IV Edición: Recursos energéticos & mineros

Ecuador, Brasil y México, con oferta de turismo azul para los apasionados por el cuidado del océano

Ecuador, Brasil y México cuentan con oferta de turismo azul, una forma de crear experiencias de viaje y educar al turista sobre cómo conservar los ecosistemas marinos.

El turismo azul es una actividad que más allá de la recreación, busca el equilibrio entre el desarrollo económico y apreciar la importancia de la conservación de los recursos hídricos.

La esencia de este tipo de turismo, conocido como turismo marino o costero, abarca las tradicionales actividades playeras y también incluye experiencias relacionadas con la observación de vida marina, el buceo, el ecoturismo y la participación en proyectos de educación ambiental, generando un mayor interés en la conservación a largo plazo de estos valiosos recursos naturales.

Turismo azul
El turismo azul emerge como una forma revolucionaria para crear otras experiencias de viaje. El equipo de KAYAK, metabuscador de viajes líder en el mundo, encontró tres destinos latinoamericanos que son ideales para quienes buscan disfrutar del medio océanico sin aglutinamientos de gente y apreciar la vida en este hábitat:

1)       Las Coloradas (Mérida, Yucatán, México): Visitar esta playa es sumergirse en un paisaje surrealista de aguas que desafían la lógica con su tonalidad rosa vibrante. Se pintan de este color en los meses de marzo y agosto, gracias al efecto del sol sobre la sal y presencia de microorganismos.

Más allá de la estética impresionante, Las Coloradas es un testimonio vivo de la riqueza natural de la región. Los flamencos rosados, que pueblan las aguas poco profundas, añaden un toque de gracia a este espectáculo visual.

●        La forma más cómoda y flexible de llegar es en un vuelo con escala de Quito a Mérida, donde puedes rentar un automóvil. La ruta más directa es tomar la carretera Mérida – Motul y luego Mérida – Río Lagartos en un trayecto que puede tomar alrededor de 3 horas.

2)       Islas Galápagos (Ecuador): Las “Islas Encantadas”, donde la naturaleza despliega su esplendor de manera única, es un laboratorio viviente que permitió a Charles Darwin desarrollar su teoría de la evolución. Los viajeros pueden presenciar la vida salvaje en su forma más pura: desde las tortugas gigantes y las iguanas marinas hasta aves de patas azules.

Esta es una travesía transformadora en la que los turistas pueden tomar medidas ecoamigables para respetar la preservación de este patrimonio natural, como acudir a áreas protegidas con un guía naturalista, no tocar ni alimentar a los animales y evitar desperdicios durante su visita…

Esta reserva marina ha sido reconocida como Patrimonio Natural de la Humanidad en 1976, Reserva de la Biosfera de la UNESCO en 1984 y Sitio Ramsar en 2001.

●        El mejor momento para viajar desde Quito es en abril; donde encontrarás precio promedio de vuelos desde USD 204.

3)       Mariscal (Santa Catarina, Brasil): Es una joya escondida que invita a los turistas a descubrir un paraíso costero donde la naturaleza despliega su encanto de manera deslumbrante. Esta playa de aguas cristalinas y su extensa franja de arena dorada, crea un escenario idílico para los amantes del sol y el mar. Mariscal ofrece también emocionantes oportunidades para practicar deportes acuáticos, como el surf y el buceo en sus ricos fondos marinos, lejos del bullicio urbano.

Para la temporada 2023 – 2024, esta playa obtuvo la certificación Bandera Azul por su trato respetuoso con la naturaleza.

●        Para llegar hay que tomar un vuelo de Quito hacia Florianópolis, con tiquetes de precio promedio desde USD 666 en mayo. Desde allí puedes tomar un autobús, un taxi o alquilar un automóvil para llegar a Mariscal en el municipio de Bombinhas, aproximadamente a unas dos horas.

Si eres un viajero que busca destinos conscientes, alista maletas y disfruta a la vez que conservas el planeta.