IV Edición: Recursos energéticos & mineros

Más familias hispanas están llegando a la clase media

La clase media hispana ha crecido más rápido que la clase media blanca o negra en la última década y ha alcanzado casi la paridad con la clase media blanca en siete estados, según un nuevo análisis de Stateline.

Entre 2012 y 2022, el porcentaje de hogares hispanos en el país que calificaban como de clase media creció de aproximadamente el 42% al 48%, mientras que la proporción de hogares blancos de clase media se mantuvo aproximadamente igual en 51%. La proporción de hogares negros de clase media creció más lentamente, del 41% al 44%.

El creciente éxito económico de los hogares hispanos refleja la maduración de una comunidad que ahora tiene más residentes nacidos en Estados Unidos. Pero también refleja un cambio en la suerte de los inmigrantes que ocupan empleos de servicios que tienen una gran demanda, así como una escasez de mano de obra más amplia que ha hecho subir los salarios.

Sin embargo, los logros son frágiles y podrían evaporarse con el tiempo, dijo Thomas Sáenz, presidente del Fondo Educativo y de Defensa Legal México-Americano, que aboga por prácticas laborales justas para los trabajadores hispanos.

“Si bien celebro el progreso, no basta con decir que estamos cerca de resolver los problemas de inequidad de las comunidades de color. No lo somos”, dijo Sáenz. Señaló que los ingresos de la clase media tardan mucho en traducirse en riqueza, lo que a menudo implica pasar los beneficios financieros de la propiedad de vivienda a las generaciones futuras.

Un  informe del Pew Research Center  del año pasado encontró que los adultos negros e hispanos tienen más probabilidades que los adultos blancos de salir de la clase media una vez que la alcanzaron, según datos hasta 2021. Los estadounidenses negros e hispanos todavía están rezagados en la educación universitaria, lo cual es asociado con mayores posibilidades de éxito económico, dijo en un correo electrónico Rakesh Kochhar, investigador principal y autor del informe.

Además, el porcentaje de hogares hispanos que ganan más del doble del ingreso medio, 10%, sigue siendo muy inferior al 21% de los hogares blancos en esa categoría.

Para fines del análisis, Stateline definió como clase media a aquellos hogares que ganan entre dos tercios y el doble del ingreso medio estatal ajustado por el tamaño de la familia, que oscila entre aproximadamente $70,000 en Nuevo México y casi $108,000 en Massachusetts. El análisis se basa en las respuestas a la Encuesta sobre la comunidad estadounidense de la Oficina del Censo de EE. UU. proporcionada por la Universidad de Minnesota en ipums.org.

Según la definición de Stateline, un hogar de tres personas tendría que ganar $46,000 para calificar como clase media en Nuevo México. Una familia del mismo tamaño tendría que ganar 53.000 dólares en Florida y 72.000 dólares en Massachusetts y Nueva Jersey. El análisis sólo incluyó los 15 estados donde al menos el 10% de la población es hispana.

Entre esos estados, la proporción de familias hispanas de clase media es casi la misma que la de hogares blancos en siete estados: Arizona, California, Florida, Illinois, Nevada, Nuevo México y Texas. En Illinois, Nevada y Nuevo México, la proporción de hispanos de clase media es mayor que la de blancos, y está dentro de los 3 puntos porcentuales en los otros cuatro estados.

En 2012, el único estado donde el porcentaje de clase media hispana se acercó al de los hogares blancos fue Nuevo México.

Nevada ilustra el progreso que han logrado las familias hispanas. El cincuenta y siete por ciento de los hogares hispanos en Nevada son de clase media, en comparación con el 52% de los hogares blancos. Eso es un cambio respecto a 2012, cuando el 53% de los hogares blancos y el 49% de los hogares hispanos eran de clase media.

Recientemente, la montaña rusa de fortunas de la industria turística de Nevada ha sido una bendición económica para los trabajadores hispanos. Se produjeron despidos tanto durante la Gran Recesión como durante la pandemia, pero últimamente los empleos han vuelto con salarios más altos que antes.

El mes pasado, el  Sindicato Culinario  ratificó un contrato para 40.000 trabajadores de centros turísticos de Nevada que aumentará el salario un 32% en cinco años. Para Elsa Roldán, una madre soltera que limpia las habitaciones de los huéspedes en el resort Bellagio en Las Vegas, eso la colocaría por encima del umbral de clase media al que ya se está acercando con su salario de 25 dólares la hora. En Nevada, el rango de ingresos de los hogares de clase media es de aproximadamente $54,000 a $161,000.

