IV Edición: Recursos energéticos & mineros

Uso de dinero móvil y pagos digitales se acelera en Centroamérica, Panamá y República Dominicana

La utilización de servicios financieros digitales ha experimentado un rápido crecimiento de Centroamérica, Panamá y República Dominicana en los últimos cinco años, con el porcentaje de adultos en la región que son propietarios de cuentas de dinero móvil duplicándose del 4% al 8% entre 2017 y 2021, según un nuevo estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Las plataformas digitales facilitan el ahorro, mejoran la seguridad, la rapidez, y reducen los costos asociados con los pagos domésticos y remesas internacionales, lo que es especialmente relevante en la región, donde los hogares más vulnerables dependen de las remesas, según el informe económico del BID: “Hacia una mayor inclusión financiera para el desarrollo”.

El estudio destaca el número de cuentahabientes de dinero móvil y de pagos digitales, lo que representa un avance en inclusión financiera de empresas y hogares en la región y una puerta de entrada a otros productos y servicios financieros, con una menor dependencia de la infraestructura bancaria tradicional.

A pesar de los avances, la región enfrenta desafíos para cerrar brechas con otras partes del mundo en términos de adopción de herramientas financieras digitales, así como en otras políticas que influyen positivamente en la inclusión financiera. Estas incluyen el desarrollo de una estrategia nacional de inclusión financiera, la educación financiera, el impulso a la competencia, y mejora en la tasa de recuperación de los créditos ante impago. Otros retos son el acceso a la información crediticia de los deudores, la eficiencia administrativa de las instituciones financieras mediante el uso de corresponsales y las plataformas digitales de pagos.

Tomás Bermúdez, Gerente General del BID para la región de Centroamérica, México, Panamá, República Dominicana y Haití, comentó la importancia de la inclusión financiera para el desarrollo de las empresas y hogares. “En nuestra región es clave promover políticas para impulsar la disponibilidad y el acceso a servicios financieros, tales como el crédito, el ahorro, pago de servicios, entre otros, que permiten a las empresas crecer y a los hogares invertir en actividades económicas, educación y salud”.

En esta región, en promedio, 35% de las empresas declaran estar restringidas financieramente, con mayor frecuencia que el promedio en América Latina (30%). Por su parte, en los hogares, la región tiene en promedio un nivel de inclusión financiera estimada de 42% del promedio de los países de ingreso alto de la OCDE. Este promedio es el resultado de analizar la disponibilidad, uso y acceso de servicios financieros, como cajeros automáticos, sucursales bancarias, cuentas, tarjetas, préstamos, ahorros y pago de servicios públicos y salarios a través de una institución financiera, entre otros. La región se encuentra por debajo de América Latina (61%), a excepción de Costa Rica con un 65%.

 

Oportunidades para la región  

El informe presenta propuestas para profundizar la inclusión financiera en los países, tales como robustecer el desarrollo de nuevas estrategias de inclusión financiera, fortalecer la educación financiera dentro de la escuela en etapas tempranas y el impulso a los servicios financieros digitales.  

Al respecto, Bermúdez comentó que “el Grupo BID tiene una larga trayectoria en el apoyo a la inclusión financiera en la región, mediante operaciones de cooperación técnica, préstamos e inversiones para facilitar el acceso a financiamiento de MiPymes, programas de tecnología para trabajadores informales, instrumentos de mitigación de riesgo para el sector privado, desarrollo de productos de transformación digital”. Recientemente se lanzó el programa FINLAC, una iniciativa para apoyar a los gobiernos y empresas a promover la inclusión financiera a través de una ventanilla única para el sector público y privado en América Latina y Caribe.

Encuentre aquí el estudio “Hacia una mayor inclusión financiera para el desarrollo”.

 

Situación de la inclusión financiera en República Dominicana.    

El Fondo Monetario Internacional estima que República Dominicana registrará una tasa de crecimiento del PIB de 5.4% en 2024, mayor al 2.4% observado en 2023 y una de las más altas en la región.  

Para finales del 2022, de acuerdo con datos del Global Financial Development Database, el crédito doméstico al sector privado, como porcentaje del Producto Interno Bruto en República Dominicana, llegó a 28%, comparado frente al 50% de promedio para América Latina y el Caribe, mostrando una oportunidad de profundización financiera. Por otra parte, de acuerdo con el Global Findex, el porcentaje de adultos que tienen acceso a una cuenta de servicios financieros llega a 51%, frente a 72% para la región. El país ha venido mejorando sustancialmente en indicadores como el porcentaje de adultos que recibió pago de salarios en una cuenta en una institución financiera que pasó del 35% en 2011 al 50% en 2021, y la población mayor a quince años que obtuvo préstamos de una institución financiera formal, que pasó de 14% a 22% para el mismo lapso.  

