Mujeres Factor de Éxito

Juez federal aprueba acuerdo que revisa cómo la policía de Nueva York maneja las protestas

Un juez federal dio el miércoles la aprobación final a un acuerdo que revisará la forma en que la policía de Nueva York vigila las protestas en la ciudad en el futuro, a pesar de las objeciones del sindicato más grande del departamento.

La jueza del Tribunal Federal de Distrito, Colleen McMahon, rechazó los argumentos de la Police Benevolent Association (PBA), el sindicato que representa a 24.000 policías de base, de que el acuerdo alcanzado en septiembre en el litigio Payne v. De Blasio perjudicaría el interés público y la seguridad. de agentes de policía.

“Simplemente no hay evidencia, y mucho menos evidencia sustancial, de que el interés público quedaría perjudicado si se aprobara el Acuerdo”, escribió McMahon en su fallo.

Eso permite que avance el acuerdo entre la ciudad, la fiscal general del estado, Letitia James, la Unión de Libertades Civiles de Nueva York y la Sociedad de Ayuda Legal. La demanda y el acuerdo se derivaron de la respuesta agresiva de la policía de Nueva York a las protestas de 2020 tras la muerte por estrangulamiento de George Floyd, a manos del ex oficial de policía de Minneapolis Derek Chauvin.

Al igual que otros departamentos de policía de todo el país, la respuesta de la policía de Nueva York a las protestas de Floyd produjo momentos viscerales de actuación policial hiperagresiva que repercutieron en las redes sociales. Se vio a agentes de policía empujando, golpeando, empujando y gritando a los manifestantes. Los policías también “hirvieron” a los manifestantes (rodearon a las personas durante largos períodos de tiempo y se negaron a dejarlos salir) y dos oficiales fueron capturados en un video viral conduciendo sus patrullas hacia una multitud.

La mayoría de los agentes no han enfrentado medidas disciplinarias por sus acciones, a pesar de que la Junta de Revisión de Quejas Civiles lo recomendó para docenas de policías por sus acciones.

“Sabemos que la policía de Nueva York no puede controlarse a sí misma y no permitiremos que la PBA destruya un acuerdo de sentido común para abordar la violencia y la vigilancia excesiva e imprudente que los neoyorquinos experimentaron de primera mano al defender las vidas de los negros en el verano de 2020”, dijo Molly Biklen. de NYCLU y Jennvine Wong de Legal Aid Society en un comunicado. "Esperamos ver cómo se desarrollan estas reformas y responsabilizaremos tanto a la ciudad como al Departamento de Policía de Nueva York si sus agentes no implementan estas prácticas nuevas y necesarias".

El acuerdo establecerá nuevos “niveles” para vigilar las protestas según el tamaño, el alcance y las condiciones de una manifestación determinada, con el objetivo de reducir la escalada para proteger los derechos de los manifestantes de la Primera Enmienda. Según los términos , la “respuesta predeterminada a una protesta no puede ser un gran despliegue de agentes”.

El acuerdo también prohíbe a la policía realizar kettling, en los que individuos o grupos de personas son rodeados por la policía y encerrados con la intención de arrestarlos, incluso si no hay una causa probable. El año pasado, la policía de Nueva York acordó resolver una demanda por millones de dólares por un incidente de kettling en el vecindario Mott Haven del Bronx durante las protestas de junio de 2020, acordando pagar 21.500 dólares cada uno a cientos de manifestantes, incluidos observadores legales.

La policía de Nueva York también debe mejorar el trato que da a los miembros de la prensa que cubren las protestas y no puede restringir su derecho a observar y grabar una. Los miembros de los medios de comunicación no pueden ser arrestados por cubrir una protesta, y si se ordena la evacuación de un área, los periodistas no estarían obligados a abandonarla.

La policía de Nueva York también tendrá que contratar un nuevo “Ejecutivo Senior de Actividad de la Primera Enmienda” en el rol de Subjefe o superior, encargado de supervisar la respuesta a las protestas, las políticas y la capacitación de los oficiales, y la implementación y el cumplimiento de las reformas estarán sujetos a supervisión. por un organismo independiente.

"Estoy satisfecho con la decisión de hoy de permitir que los términos de nuestro acuerdo avancen en su totalidad", dijo James en un comunicado. "Con estas reformas policiales, los neoyorquinos pueden ejercer su derecho de la Primera Enmienda a protestar pacíficamente sin miedo, intimidación o daño".

La policía de Nueva York no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. Liz García, portavoz del alcalde Eric Adams, dijo que el acuerdo “nos ayudó a poner fin a un litigio largo y costoso”.

En una declaración a NY1 , el presidente de la PBA, Patrick Hendry, dijo que el acuerdo estaba “equivocado”.

“La próxima vez que los alborotadores se apoderen de una protesta pacífica, la próxima vez que los agitadores cierren nuestras carreteras, puentes o metros, los neoyorquinos deben recordar que su ciudad decidió fomentar estas perturbaciones al firmar este acuerdo equivocado”, dijo Hendry. .

A diferencia de la PBA, los sindicatos que representan a los detectives y sargentos de la policía de Nueva York respaldaron el acuerdo.

Fuente

AMNY