando en cuenta que para los siguientes seis meses los panameños ven con mayor desconfianza la generación de empleo a corto plazo.

Barrios advirtió que un ICCP con sus cuatro indicadores con un alto margen de desconfianza es la “tormenta perfecta” para la pérdida de valor de cualquier economía.

Recordó que la falta de confianza es un elemento intangible en los cálculos de negocios que hacen todas empresas e industrias para atreverse a invertir y hacer crecer la economía de un país. Por lo tanto, ve importante que se cambien los resultados de estos indicadores, que están por debajo de los 100 puntos.

A nivel internacional, Italia reporta el ICCP más alto con 105 puntos, seguido de Estados Unidos con 103.

Ambos países han mantenido un comportamiento positivo desde septiembre de 2021. Corea del Sur (98 puntos), Brasil (97 puntos) y España (94 puntos) se ubican como los países con escenario moderado.

Sin embargo, Francia (83 puntos), Unión Europea (82 puntos), Panamá (81 puntos) y Alemania (74 puntos) reflejan las desconfianza más baja. La Encuesta Nacional del ICCP es un medidor de la confianza de los consumidores, que pretende medir la percepción de estos sobre la situación económica actual y futura del país, así como las condiciones de vida de los ciudadanos.