Mujeres Factor de Éxito

EEUU: Congreso abre formalmente una investigación de juicio político contra Joe Biden

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó formalizar la investigación de juicio político (‘impeachment’) lanzada por los conservadores contra el presidente Joe Biden, con todos los republicanos apoyando el proceso políticamente cargado a pesar de las preocupaciones persistentes entre algunos en el partido de que la investigación aún no ha producido pruebas de mala conducta por parte del presidente.

La votación, 221-212, dejó constancia de que los republicanos de la Cámara apoyan un proceso de destitución que puede llevar a la pena máxima para un presidente: el castigo por lo que la Constitución describe como “altos delitos y faltas”, que puede llevar a la destitución del cargo si es declarado culpable en un juicio del Senado, donde los Demócratas tienen mayoría.

“No nos tomamos esta responsabilidad a la ligera y no prejuzgaremos el resultado de la investigación”, dijeron el presidente Mike Johnson y su equipo en una declaración conjunta tras la votación. “Pero es imposible ignorar el expediente probatorio”.

La autorización de la investigación garantiza que la investigación del juicio político se extienda hasta bien entrado 2024, cuando Biden se presente a la reelección y parece probable que se enfrente al ex presidente Donald Trump, que fue sometido a juicio político en dos ocasiones durante su mandato en la Casa Blanca. Trump ha presionado a sus aliados del Partido Republicano en el Congreso para que actúen con rapidez en el intento de destitución de Biden, como parte de sus llamamientos más amplios a la venganza y el castigo contra sus enemigos políticos.

La decisión de celebrar una votación se produjo cuando Johnson y su equipo se enfrentaban a una creciente presión para mostrar avances en lo que se ha convertido en una investigación de casi un año centrada en los negocios de los miembros de la familia de Biden. Aunque la investigación ha planteado cuestiones éticas, no se han encontrado pruebas de que Biden actuara de forma corrupta o aceptara sobornos en su cargo actual o en el anterior como vicepresidente.

En una reciente declaración, la Casa Blanca calificó todo el proceso de “expedición de pesca sin fundamento” que los republicanos siguen adelante “a pesar de que miembros de su propio partido han admitido que no hay pruebas que apoyen la impugnación del presidente Biden”.

Los demócratas de la Cámara de Representantes se levantaron el miércoles en oposición a la resolución de investigación.

“Todo esto es una maniobra política extrema. No tiene credibilidad, legitimidad ni integridad. Es un espectáculo”, dijo el representante demócrata Jim McGovern durante un debate en el hemiciclo.

Algunos republicanos de la Cámara de Representantes, sobre todo los que proceden de distritos políticamente divididos, se habían mostrado reticentes en las últimas semanas a votar sobre la destitución de Biden, por temor a un coste político significativo. Pero los líderes del Partido Republicano han argumentado en las últimas semanas que la resolución es sólo un paso en el proceso, no una decisión de destituir a Biden. Ese mensaje parece haber convencido a los escépticos.

“Como ya hemos dicho en numerosas ocasiones, votar a favor de una investigación de destitución no equivale a una destitución”, dijo el representante Tom Emmer, miembro del equipo de liderazgo del Partido Republicano, en una conferencia de prensa el martes.

Emmer dijo que los republicanos “continuarán siguiendo los hechos dondequiera que conduzcan, y si descubren pruebas de traición, soborno u otros altos crímenes y delitos menores, entonces y sólo entonces se considerarán los siguientes pasos hacia el procedimiento de destitución”.

Los demócratas de la Cámara se mantuvieron unificados en su oposición al proceso de destitución, diciendo que es una farsa utilizada por los republicanos para desviar la atención de Trump y sus problemas legales.

“No se inicia un proceso de destitución a menos que haya pruebas reales de delitos destituibles”, dijo el representante Jerry Nadler, el demócrata de mayor rango en el Comité Judicial de la Cámara, quien supervisó los dos procesos de destitución de Trump. “Aquí no hay ninguno. Ninguno”.

Los demócratas y la Casa Blanca han defendido repetidamente al presidente y la cooperación de su administración con la investigación hasta el momento, diciendo que ya ha puesto a disposición una enorme cantidad de documentos.

Los investigadores del Congreso han obtenido casi 40.000 páginas de registros bancarios citados y decenas de horas de declaraciones de testigos clave, entre ellos varios altos funcionarios del Departamento de Justicia encargados actualmente de investigar al hijo del presidente, Hunter Biden.

Aunque los republicanos afirman que su investigación se centra en última instancia en el propio presidente, se han interesado especialmente por Hunter Biden y sus negocios en el extranjero, de los que acusan al presidente de beneficiarse personalmente. Los republicanos también han centrado gran parte de su investigación en las acusaciones de interferencia en la larga investigación del Departamento de Justicia sobre los impuestos del menor de los Biden y su uso de armas.

Hunter Biden se enfrenta actualmente a cargos penales en dos estados derivados de la investigación del abogado especial. Está acusado de cargos de armas de fuego en Delaware, alegando que violó las leyes contra los usuarios de drogas que tienen armas en 2018, un período en el que ha reconocido haber luchado contra la adicción. El abogado especial David Weiss presentó cargos adicionales la semana pasada, alegando que no pagó alrededor de 1,4 millones de dólares en impuestos durante un período de tres años.

Los demócratas han admitido que, si bien el hijo del presidente no es perfecto, es un ciudadano privado que ya está siendo responsabilizado por el sistema judicial.

“Hay muchas pruebas de que Hunter Biden hizo muchas cosas indebidas. Ha sido acusado, irá a juicio”, dijo Nadler. “No hay ninguna prueba de que el presidente hiciera nada impropio”.

Fuente

7 Días