Adicionalmente, aumentó el uso de cuentas en instituciones financieras para pagar servicios públicos (agua, gas, entre otros), al pasar de 8% al 20% del total de estos pagos entre 2014 y 2021.  Desde la perspectiva de la oferta de servicios financieros basados en la tecnología, el país cuenta con alrededor de 65 plataformas Fintech, equivalente al 2,12% del número total de la región. Las plataformas se encuentran principalmente en los subsectores de pagos y oferta de servicios tecnológicos para instituciones financieras.

 

Apoyo del Grupo BID

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha venido trabajando con el Banco Central de la República Dominicana y las Superintendencias de Bancos, Mercados de Valores, Pensiones, y Seguros en la generación de condiciones habilitantes para el desarrollo del ecosistema Fintech. En 2022 y 2023 se apoyó a estas entidades en la conformación de un Centro de Innovación Financiera, para generar un punto único de atención a los innovadores del sector financiero. Asimismo, se viene apoyando al Banco Central en el desarrollo de una potencial regulación de Finanzas Abiertas en el país.

Gracias al apoyo de BID Lab, el proyecto RESET, en colaboración con el Banco FIHOGAR, tiene como objetivo permitir el acceso a nuevos productos financieros de manera remota con el lanzamiento de una billetera electrónica gratuita. Esta iniciativa está diseñada para minimizar las transacciones en efectivo y conectar a los usuarios con una variedad de productos y servicios financieros, ya que permite la apertura remota de cuentas, el procesamiento de pagos y las transferencias de fondos mediante códigos QR. A su vez, esta herramienta potencia el comercio electrónico para empresas y particulares. Con objetivos ambiciosos, el proyecto pretende bancarizar a 18.000 nuevos usuarios y facilitar que 1.700 empresas realicen transacciones a través de RESET.

Dentro de las iniciativas lideradas por sector privado, con BID Invest y en colaboración con BID Lab, se lanzó el primer piloto del Women Entrepreneurs Finance Code (We Finance Code) o Código de Finanzas para Mujeres Emprendedoras, en alianza con WeFi, la Asociación de Bancos Múltiples de la República Dominicana (ABA) actuando como líder agregador y Banco BHD como campeón de la iniciativa.

Esta iniciativa global busca impulsar un cambio sostenible en cómo las mujeres son consideradas y atendidas por el sector financiero, utilizando datos desagregados por sexo. Destaca que, República Dominicana es el primer país de América Latina y el Caribe en unirse a esta iniciativa. Como resultado, hasta la fecha se ha acordado una definición a nivel de la industria para PYME Mujer; se han adherido 14 instituciones financieras: Banreservas, Banco Santa Cruz, Banco Popular, Banco Caribe Promerica, Scotiabank, Banco LAFISE, Corporación de Crédito Monumental, ADOPEM, BHD, JMMB Bank, Ademi, Banesco y Banco Vimenca.  Para lograrlo, la coordinación entre el sector público y privado ha sido fundamental. La Superintendencia de Bancos y el Banco Central se han involucrado en la iniciativa.

BID Invest también ha provisto casi US$148 millones en financiamiento a instituciones financieras como Banco BHD, Banco Promerica y Banco Adopem, con un enfoque en el apoyo a las pequeñas y medianas empresas del país, con un mandato clave en la inclusión de las mujeres y sus empresas como pilar para cerrar las brechas de género y permitir una inclusión equitativa y ampliada.

Así mismo, el Grupo BID inició una iniciativa de inclusión financiera denominada FINLAC, diseñada para promover que las personas más vulnerables de América Latina y el Caribe puedan acceder a los servicios financieros que necesitan.  FINLAC, es un esfuerzo conjunto del BID, BID Invest y BID Lab, y funge como una ventanilla única para avanzar en la inclusión financiera, apoyar a los gobiernos, acompañar a las empresas y promover la innovación en el desarrollo e implementación de políticas, reformas y prácticas empresariales eficaces para crear mercados financieros inclusivos en la región.

Fuente

Grupo BID