“No podría estar más feliz ni más orgulloso. Me siento de clase media, o tal vez de clase trabajadora, pero tengo mis beneficios, mi atención médica, soy dueño de mi casa en Henderson [un suburbio de Las Vegas], un área muy tranquila donde me siento seguro, y mi hijo está en universidad”, dijo Roldán, quien nació en Chicago y vivió en México por un tiempo antes de mudarse a Las Vegas hace 17 años.

Las Vegas ha cambiado mucho desde que Antonio Muñoz creció allí como hijo de trabajadores que llegaron en la década de 1960 como parte del  Programa Bracero  que trajo trabajadores de México para aliviar la escasez de mano de obra. En aquel entonces, los vecindarios estaban segregados en diferentes áreas para familias blancas, latinas y negras, pero ahora los vecindarios son mixtos, dijo. Muñoz es el primero de la familia en tener su propio negocio, el restaurante y servicio de catering 911 Taco Bar.

Sin embargo, ser propietario de una pequeña empresa no es fácil.

“Siento que lo estamos haciendo bastante bien, aunque siempre hay altibajos en el negocio de la restauración. Hemos estado ocupados, pero con toda la inflación no ganamos más dinero”, dijo Muñoz. Está considerando comprar el edificio de su propio restaurante, pero los precios ascienden a 1,5 millones de dólares por un simple servicio de autoservicio, y no está seguro de poder permitirse un préstamo tan grande.

La brecha entre los hogares hispanos y blancos de clase media es mayor en los estados del noreste, donde los costos de vida son más altos. Los residentes hispanos en estados como Rhode Island y Nueva Jersey también tienen menos probabilidades de haber nacido en Estados Unidos y de hablar inglés con facilidad, factores que se ha demostrado que aumentan el acceso a los ingresos de la clase media.

La disparidad entre la clase media hispana y blanca sigue siendo de 10 puntos porcentuales o más en Connecticut, Massachusetts, Nueva Jersey y Rhode Island.

En Rhode Island, donde el 13% de los hogares son hispanos, el 39% de los hogares hispanos son de clase media en comparación con el 56% de los hogares blancos, una brecha que es aproximadamente la misma que en 2012.

Muchos residentes hispanos en Rhode Island son madres solteras de Centroamérica con trabajos mal remunerados en limpieza de casas y cuidado de niños, con pocas posibilidades de comprar casas y generar riqueza en el inflado mercado inmobiliario actual, dijo Marcela Betancur, directora de la organización sin fines de lucro Latino Policy Institute. en Providencia.

“Ser clase media significa más que dinero. Significa poder transmitirlo a la próxima generación”, dijo Betancur, y agregó que ve esperanza para el futuro en aumentar la inscripción universitaria entre los hijos de inmigrantes.

Rosa Flores nació en la República Dominicana y es propietaria de un salón de belleza en Providence, donde se mudó después de estudiar en una facultad de belleza en la ciudad de Nueva York hace unos 20 años. Madre soltera, soportó algunos momentos difíciles durante la pandemia y vivió de sus ahorros cuando el salón Disnalda cerró durante 72 días.

“La gente regresó, gracias a Dios, fue un gran alivio y ahora estamos bien”, dijo Flores. “Me siento de clase media y es mucho más fácil sobrevivir ahora que tengo mi propio negocio. Estoy muy feliz."

La brecha de clase media entre los hogares blancos e hispanos es de 12 puntos porcentuales en Massachusetts, 11 puntos en Connecticut y 10 puntos en Nueva Jersey.

En general, el crecimiento de la clase media hispana es “rápido pero no sorprendente” a medida que la comunidad madura e incluye a más ciudadanos nacidos en Estados Unidos que reciben educación y hablan inglés, dijo William AV Clark, profesor de geografía en la Universidad de California en Los Ángeles. , que escribió un libro en 2003 sobre la inmigración y la clase media.

Un  informe publicado este año  por The American Journal of Economics and Sociology también enfatizó la importancia de la fluidez en inglés.

El informe analizó el gasto entre 2010 y 2019 y encontró que las familias hispanas de habla inglesa gastaron más que las que solo hablaban español en gastos considerados de clase media, como hipotecas de viviendas, pagos de automóviles y vacaciones familiares, dijo la autora Hua Zan, investigadora de economía familiar. en la Universidad de Hawaii.