IV Edición: Recursos energéticos & mineros

Clientes y navieras empiezan a desistir del servicio logístico de Panamá por las protestas

La Cámara Marítima de Panamá (CMP) y el Consejo Empresarial Logístico (Coel) aseguraron, este lunes 13 de noviembre, que ya hay clientes y navieras que han comenzado a desistir del servicio logístico de Panamá a raíz de las interrupciones que ha sufrido la cadena, por las protestas en rechazo al contrato minero que hasta este lunes ya suman 23 días.

La presidente de la CMP, Yira Poyser, en conferencia de prensa, indicó que estas decisiones tendrían “un impacto en la economía del país”, tomando en cuenta que se habla de un sector que representa un tercio del producto interno bruto del país y genera un impacto social y de la empleabilidad.

Ahora bien, el escenario que se vive actualmente, según el presidente de Coel, Hugo Torrijos, es que “el hub logístico se está viendo perjudicado por el cierre de las vías terrestres, que impiden el tránsito de importación, exportación de carga desde y hacia Centroamérica, así como la carga que conecta vía aérea, que representa una pérdida económica de $200 millones por día.

Esta situación, dijo, se traduce en un embotellamiento, no solo en el sentido del transporte, sino en los almacenamientos y los contenedores, que no han podido salir desde los puertos. Además de la difícil situación de calcular la cantidad de contenedores que se encuentran varados en las vías.

“Ya hay clientes internacionales que han cancelado o movido su carga a otros lugares. Al final el cliente internacional necesita buscar la forma de mover su mercancía, ya sea por trasbordo marítimo o aéreo”, constató el presidente de Coel.

Aunque los clientes no comunican sus decisiones, la presidente de la CMP explicó que la reducción se verá cuando se publiquen los datos de lo que se dejó de mover en carga, que sobreentiende el hecho de que esa mercancía que regularmente se tenía, optó por otro destino. “La data es buena cuando veremos que el 100% del transbordo de carga que usaba nuestra ruta ahora puede estar entre un 40% o 45%”, manifestó.

Doble paralización

La CMP y Coel coincidieron en que la pérdida de clientes ocurre en medio de la doble paralización que el sector tiene con la crisis hídrica del Canal de Panamá y las afectaciones a la logística integral: ferroviaria, terrestre y acuática.

Por un lado, Poyser dijo que cuando hay afectaciones a la logística integral los que siempre dan la cara son el sector terrestre y ferroviario, que evitan que la mercancía salga por Colombia y México, pero se cuestionó que si uno de los dos está paralizado, ¿quién daría la cara por el país?

En este contexto, el presidente de Coel explicó que el ferrocarril siempre ha estado “acaparado” por las dos líneas navieras más grandes del mundo. Explicó que la carga por tren tiene la capacidad de llegar una hora a la ciudad de Panamá, mientras que por vía terrestre es impredecible porque en el camino se encuentra la Aduana, las cuarentenas, la Agencia Panameña de Alimentos o los cierres de calle.

La presidente del CMP recordó que con el Canal de Panamá están viviendo la disminución del tránsito paulatino de los buques, de 18 barcos por día, a partir de la próxima temporada seca. Este escenario, dijo, puede ocasionar que si en el futuro esos clientes se sienten cómodos en los lugares a donde se han ido, al retornar las funciones del Canal al 100% no existe garantía de que ellos regresen a la ruta.

Por ejemplo, Torrijos mencionó que ya hay líneas navieras que están haciendo sus cálculos para irse, a través del canal de Suez, en Egipto. También tiene conocimiento de empresas importadoras que han notificado que no enviarán mercancía al país, por temor a que no llegue al destino final por las protestas. A este se le agrega el freno a la producción y distribución que ha tenido el sector agropecuario nacional. “Lo que vemos es que se está mezclando el desabastecimiento local y el internacional”, advirtió.

Poyser defendió que el comercio internacional apostó por Panamá aún cuando existía una crisis hídrica, siguieron apostando por la logística integral. Para defenderla, indicó que se necesita reabrir la vía para que la mercancía circule.

Tanto la CMP como Coel reiteramos la necesidad de buscar una salida pacífica a esta crisis social que está viviendo el país. Hicieron un llamado al gobierno para que considere todas las opciones necesarias para garantizar la libre circulación en las vías nacionales, comenzando por el llamado al diálogo y la aplicación de las normas disponibles para restablecer el orden.