IV Edición REM: Recursos energéticos & mineros

Google llega a acuerdo en demanda por la captura de datos en modo incógnito "potencialmente vergonzoso"

Google llegó a un acuerdo en una demanda colectiva en la que se le acusa de realizar una apropiación orwelliana de datos "potencialmente vergonzosos" de decenas de millones de personas que utilizan el "modo incógnito" de la empresa y otros tipos de navegación privada, según un expediente judicial.

Los tres californianos y otros dos que demandaron al gigante de la publicidad digital de Mountain View en nombre de ellos mismos y de legiones de otros usuarios de Internet en 2020 afirmaron que la empresa capturó los datos a pesar de haber dicho que no lo haría.

Google, en un intento el año pasado por lograr que se desestimara el caso , argumentó en un expediente judicial que “nunca hizo tal promesa”.

Los demandantes buscaban para ellos y otros usuarios de Internet afectados la devolución de lo que, según afirman, son miles de millones de dólares en ganancias que Google obtuvo a partir de los datos de navegación, además de daños no especificados de más de 5.000 dólares para cada demandante y usuario afectado. En diciembre de 2022, un juez desestimó el intento de los demandantes de dar derecho a decenas de millones de usuarios a recibir una indemnización en el caso.

Los términos del acuerdo, que debe ser aprobado por un juez, no fueron revelados en la presentación judicial conjunta de la semana pasada en la que ambas partes informaron al tribunal sobre el acuerdo. Dos días después de la presentación, la jueza Yvonne González Rogers canceló el juicio previsto para el 29 de enero.

La demanda presentada en el Tribunal de Distrito de Oakland, EE.UU., alegaba que las prácticas de datos de Google le daban a él y a sus empleados "poder para conocer detalles íntimos sobre las vidas, los intereses y el uso de Internet de las personas". La empresa, afirma la demanda, “sabe quiénes son tus amigos, cuáles son tus pasatiempos, qué te gusta comer, qué películas miras, dónde y cuándo te gusta ir de compras, cuáles son tus destinos de vacaciones favoritos, cuál es tu color favorito”. e incluso las cosas más íntimas y potencialmente vergonzosas que navega en Internet, independientemente de si sigue los consejos de Google de mantener sus actividades 'privadas'”.

"Google se ha convertido en un tesoro inexplicable de información tan detallada y amplia que George Orwell nunca podría haberlo soñado".

En agosto, González Rogers emitió una orden acordando con los demandantes que cualquiera que usara el modo incógnito en el navegador Chrome de Google podría deducir razonablemente de la pantalla inicial que Google no tomaría sus datos. La página de ayuda "Buscar y navegar de forma privada" de la compañía, para usuarios de Chrome y otros navegadores, incluido Safari, decía: "usted tiene el control de la información que comparte con Google cuando realiza una búsqueda", señaló el juez.

Aunque Google había declarado públicamente desde mediados de 2016 que no recopilaría información del usuario durante una navegación supuestamente privada, González Rogers escribió que la empresa "lo hizo de todos modos, recopilando, agregando y vendiendo datos de navegación privada de los demandantes sin su consentimiento".

Incluso cuando las personas usaban modos privados o incógnito en los navegadores de otras empresas, cuando visitaban un sitio web utilizando los servicios de Google, el software de la empresa dirigía el navegador del usuario "para enviar una comunicación separada a Google", escribió González Rogers en su orden de agosto.

Google y los demandantes (Chasom Brown, Christopher Castillo y Monique Trujillo de California, William Byatt de Florida y Jeremy Davis de Arkansas) acordaron anteriormente que la clase de personas que utilizan modos de navegación privada desde mediados de 2016 asciende a decenas de millones, dijo el juez. anotado en una orden anterior.

Los demandantes afirmaron que Google vinculó el historial de navegación privado de los usuarios con los perfiles de usuario que la empresa crea para publicidad dirigida. Google negó haber hecho esas conexiones, dijo González Rogers.

Las pruebas presentadas por los demandantes incluyeron comunicaciones internas de Google que afirman que Google almacena los datos de navegación habituales y privados de los usuarios en los mismos registros, utiliza esos "registros mixtos" para enviar anuncios personalizados a los usuarios y que incluso si los puntos de datos individuales son anónimos por sí solos, que Google podría agregarlos para identificar usuarios específicos con una alta probabilidad de precisión, escribió el juez.

Google, en un expediente judicial del año pasado, argumentó que su política de privacidad "revelaba expresamente" las formas en que se recopilarían y utilizarían los datos, y que los demandantes estaban de acuerdo con ello.

En una declaración a esta organización de noticias el año pasado, Google dijo que cuestionaba firmemente las afirmaciones de la demanda. La firma dijo que Incognito en Chrome les dio a los usuarios “la opción de navegar por Internet sin que (su) actividad se guarde en (su) navegador o dispositivo”, pero se negó a abordar las afirmaciones de que la compañía podría identificar a los usuarios mezclando datos de navegación privados y ordinarios. .

González Rogers, en un fallo de diciembre de 2022, citó pruebas presentadas por Google que indicaban que el conocimiento de los usuarios sobre la recopilación de datos de navegación privada de la empresa variaba ampliamente. El juez se negó a permitir que decenas de millones de usuarios fueran certificados como una clase con el fin de recibir pagos por daños y perjuicios. Pero González Rogers certificó a esos usuarios como una clase con respecto a la demanda de los demandantes de una orden judicial que prohibiera a Google "interceptar, rastrear o recopilar" datos de la navegación privada de los usuarios.

La presentación judicial conjunta de la semana pasada decía que Google y los demandantes llegaron al acuerdo a través de mediación y que esperaban presentar el acuerdo para su aprobación judicial a finales de febrero.