IV Edición: Recursos energéticos & mineros

Estudio revela que 8 de 10 panameños sufren de desgaste profesional

En Panamá, 8 de cada 10 trabajadores experimentan el síndrome de burnout o desgaste profesional, y son el estrés y la desmotivación las principales sensaciones que los talentos experimentaron, según el estudio Burnout 2023.

La cantidad de trabajadores que experimentan burnout en Panamá va en crecimiento: En la primera edición del estudio 2020 –durante la pandemia– un 74% lo experimentó; en el año 2022, un 78%, y en 2023 registran el nivel más alto con un 83%, desde que la reclutadora de talento humano, Konzerta, comenzó la medición.

En Panamá, para el estudio participaron 464 trabajadores. La investigación explora cómo experimentan los talentos el síndrome de burnout y qué políticas implementan los especialistas en recursos humanos para mitigarlo.

“En esta cuarta edición podemos observar que el síndrome de burnout aqueja cada vez a más personas trabajadoras en Panamá. Los datos muestran que este fenómeno sigue en expansión, es una tendencia que impacta tanto el mercado local como regional y hay que prestarle mucha atención”, comentó María Alejandra Cruz, gerente país de Konzerta.

La causa del burnout

El 23% de los trabajadores en Panamá atribuye el burnout al trato de sus superiores, el 19% a la sobrecarga de trabajo, un 18% a la presión en el trabajo; el 16% a la falta de claridad con respecto a lo que implica su rol, un 10% menciona que, a la falta de tiempo para llevar a cabo todas las tareas; un 9% siente que no se está a la altura del rol que implica su trabajo y un 5% a la falta de identificación con los valores de la organización.

Este año, el 42% de los talentos afirmó que trabaja entre 45 y 50 horas; el 27% entre 35 y 45; el 22% más de 50; el 5% entre 25 y 35; y el 4% menos de 25 horas. Los comportamientos que los especialistas observaron y les indicaron que las personas trabajadoras sufren burnout son: la demostración de cansancio y agotamiento constante (61%), el desinterés en el trabajo (53%), la falta de satisfacción respecto a los logros laborales (35%), ausencias (28%) y un trato distante o insensible respecto a los demás (26%).

A pesar de que un 83% de las personas afirma pasar por el síndrome de burnout, el 25% no realiza ninguna actividad para sentirse mejor y el 5% no piensa hacer nada para mitigar el agotamiento laboral.

Sin embargo la mayoría, el 75%, lleva a cabo actividades para prevenir o disminuir el agotamiento. El 31% lo hace a través de la lectura, mira series y hace actividades que lo desconecten de la rutina, el 15% prefiere hacer ejercicios físicos, como ir al gimnasio, y de relajación, como el yoga, el 11% intenta mantener el contacto con sus seres queridos, el 10% desconecta los dispositivos de trabajo luego del horario laboral; el 3% mantiene una rutina diaria que lo ayude a disminuir la incertidumbre y que le genere menos estrés y un 5% hace otras actividades.

Debido a lo anterior, el 55% de los talentos panameños considera que entre algunas acciones que podrían ayudarle a disminuir o combatir el burnout están el cambiar de empleo como principal opción, el 11% continuará haciendo actividades que los ayuden a relajarse, un 5% desarrollará una rutina distinta, otro 5% dice optar por pasar más tiempo con sus seres queridos, el 19% indica que hará varias actividades de las antes mencionadas y un 5% no piensa hacer nada.

El punto de vista de recursos humanos

El 74% de los profesionales de recursos humanos no implementa medidas puntuales para combatir el burnout, pero el 90% reconoce que en sus organizaciones los talentos sufren del síndrome de burnout.

El 12% de ellos calcula que un 30% de sus empleados está padeciendo este síndrome, otro 12% cree que el 50% lo experimenta y un 14% indica que hasta el 70% de los colaboradores lo sufre.

“Este año decidimos invitar a los especialistas en recursos humanos al estudio para que sumen su percepción del fenómeno. El 90% notó que las personas trabajadoras de su organización experimentan burnout y un 51% contó que los talentos afectados se acercaron a su área para informar de la situación”.

Y agregó, “Sin embargo, la mayoría aún no implementa medidas para prevenir o combatir este síndrome. Una de las grandes oportunidades del área de recursos humanos es empezar a poner foco en esta problemática, que va a significar una mayor calidad de vida para quienes lo atraviesan y una mayor productividad para las compañías”.

Los comportamientos que los especialistas observaron y les indicaron que las personas trabajadoras sufren burnout son: la demostración de cansancio y agotamiento constante (61%), el desinterés en el trabajo (53%), la falta de satisfacción respecto a los logros laborales (35%), ausencias (28%), y un trato distante o insensible respecto a los demás (26%).

En tanto, un 51% de los especialistas indicaron que sí hubo acercamiento de aquellos talentos que se sentían con un agotamiento excesivo, mientras que un 49% asegura que estos nunca lo hicieron.

Una vez que se detecta que un trabajador sufre de burnout, ¿cómo actúan desde el área de recursos humanos? El 53% de los especialistas afirmó que no se hace nada, el 28% brinda apoyo emocional, el 25% implementa programas de bienestar laboral, el 23% fomenta un ambiente de trabajo flexible, el 19% facilita el acceso a servicios de salud mental, un 17% explica que se reasignan tareas y responsabilidades, otro 17% reduce la carga de trabajo de la persona afectada, el 9% promueve el uso de días de descanso pagos, y un 6% proporciona tiempo libre adicional.

El 74% de los especialistas sostiene que en la organización en la que trabajan no se implementan estrategias o medidas para prevenir o disminuir el burnout. En las instituciones en las sí llevan adelante estrategias o medidas, las seleccionadas y más valoradas son: la flexibilidad en los horarios y la modalidad de trabajo (64%), el fomento de la comunicación abierta y la retroalimentación (57%), y los programas de bienestar emocional y mental (57%).