IV Edición: Recursos energéticos & mineros

Registran sorprendente récord de nidos de tortugas marinas en Florida

Lo que sí es sorprendente es que este año se ha registrado un récord de anidación en Florida y otros estados, a pesar de las crecientes preocupaciones sobre las amenazas del cambio climático que pesan sobre esta especie. 

De acuerdo con las estadísticas estatales preliminares en el estado del Sol, se encontraron más de 133.840 nidos de tortuga boba, rompiendo el récord establecido en 2016. Lo mismo ocurre con las tortugas verdes, de las cuales se estiman al menos 76,500 nidos, superando la marca establecida en 2017.

No todos los estados establecieron récords como Florida, pero hay un alto número de nidos de estas especies en Carolina del Sur, Alabama, Carolina del Norte y Georgia. 

Justin Perrault, vicepresidente de investigación del Loggerhead Marinelife Center en Juno Beach, afirmó a la agencia de noticias AP que el número de nidos en Florida es notable este año. Su organización monitorea el condado de Palm Beach y allí se batió un récord local con 4,000 nidos.

Las tortugas marinas se consideran especies en peligro o amenazadas y existen siete tipos: boba, verde, laúd, carey, lora, golfina y plana. Todas estas llegan a tierra en las noches de verano, cavando hoyos en la arena y depositando decenas de huevos antes de regresar al mar. 

Las playas de Florida son uno de los criaderos más importantes del mundo para las tortugas bobas.

Sin embargo, solo una de cada 1,000 crías de tortugas marinas llega a la edad adulta debido a innumerables amenazas naturales, como depredadores en la tierra y en el océano. También sufren por las alteraciones de los nidos y la dificultad para alcanzar el agua después de la eclosión. 

Este año, en un tramo de la costa del Golfo de Florida, donde se habían contado 75 nidos, la mayoría de ellos fueron destruidos por el huracán Idalia en agosto.

Peligro latente: cambio climático
El cambio climático es otro de los desafíos de esta especie, ya que reduce las playas debido al aumento del nivel del mar y provoca tormentas tropicales más intensas. 

Además, el aire, el agua y la arena se tornan más cálidos lo que disminuye sus posibilidades de supervivencia.

Un estudio reciente publicado en la revista Global Change Biology, dirigido por la profesora Mariana Fuentes, encontró otros datos relevantes. Las tortugas marinas deberán anidar mucho más tarde o mucho antes para hacer frente a las cambiantes condiciones ambientales. 

“Hemos descubierto que incluso si cambian el momento de su anidación, eso no será suficiente. Se requiere un esfuerzo para mantener las temperaturas de las zonas de anidación actuales”, dijo Fuentes.

A pesar del récord de anidación este año, los expertos advierten que la producción de crías puede no ser tan buena en el futuro. Por esta razón, consideran necesario tomar medidas para proteger su hábitat y frenar el cambio climático.