Mujeres Factor de Éxito

La MTA amplía la aplicación de cámaras en los autobuses contra los conductores que bloquean el carril

La Autoridad de Transporte Metropolitano (MTA) planea ampliar significativamente sus esfuerzos de control de cámaras contra los conductores que interrumpen las operaciones de autobuses el próximo año. La agencia anunció el miércoles que ampliará la emisión automática de multas para incluir vehículos que bloqueen las paradas de autobús y el estacionamiento en doble fila en las rutas de autobús.

Actualmente, la MTA emplea cámaras en más de 600 autobuses en 21 rutas, emitiendo automáticamente multas de 50 dólares a los automóviles que bloquean los carriles para autobuses. A partir de mayo de 2024, esta aplicación se ampliará para incluir a los automovilistas que bloqueen las paradas de autobús o el estacionamiento en doble fila a lo largo de las rutas de los autobuses, y se impondrán multas si un autobús equipado con cámaras llega detrás de ellos.

En mayo, la MTA activará el control ampliado de cámaras en 500 autobuses en 14 rutas que ya están equipadas con cámaras de control automatizado de carriles para autobuses (ABLE). Para fines de 2024, la tecnología se implementará en 400 autobuses adicionales, cubriendo 14 rutas que actualmente carecen de cámaras. Posteriormente, está previsto que se agreguen cámaras a otros 1.000 autobuses en 30 rutas hasta 2027. Para reflejar el programa ampliado, ABLE pasa a llamarse Automated Camera Enforcement (ACE). La aplicación mejorada fue aprobada por los legisladores en el presupuesto estatal de este año y se ejecutará como un programa piloto hasta 2028.

Sunil Nair, director de transformación de flotas de cero emisiones de la MTA, enfatizó la importancia de mantener despejadas las paradas de autobús: “Esto es un gran cambio para nosotros. Asegurarnos de que nuestras paradas de autobús estén despejadas es muy importante para nosotros”.

Despejar el derecho de paso para los autobuses es crucial para mantener velocidades más rápidas que caminar. Los autobuses de Nueva York han sido los más lentos entre las principales ciudades estadounidenses, con un promedio de 8,18 mph este año. Varios factores contribuyen a la baja velocidad de los autobuses, incluidas las paradas de autobús muy cercanas, la congestión constante del tráfico y el impacto de los conductores individuales que violan las normas de estacionamiento. Nair destacó que un solo vehículo estacionado en doble fila puede causar retrasos a miles de viajeros, afectando el tráfico detrás de él y aumentando la congestión en las carreteras.

La ampliación del control de cámaras, particularmente con la iniciativa ACE, tiene como objetivo abordar estos desafíos y mejorar las velocidades de los autobuses. La activación de las cámaras ABLE ha mostrado un aumento promedio del 5% en la velocidad de los autobuses, y los destinatarios de multas por infracciones de carriles para autobuses rara vez repiten la infracción. Además, las velocidades de los autobuses aumentan un 10% cuando una ruta está equipada con un carril para autobuses y mejoran aún más con vías exclusivas para autobuses. Esto último ha dado lugar a una mejora de más del 40% en la velocidad de los autobuses en rutas específicas. A pesar de estos impactos positivos, persisten las preocupaciones sobre el lento ritmo de instalación de carriles para autobuses, y algunos mandatos legales no se cumplen, lo que provocó expresiones de decepción por parte de los funcionarios de tránsito.