IV Edición REM: Recursos energéticos & mineros

Nueva York muestra desigualdades en el acceso al tratamiento en el área de salud mental a pesar de la mejora en general

Un estudio único en su tipo realizado en la ciudad muestra que, a pesar de las mejoras generales en la salud mental pospandémica, los neoyorquinos tienen problemas para acceder a los servicios mentales.

El estudio, titulado Estado de salud mental de los neoyorquinos , fue publicado por el Departamento de Salud e Higiene Mental el 31 de mayo. Según el departamento, el estudio analizó datos de múltiples grupos de edad, desde niños y jóvenes hasta adultos, incluidos diagnósticos formales, medidas de bienestar y factores ambientales que pueden afectar estos resultados, como el acceso a recursos y el uso de servicios de salud mental. 

"Una comprensión clara de la salud mental de los neoyorquinos y los factores que dan forma a su bienestar mejora nuestra capacidad para satisfacer mejor las necesidades de los 8,5 millones de personas a las que servimos", dijo el Dr. Ashwin Vasan, comisionado de Salud. “Lo que vemos en los datos es que la salud mental no es estática ni homogénea. Vemos una crisis profunda en algunas comunidades, mientras observamos un bienestar relativo en otras. También vemos una evolución del panorama posterior al COVID-19 en el que los neoyorquinos se recuperan de algunos de los peores impactos de la pandemia y los efectos a largo plazo aún se desarrollan. Este informe representa un momento histórico, el inicio de un proceso en el que la salud mental de la ciudad se considera de forma rutinaria como una responsabilidad cívica”.

Necesidades insatisfechas y malestar psicológico

Según el estudio, casi uno de cada cuatro neoyorquinos experimenta un trastorno de salud mental en un año determinado, similar al promedio nacional. Sin embargo, aunque alrededor de dos tercios de los adultos con un diagnóstico recibieron tratamiento el año pasado, el 34 por ciento reporta necesidades de salud mental no satisfechas, lo que puede deberse al costo o al estigma. El acceso al tratamiento varía ampliamente según la comunidad, siendo los neoyorquinos asiáticos los que menos acceden a la atención.

Del 15% de los neoyorquinos a quienes se les ha diagnosticado una enfermedad mental grave, el informe afirma que más de dos tercios de los adultos con discapacidades intelectuales y del desarrollo también tienen uno o más diagnósticos de salud mental.

Al explorar la salud mental de los neoyorquinos antes y después del apogeo de la pandemia de COVID-19, el estudio señala que una encuesta de 2022 encontró que el 14% de los neoyorquinos adultos tenían problemas psicológicos graves, descritos como problemas de funcionamiento debido a factores emocionales o negativos. experiencias mentales, en ese momento. Encuestas anteriores también encontraron que el 5% de los adultos padecían angustia psicológica grave, y una encuesta de 2023 mostró que el 8% de los neoyorquinos adultos habían experimentado recientemente angustia psicológica grave.

Los datos actuales muestran que la salud mental de los adultos de la ciudad de Nueva York parece estar mejorando en los años posteriores a la pandemia. Los adultos jóvenes (18-24) reportaron angustia psicológica más grave, aislamiento social y necesidades de salud mental insatisfechas, mientras que los neoyorquinos de mayor edad (65+) fueron los que menos lucharon con estos problemas. El estudio encontró que los factores estresantes que afectan la salud mental son el acceso y la calidad de la educación, el apoyo emocional, pero también el entorno físico, en adultos que presenciaron o experimentaron violencia en su vecindario, se toparon con roedores, carecieron de calefacción en el invierno más reciente o recientemente vieron moho en su hogar tenían más probabilidades de experimentar angustia psicológica grave que los adultos que no lo habían hecho. Además, menos de la mitad de los neoyorquinos encuestados dijeron que tenían a alguien con quien contar para recibir apoyo emocional frecuente.

El uso (o mal uso) de sustancias entre los neoyorquinos

Según el informe, en 2022, el 45% de los neoyorquinos adultos bebieron al menos una bebida alcohólica y el 21% bebió en exceso en los últimos 30 días. El alcohol fue la sustancia consumida con mayor frecuencia por los neoyorquinos, seguido del cannabis, y el 23 % de los neoyorquinos encuestados informaron haber consumido cannabis en 2023.

Durante este mismo período, el 2,9% de los neoyorquinos informaron sobre el uso indebido de un opioide o benzodiazepina recetados, mientras que el 3,2% de los neoyorquinos informaron haber consumido drogas distintas del alcohol o el cannabis. Aproximadamente 207,000 neoyorquinos informaron haber recibido algún tratamiento por uso de sustancias durante 2023, pero casi 90,000 neoyorquinos informaron una necesidad insatisfecha de tratamiento por uso de sustancias.

La salud mental de los niños

Al encuestar a neoyorquinos más jóvenes, la encuesta encontró que tanto en 2019 como en 2021, el 15 por ciento de los niños de 3 a 13 años tenían un diagnóstico de salud mental, siendo el diagnóstico más común en 2021 ansiedad, seguido de depresión. Según los datos, los niños latinos, negros y blancos tenían más probabilidades de tener diagnósticos de salud mental en comparación con los niños asiáticos o de las islas del Pacífico.

Una encuesta de 2023 encontró que entre los adolescentes, la mayoría se preocupa por el futuro, si algo malo les sucede a ellos o a sus familias, lo que puede ser un signo de ansiedad. La misma encuesta encontró que el 48% de los adolescentes experimentaban síntomas depresivos que iban desde leves (27 por ciento) hasta graves (11 por ciento).

Sin embargo, los adolescentes mostraron más signos de resiliencia: el 69% afirmó que su nivel de resiliencia era medio o alto. La encuesta encontró que los mecanismos comunes de afrontamiento entre los adolescentes eran escuchar música, usar las redes sociales y hacer bromas sobre su situación. Sin embargo, los datos también muestran que los jóvenes que reportan el uso diario de las redes sociales tenían muchas probabilidades de preocuparse (90 por ciento), y el 28 por ciento de los adolescentes que usan las redes sociales a diario reportan síntomas depresivos de moderados a severos.

"Ampliar nuestra conciencia sobre la salud mental de los neoyorquinos y los numerosos factores ambientales que moldean su vida diaria nos ayudará a satisfacer mejor las diversas necesidades de nuestros vecinos", dijo el Dr. H. Jean Wright, comisionado ejecutivo adjunto de Higiene Mental. "Espero continuar el trabajo para apoyar la salud de la ciudad".

Fuente

AMNY