IV Edición: Recursos energéticos & mineros

“Così fan tutte”, la obra perfecta para los curiosos amantes de la ópera

DOS PAREJAS profundamente enamoradas, la intriga de un escéptico y una atrevida apuesta componen el argumento de “Così fan tutte”, la última de tres obras maestras que escribieron Wolfgang Amadeus Mozart y Lorenzo Da Ponte en 1790, siendo la más incomprendida e injustamente ignorada durante el periodo del romanticismo.

Tres siglos después, esta ópera llega al Teatro Mayor de Bogotá bajo la batuta del renombrado director mexicano José Areán y el director escénico Marcelo Lombardero, de México.

“La fidelidad de las mujeres es como el ave fénix, todos dicen que existe, pero dónde está… Nadie lo sabe.” Con estas palabras de don Alfonso, uno de los personajes, comienza esta delirante comedia que habla de la infidelidad de las mujeres, superada por la falta de principios morales de los hombres. Fiordiligi y Dorabella son, en realidad, víctimas de una intriga tramada por sus amantes, Guglielmo y Ferrando, y por el viejo Don Alfonso.

Esta puesta en escena tendrá tres funciones: 21, 23 y 25 de febrero, en el que la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia y el Coro Nacional de Colombia acompañarán a los grandes solistas que le dan vida a la obra.

Nina Solodovnikova, Paola Leguizamón, Juan David González, Pablo Martínez, Manuela Tamayo y Hernán Iturralde encarnan a los protagonistas de esta divertida historia llena de lirismo y diversión absolutamente imperdible.

Por encargo

Esta ópera cómica en dos actos de Wolfgang Amadeus fue representada por primera vez el 26 de enero de 1790. La obra fue encargada a Mozart por el emperador en el invierno de 1789-1790, duro invierno de miseria para el músico. Se dice que el emperador había sugerido también personalmente el asunto.

De este modo, esta puesta en escena en el Mayor la acción está situada en la década de 1970 en el Río de la Plata (Sudamérica). Los coloridos atuendos y la escenografía hacen referencia al movimiento hippie con mariposas de casi dos metros de largo y un corazón de un metro de diámetro colgando en el fondo de la escena.

La obra narra la historia de Ferrando y Guglielmo, los prometidos de dos hermanas: Dorabella y Fiordiligi. Don Alfonso, un hombre mayor, asegura que todas las mujeres son infieles y que ellas no serán la excepción. Ante la negativa de ellos, les propone hacer una apuesta. Así, haciéndose pasar por otros hombres, con ayuda de Despina, la empleada de servicio de las mujeres, Ferrando y Guglielmo elaboran varios planes para hacer caer en tentación a sus prometidas.

Los personajes interpretan el argumento como si fuera la trama de un programa televisivo para el que están actuando. Así, se desarrolla una historia en un estudio de televisión totalmente móvil que se transforma a medida en que transcurre la función, como si el espectador viera todo como si se viviera a través de una cámara que se mueve.

La obra habla de la irracionalidad de los sentimientos amorosos, la intrínseca debilidad de la naturaleza humana, la volubilidad, la magia y el misterio del amor. Mozart supo envolver esta trama corrosiva, de pasión y cinismo con una música sutil, de una belleza perturbadora que convierte a “Così fan tutte” en una de las obras maestras del compositor.

Mirada crítica

De acuerdo con José Areán, esta es una obra que tiene una mirada crítica desde su estreno en 1790, porque “Così fan tutte”, quiere decir en italiano: “Así hacen todas”, por lo tanto, “es una historia producto de la imaginación de Lorenzo Da Ponte, porque sabemos que es la tercera obra que escribió Mozart. Francamente tiene una medición bastante misógina, la cual representa un enorme reto para el que lo vaya a poner en escena. En este caso, Marcelo Lombardero hace una denuncia, es feminista de fondo. En la propuesta original la historia en sí no se podría contar, por lo tanto, sin cambiar una sola palabra del libreto, se le puede dar una visión moderna. A través de esta misógina se hace la denuncia en el marco de la comedia original sin cambiar absolutamente ni una sola nota ni una sola palabra”.

De este modo, la puesta en escena estará acompañada de los delicados tonos musicales del romanticismo de siglo 19, cuando la obra fue despreciada y catalogada como superficial, estúpida, tonta y, demás inmoral.

“La verdad es que su música es absolutamente gloriosa, tiene la característica particular de ser por dos parejas. Hacemos duetos, tríos, cuartetos, sextetos. Los quintetos de estos finales son muy vertiginosos, como los finales de la Bodas de Fígaro, una obra verdaderamente deliciosa, desde punto de vista de la comedia”, destaca.

José Areán es un destacado director musical mexicano en los campos de la ópera, la música sinfónica, la música cinematográfica y la promoción cultural. En marzo de 2023 fue nombrado director artístico de la Orquesta Sinfónica de Yucatán.

Ha estado al frente de importantes orquestas de México: entre 2005 y 2016 fue director asociado de la Orquesta Sinfónica de Minería, entre 2011 y 2016 fue director huésped principal de la Orquesta Filarmónica de Ciudad de México y entre 2017 y 2023 fue director artístico de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes.  Además, ha dirigido importantes títulos de ópera y estrenos mundiales de ópera en escenarios de América Latina y Europa.

Mientras que Marcelo Lombardero hizo parte del coro de niños y del coro estable del Teatro Colón y posteriormente hizo carrera como barítono.

Su carrera como director de escena comenzó en el Centro de Experimentación del Teatro Colón y debutó en 1995 con la puesta en escena de ‘El castillo de Barbazul’.

Entre 2005 y 2017 fue director artístico del Teatro Colón y allí creó y dirigió posteriormente la Ópera de Cámara del Teatro Colón. También dirigió el Teatro Argentino de La Plata.

Ha visitado el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo desde sus inicios: hizo parte del equipo artístico de “Ainadamar” de Osvaldo Golijov, en un montaje del Teatro Argentino de la Plata en 2011. Luego dirigió “Auge y caída de la ciudad de Mahagonnny”, de Kurt Weill y Bertolt Brecht (2018), en 2019 dirigió un taller de ópera de Mozart con jóvenes talentos colombianos y, finalmente, regresó en 2020 para dirigir “Don Giovanni”, de Mozart y Da Ponte.

Personajes

Fiordiligi

Nina Solodovnikova, soprano, Rusia

Dorabella

Paola Leguizamón, mezzosoprano, Colombia 

Guglielmo

Juan David González, barítono, Colombia

Ferrando

Pablo Martínez, tenor, Colombia 

Despina

Manuela Tamayo, soprano, Colombia 

Don Alfonso

Hernán Iturralde, bajo, Argentina