IV Edición: Recursos energéticos & mineros

Cepal: El valor de las exportaciones e importaciones panameñas aumentarán este 2023

ra este 2023, el valor de las exportaciones panameñas, si se incluye la Zona Libre de Colón (ZLC), aumentarán a 5% y las importaciones a 7%, según las proyecciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), presentadas, este jueves, en su informe: Perspectivas del Comercio Internacional de América Latina y el Caribe 2023.

El reporte muestra que el volumen de las exportaciones estarán en un 7% y las importaciones en un 3%. Mientras que en los precios, las exportaciones tendrán una caída del 2%, pero las importaciones subirán a un 3%.

En un escenario en el que no se incluya la ZLC, las exportaciones verán disminuciones en precio (-4%), valor (-3%) y volumen (-7%). Sin embargo, las importaciones crecerán en los tres segmentos, con 2%, 9% y 12%, respectivamente.

Comparando los resultados del 2022 se muestra que tanto las exportaciones e importaciones panameñas, con la influencia o no de la ZLC, se mantuvieron en números positivos. Específicamente en el aumento en los precios de las exportaciones, tras las afectaciones por la caída, de ese año, en los precios de productos como el mineral de hierro, el mineral de cobre, el aluminio, la plata y el oro.

Comercio exterior

Según la Cepal, en 2023, aproximadamente la mitad de los países de la región presentarán aumentos de sus volúmenes exportados en respuesta al deterioro de los precios de sus principales productos de exportación.

Recalca que este no será el caso de países que enfrentan situaciones excepcionales, como las sequías en la Argentina y el Uruguay, que han redundado en una caída de los volúmenes exportados, principalmente de soja y cereales.

Otros países, asegura, no podrán aumentar sus volúmenes de exportación debido a que enfrentan cuellos de botella en términos de producción. Por ejemplo, el Estado Plurinacional de Bolivia requiere nuevas inversiones para expandir los envíos de gas. En Trinidad y Tobago también se proyecta una caída del volumen exportado, del 16%, debido a la caída que presentó en el período que va de enero a mayo la producción de tres de sus principales productos de exportación: el gas natural (-26%), el petróleo (-6%) y el amonio (-8%).

Canal de Panamá

José Manuel Salazar-Xirinachs, secretario ejecutivo de la Cepal, en conferencia de prensa se refirió a la crisis hídrica que vive el Canal de Panamá. En este contexto, mencionó que el actual escenario de esta ruta logística y marítima podría tener efectos complejos y variados, a raíz del aumento de los precios de los peajes y los ingresos que podría estar dejando de percibir el Gobierno.

Con el fenómeno de El Niño, Salazar-Xirinachs recordó que el Canal ha presentado la reducción del 80% en las precipitaciones de las cuencas que han obligado a poner restricciones en el número de barcos que pueden cruzar cada día. Hasta la fecha, dijo, el tránsito pasó a 31 barcos por día, cuando en junio pasaron 38.

Así mismo, agregó que desde el 2019 se ha impuesto un sobreprecio en el tránsito por la escasez de agua, en función del comportamiento del lago Gatún.

Por ejemplo, citó que en agosto de este año, en una subasta especial, se pagaron $400 mil para que un barco avanzara en la línea, lo que significó duplicar aproximadamente el costo total por cruzar el Canal, por el fenómeno en la escasez de agua.

Para el secretario ejecutivo de la Cepal “un menor número de tránsito podría significar que el país deje de percibir decenas de millones en ingresos anuales, así como un aumento en las emisiones de gases de efecto invernadero si los barcos deciden transitar por rutas más largas”.

“Esto tiene efectos complejos y variados. Entendemos que las autoridades panameñas están estudiando soluciones alternativas para cubrir el flujo de barcos que pasan por el Canal de Panamá, mediante obras de infraestructuras complementarias como la creación de un embalse que permita recuperar el flujo hídrico”, comentó.

Escenario regional

El informe de la Cepal revela que el valor de las exportaciones de bienes de América Latina y el Caribe caerá 2% en 2023, en un contexto de gran debilidad del comercio mundial.

Aunque la región aumentará 3% el volumen exportado, no alcanzará para compensar la caída de 5% de los precios de sus productos de exportación. Por otro lado, el valor de las importaciones de bienes caerá 6%. Esta cifra refleja la debilidad de la actividad económica regional, con un crecimiento proyectado del producto interno bruto de sólo 1,7% para 2023.

Las exportaciones de América del Sur y el Caribe anotarán las mayores caídas en términos de valor (-5% y -6%, respectivamente). Por su parte, los envíos de Centroamérica y de México crecerían un 2% a causa de su menor dependencia de las materias primas y su mayor vinculación con el mercado de Estados Unidos.

Las exportaciones regionales de servicios volverán a crecer en 2023, con un aumento proyectado de su valor del 12%, impulsadas principalmente por el turismo y los llamados “servicios modernos”.

De acuerdo con las recomendaciones entregadas en la publicación, en un contexto de creciente regionalización del comercio mundial, es crucial profundizar la integración regional ya que ello permitiría reducir la vulnerabilidad ante un entorno comercial mundial más incierto y generar escalas eficientes de producción para las industrias de la región.

Todo esto tomando en cuenta la debilidad del comercio mundial como resultado de la desaceleración de la economía global, en un contexto de altas tasas de interés en Estados Unidos y Europa, crisis del sector inmobiliario en China, y crecientes tensiones geopolíticas.

La relación comercial entre América Latina y el Caribe y China se multiplicó por 35, mientras que el comercio total de la región con el mundo solo se multiplicó por 4. Las exportaciones a China se componen casi exclusivamente de recursos naturales en bruto y procesados; y las importaciones, casi exclusivamente de manufacturas.

El informe destaca la necesidad de cerrar gradualmente la brecha regional de infraestructura de transporte y logística. Para ello, y dado el actual contexto de limitado espacio fiscal, resulta esencial explorar opciones innovadoras de financiamiento como fondos para infraestructura verde e inversionistas institucionales. Por último, se recomienda avanzar hacia la multimodalidad, reduciendo la excesiva dependencia actual del transporte carretero y dando más espacio al ferroviario y fluvial.