Mujeres Factor de Éxito

Estrictas regulaciones impactan en el turismo y el sector empresarial en Nueva York

El escenario fue calificado de previsible tras la implementación de la ley, que demanda que los propietarios de unidades de alquiler a corto plazo registren sus propiedades y prohíbe a las plataformas de alojamiento procesar transacciones para arriendos no registrados. Además prohíbe las rentas a corto plazo a menos que el residente permanente esté presente durante el contrato y obliga a que el anfitrión “mantenga un hogar común con un arrendatario”, en términos simples: “sin cerraduras”, informó The Atlantic.

Estas regulaciones dificultan la estadía de los visitantes, impactando no solo a los turistas, sino también al sector empresarial de la ciudad. Como resultado, la demanda de habitaciones de hotel está creciendo y la falta de oferta puede llevar a un aumento de los precios de alojamientos para turistas o como advirtió un directivo del sector con 24 propiedades a cargo, a la publicación inmobiliaria BisNow: la Ley Local 18 “aumentará absolutamente la demanda de habitaciones de hotel.”

Airbnb calificó estas restricciones como una “prohibición de facto” para un lucrativo modelo de negocio de reservas que según datos del New York Times, en 2022, generó USD 85 millones de dólares en la ciudad.

Ley Local 18
Las duras restricciones se aplican en un intento de mitigar los problemas que los alquileres a corto plazo pueden causar en las comunidades locales, como ruido excesivo, generación de basura, peligro para los barrios y desplazamiento de los residentes locales.

Te puede interesar:Las previsiones de Airbnb para el cuarto trimestre de 2023 se verán afectadas por la inestabilidad de los viajes

Según datos de Wired, más de 40.000 anfitriones de Airbnb operan actualmente en Nueva York, de los cuales 22.434 alquilan espacios a corto plazo, definido por estancias inferiores a 30 días. Estos alojamientos a menudo se sitúan en zonas codiciadas de la ciudad, lo cual puede contribuir a la escasez de vivienda y al alza de precios, tal y como argumenta Murray Cox, fundador de Inside Airbnb.

Expertos en derecho municipal indican que la aplicación de la nueva ley proporcionará un marco legal más coherente y efectivo para resolver problemas crónicos de la ciudad y han destacado que esta normativa representa un hito en la legislación urbana y sentará un precedente importante para otras urbes.

Restricciones de la Ley Local 18 impiden gran parte de las transacciones de Airbnb, impactando un negocio que generó USD 85 millones en 2022 (Franziska Richter/Getty Images)Restricciones de la Ley Local 18 impiden gran parte de las transacciones de Airbnb, impactando un negocio que generó USD 85 millones en 2022 (Franziska Richter/Getty Images)

De hecho, la ciudad de Nueva York, a lo largo de la última década, ha implementado otras restricciones a la oferta de alojamientos turísticos. En 2010 se prohibieron los albergues juveniles, lo que resultó en el cierre de 55 establecimientos en la ciudad, reportó Infobae.

El último golpe vino en diciembre de 2021 cuando el concejo de la ciudad complicó el proceso para construir hoteles en toda la urbe, requiriendo a estos adquirir un permiso especial, resultando en la falta de presentación de cualquier solicitud de permisos especiales en los últimos 12 meses.

Estas restricciones, en teoría, se realizan con la finalidad de dar espacio a trabajos de manufactura y para apoyar al sindicato de trabajadores hoteleros, el Consejo de Oficios de Hotel, el cual ha presionado en el pasado para limitar la construcción de nuevos hoteles, usualmente no sindicalizados. Según destacó The Atlantic, el Consejo calculó que “limitar el desarrollo de dichos hoteles tendería a aumentar en general los precios de las habitaciones y reforzar los de gama alta donde muchos de sus trabajadores están empleados”.

A pesar de las restricciones, Airbnb busca diálogo con las autoridades y adapta su modelo de negocio, cancelando reservas en alojamientos no registrados (REUTERS/Dado Ruvic)A pesar de las restricciones, Airbnb busca diálogo con las autoridades y adapta su modelo de negocio, cancelando reservas en alojamientos no registrados (REUTERS/Dado Ruvic)

Airbnb se adapta
Pese a las nuevas restricciones, Airbnb no se rinde y busca colaborar con la ciudad. Theo Yedinsky, director de política global de la compañía, ha expresado el deseo de trabajar con las autoridades para definir reglas “sensatas” respecto al alquiler a corto plazo. Además, informa que cancelará y reembolsará las reservas en alojamientos no registrados a partir del 2 de diciembre de 2023, publicó Wired.

Por otra parte, el director ejecutivo de la Oficina de Cumplimiento Especial de Nueva York, Christian Klossner, reveló que hasta el 28 de agosto se habían presentado 3.250 solicitudes de registro, de las cuales 257 habían sido aceptadas en una muestra de que Airbnb sigue adaptándose. Sus ingresos del segundo trimestre de 2023 ascendieron a USD 2.500 millones de dólares, un 18% más que el año anterior y las noches y experiencias reservadas en la plataforma aumentaron un 11% durante el mismo período.

Es importante destacar el papel crucial que los turistas juegan en la economía neoyorquina. Durante la pandemia del COVID-19, se hizo evidente la dependencia en los visitantes cuando en otoño de 2020, se observaron, según The New York Times “escenas desgarradoras de toda la ciudad que dejaban al descubierto el devastador impacto de la ausencia de turismo”. A falta de viajeros, los taxistas no pudieron depender del tráfico habitual desde los aeropuertos, los restaurantes despidieron trabajadores y muchas tiendas cerraron sus puertas.