IV Edición: Recursos energéticos & mineros

CONSUMO Y REMESAS, FACTORES CLAVE EN EL CRECIMIENTO DE LA ECONOMÍA

De julio a septiembre de este año, la economía mexicana creció 1.1% ligando así ocho trimestres con datos positivos por primera vez desde el tercer trimestre del 2013 al mismo periodo, pero del 2015, cuando acumuló nueve periodos al alza.

De acuerdo con especialistas, la fortaleza de la economía nacional en estos meses ha sido por factores internos como el consumo, impulsado por un mercado laboral fuerte, aunado a remesas en máximos históricos, que deriva en un mayor gasto por parte de los hogares.

Ante esta buena racha, los analistas prevén que el PIB logrará un crecimiento por encima de su tendencia histórica del 2.0%, una situación que en 2024 podría repetirse, pese a las señales de desaceleración.

En este sentido, Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México, señaló en su cuenta de X. “Con los datos del PIB que dio a conocer el Inegi, si el crecimiento trimestral del cuarto trimestre de este año es 0.0 por ciento, el crecimiento del PIB en 2023 será 3.3 por ciento. Aun creciendo tan solo 0.3 por ciento en el último trimestre ya alcanzaremos 3.4 por ciento este año”.

EL DATO: De enero a septiembre, la economía en México acumuló un crecimiento del 3.4% anual, menor al 3.8% de hace un año.

Por sector de la actividad económica, el que tuvo un mayor crecimiento trimestral (julio-septiembre) fueron las actividades primarias o agropecuarias, cuyo avance fue de 2.6% trimestral, siendo su segundo periodo al alza de manera consecutiva. No obstante, el dato fue recortado desde el 3.2% del dato oportuno.

Las actividades secundarias o de la industria crecieron 1.3% a tasa trimestral, sumando 10 trimestres con datos positivos, pero de igual forma con un recorte desde 1.4% observado en un inicio.

En tanto, las actividades terciarias o de servicios finalizaron el tercer trimestre con un avance de 0.9%, mejor al 0.6% previsto y con lo que ligó ocho periodos de crecimiento.