IV Edición: Recursos energéticos & mineros

Instituto Nacional de Cancerología: 89 años transformando e innovando

El 21 de noviembre, el Instituto Nacional de Cancerología (INC) fue honrado con el ‘Premio Gonzalo Jiménez de Quesada’, otorgado por la Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá, como reconocimiento a su destacado legado histórico en el país, construido durante cerca de noventa años de servicios dedicados a generar competencias y capacidades para la investigación, el desarrollo y la innovación en el control del cáncer en Colombia.

La distinción destaca el papel fundamental de la institución en cambiar la representación social del valor público, convirtiéndose en un símbolo de innovación, eficiencia y calidad para todos. El origen de esta institución se remonta al 4 de agosto de 1934, con la fundación del Instituto Nacional de Radium como una dependencia de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional, en el marco de la influencia de la medicina francesa y del importante desarrollo tecnológico generado luego del descubrimiento del Radium por parte de Marie y Pierre Curie a finales del siglo XIX.

Su constitución fue posible como resultado del esfuerzo mancomunado por parte de los colombianos, quienes, mediante los bonos patrióticos, recolectados inicialmente para el financiamiento de la guerra con el Perú, permitieron reunir los fondos necesarios para construir el primer edificio del instituto, que hoy cuenta con el rótulo de Patrimonio Cultural de la Nación.

En 1951, el Instituto Nacional de Radium se convirtió en el Instituto Nacional de Cancerología (INC), como entidad adscrita en ese momento al entonces recién fundado Ministerio de Higiene. Así fue como su triple labor de asistencia, investigación y docencia en cáncer se amplió para abarcar diversas acciones en salud pública con enfoque preventivo en busca de generar estrategias que permitieran descentralizar la atención a los pacientes que padecían esta enfermedad.

Desde su fundación, el INC se ha adaptado a los diferentes contextos políticos, sociales y económicos que ha vivido Colombia y ha sido reconocido como un exitoso caso de gestión y generación de valor público, siendo considerado expresión y constructor de la configuración del Estado moderno en nuestro país.

La reforma a la salud implementada en 1993 (posible con la famosa Ley 100), que aprobó la creación del Sistema General de Seguridad Social en Salud como un régimen de mercado regulado que obligó a los hospitales públicos a competir con los privados o ser liquidados. El INC se convirtió, finalmente, en una Empresa Social del Estado (ESE), condición que le permitió mantener su carácter público y social originario.

Hasta 1993, los recursos para su financiamiento procedían, en su mayoría, de aportes de la Nación; a partir de la reforma, la mayoría de sus ingresos se generó en la venta de servicios de atención, con cerca de la mitad sus pacientes pertenecientes al régimen subsidiado. En este largo proceso histórico, el INC ha contribuido a la formación de la mayoría de los especialistas en oncología en las áreas médico quirúrgica, de radioterapia y cuidados paliativos en el país.

Por otra parte, el instituto coordina la Red Nacional de investigación en Cáncer y ha sido ratificado como centro de investigación por el Ministerio de Ciencia. A la par, lleva a cabo la coordinación de la vigilancia epidemiológica del cáncer debido a su condición de centro colaborador la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC, por su sigla en inglés).

Un legado de salud y excelencia

La labor del Instituto Nacional de Cancerología en pro de la salud de los colombianos le han permitido recibir diferentes reconocimientos. Dentro de los más importantes otorgados en los últimos años se encuentran el ‘Premio Nacional de Alta Gerencia’, entregado durante dos periodos consecutivos (2018 y 2020) por parte de la Presidencia de la República, además del primer puesto en el marco del ‘Premio a la Gestión Sectorial’ entre las entidades del sector salud FURAG (2020 - 2021) y la certificación de excelencia en salud, concedida por el Icontec en 2021. Además, el INC es el único hospital público de Latinoamérica que forma parte de la Organización Europea de Institutos de Cáncer y ocupa la secretaria técnica de la Red de Institutos de Cáncer de Latinoamérica.

Otro hito de gran relevancia en la historia del instituto sucedió el 17 de febrero de este año cuando se aprobó en el Congreso de la República la Ley 2291, “por medio de la cual se transformó la naturaleza jurídica del Instituto Nacional de Cancerología y se definió una nueva estructura y régimen legal”, logro concretado tras un intenso trabajo en la construcción y la socialización de la necesidad de adaptarse a los nuevos retos del siglo XXI.

Mediante esta legislación, el INC se convirtió en un Instituto Público de Investigación e Innovación y Salud Pública en Cáncer con un Centro de Atención Integral al Paciente con Cáncer. Con esta nueva naturaleza jurídica, el Instituto tiene la capacidad de adaptarse a la dinámica del mercado, fortalecer la soberanía sanitaria y generar competencias y capacidades para la investigación, el desarrollo y la innovación en el control del cáncer en el país por ser el legado histórico de una institución pública que ha cambiado la representación social del valor público como símbolo de innovación, eficiencia y calidad para todos.

Modernización para el bienestar de los pacientes

Ahora, gracias al apoyo reciente del Ministerio de Salud y Protección Social, el INC ha puesto en marcha un ambicioso proyecto para el fortalecimiento de la tecnología biomédica como es la adquisición de un nuevo resonador, un 'Pet digital', un 'SPECT', una torre de broncoscopia, varias estaciones de macroscopía, un acelerador lineal, un tomógrafo, ventiladores y camas de unidades de cuidado intensivo y hospitalización, un acelerador para tomoterapia, la renovación de un acelerador de alta gama para radiocirugía y la modernización de un equipo de braquiterapia.

Estas adquisiciones reflejan el compromiso continuo del INC con la actualización constante de su tecnología en pro a una cultura de atención integral para todos los colombianos.