Mujeres Factor de Éxito

La población de Nueva York se redujo un 5% después de la pandemia, y los residentes se volvieron más viejos y más ricos

La ciudad de Nueva York perdió más del 5 % de su población en los dos años posteriores a la pandemia de COVID-19, según un nuevo estudio del contralor estatal Thomas DiNapoli

De cara a 2020, la Gran Manzana tenía 8.804.190 residentes, después de una década en la que se registró un aumento de población del 7,7%, comenzando con 8.175.133 residentes en 2010. 

Sin embargo, una vez que llegó la pandemia, decenas de neoyorquinos huyeron de la ciudad, lo que provocó una caída del 5,3% en la población total, con solo 8.335.897 residiendo en los cinco condados en 2022. 

La mayor parte de la pérdida de población se debió a que las personas se mudaron a otras partes del estado de Nueva York o Nueva Jersey, según el estudio, que citó un menor costo de vida como principal motor de la migración. 

Otros factores incluyeron la mayor libertad de los empleados para trabajar de forma remota, así como el deseo de más espacio durante largos períodos de cuarentena, dijo DiNapoli. 

"Los cambios en curso en la composición de la ciudad tienen implicaciones importantes para las decisiones presupuestarias y políticas que estamos tomando hoy", dijo el contralor en un comunicado. "Necesitamos que la ciudad siga siendo competitiva en el escenario mundial y un lugar donde la gente quiera moverse, echar raíces y prosperar".

Cambios de población entre municipios y municipios 
Según el estudio, no todas las zonas de la ciudad se vieron igualmente afectadas por la pérdida de población tras la pandemia. 

El Bronx, que contaba con una población de 1.472.654 en 2020, experimentó la mayor disminución en el número total de residentes, ya que solo 1.379.946 vivían en el distrito en 2022, lo que marca una disminución del 6,3%. 

Manhattan experimentó la segunda mayor disminución con un 5,8%, ya que la población disminuyó de 1.694.251 a 1.596.273 entre 2020 y 2022. 

Brooklyn y Queens experimentaron una disminución del 5,3% en su población: Kings Country cayó de 1.694.251 a 1.596.273 y Queens cayó de 2.405.464 a 2.278.029 residentes. 

Staten Island, con su costo de vida relativamente bajo y mucha menos densidad de población, experimentó una disminución de sólo el 0,9% en el número de residentes, de 495.747 a 491.133. 

Después de la pandemia, con un 5,6% menos de residentes, la demografía de la ciudad de Nueva York también es radicalmente diferente: la población de la ciudad se vuelve más vieja y más rica. 

En 2010, el número de hogares de la ciudad que ganaban más de 100.000 dólares al año rondaba el 23%. En los años siguientes, esa cifra aumentó gradualmente hasta el 35,2% en 2021, antes de saltar notablemente al 39% en 2022. 

Esto se debe en gran medida a que las personas con ingresos altos permanecieron en la ciudad de Nueva York, mientras que aquellos que ganaban menos de 100.000 dólares constituían una proporción desproporcionada de los que huyeron de la ciudad. 

Mientras tanto, un porcentaje mayor de quienes se mudaron a la ciudad eran personas con ingresos altos.

El salario medio de quienes se mudaron a la Gran Manzana en 2022 fue de 51.000 dólares, un 13,3% más que en 2021. Del mismo modo, las personas que se mudaron fuera de la ciudad en 2022 tenían un ingreso medio de 49.000 dólares.

Más allá de los ingresos, la población de la ciudad también envejeció. 

Entre 2020 y 2022, la proporción de residentes menores de 18 años disminuyó un 7,5%, mucho más rápido que la disminución nacional en ese grupo de solo 1,5%, según el estudio. 

La proporción de adultos jóvenes (de 18 a 44 años) disminuyó aún más durante ese tiempo, con una disminución del 7,6% en ese grupo entre 2020 y 2022.

Esto sugiere, según DiNapoli, que los padres que dieron a luz a nuevos hijos decidieron en gran número mudarse fuera de la ciudad. 

Como resultado de la disminución de la proporción de niños y adultos jóvenes, la proporción de adultos mayores aumentó, especialmente las personas mayores, que aumentaron su proporción de la población total de la ciudad de Nueva York en un 6%. 

Con una población que envejece, la ciudad debe buscar soluciones a largo plazo para garantizar que haya suficiente actividad económica para atender a los ciudadanos que envejecen, dijo DiNapoli. 

“A raíz de la pandemia, vemos una población alterada y esto plantea preocupaciones de larga data sobre el costo de vida, la creciente brecha de riqueza, la necesidad de preservar una clase media fuerte y los desafíos de atender a una población que envejece, garantizando al mismo tiempo que las familias sean poder criar a sus hijos aquí”, dijo el contralor. 

Fuente

AMNY