IV Edición: Recursos energéticos & mineros

La Eficiencia de la Inteligencia Artificial para realizar labores de expertos

La inteligencia artificial (IA) es una tecnología que permite a las máquinas realizar tareas que normalmente requieren inteligencia humana, como el reconocimiento de patrones, el procesamiento del lenguaje natural o el aprendizaje automático. La IA puede ayudar al auditor forense, un experto que se encarga de investigar y prevenir fraudes, corrupción y otros delitos financieros, en el cumplimiento de sus funciones de varias formas.

Por ejemplo, la IA puede facilitar el análisis de grandes volúmenes de datos, identificando anomalías, riesgos o indicios de irregularidades. La IA también puede automatizar procesos repetitivos o rutinarios, ahorrando tiempo y recursos al auditor. Además, la IA puede mejorar la calidad y la precisión de los informes y las evidencias, proporcionando al auditor herramientas para validar, verificar y visualizar la información.

La inteligencia artificial (IA) es una herramienta poderosa que puede ayudar a los auditores forenses a detectar o prevenir fraudes empresariales. Veamos algunos casos en que la IA ha sido utilizada con éxito para este fin.

- Un caso es el de una empresa de telecomunicaciones que utilizó un algoritmo de IA para analizar las llamadas telefónicas de sus clientes y detectar patrones anómalos que indicaban posibles fraudes. El algoritmo identificó más de 200 casos de fraude en un año, lo que supuso un ahorro de más de 10 millones de dólares para la empresa.

- Otro caso es el de una entidad financiera que empleó un sistema de IA para monitorear las transacciones bancarias de sus clientes y alertar sobre posibles operaciones sospechosas. El sistema utilizó técnicas de aprendizaje automático y procesamiento del lenguaje natural para clasificar las transacciones según su nivel de riesgo y generar reportes detallados para los auditores forenses.

- Un tercer caso es el de una compañía de seguros que usó un modelo de IA para verificar las reclamaciones de sus asegurados y detectar posibles fraudes. El modelo comparó las reclamaciones con los datos históricos y las imágenes disponibles, y asignó una puntuación de confianza a cada una. Las reclamaciones con baja confianza fueron revisadas por los auditores forenses, lo que permitió reducir el tiempo y el costo del proceso.

La IA ofrece ventajas como la rapidez, la precisión, la escalabilidad y la capacidad de adaptación, lo que la convierte en una aliada indispensable para combatir el fraude.

En conclusión, la eficiencia de la inteligencia artificial puede ayudar al auditor forense en el cumplimiento de sus funciones, aumentando su productividad, su efectividad y su valor añadido. La IA no pretende sustituir al auditor, sino complementar su trabajo y potenciar sus capacidades.

Fuente

Rodrigo Planas