IV Edición REM: Recursos energéticos & mineros

La inteligencia artificial revoluciona la productividad y los salarios en sectores clave

La inteligencia artificial generativa está transformando profundamente varios sectores, especialmente los servicios financieros, tecnologías de la información (TI) y servicios profesionales. Según el Barómetro Global de la IA sobre el Empleo 2024, elaborado por PwC y presentado hoy, estos sectores casi quintuplican su productividad y los empleos relacionados con la IA ofrecen una prima salarial del 25%.

El informe, que analiza más de medio millón de ofertas de empleo en 15 países, destaca que los trabajos vinculados a la IA han aumentado un 3,5% más rápido que el promedio del mercado laboral. Este crecimiento podría ayudar a resolver problemas de productividad endémicos en muchas economías, especialmente en los países de la OCDE, donde la productividad ha crecido solo un 1,1% anual en la última década.

El impacto positivo de la IA es evidente en los sectores más expuestos, donde la productividad se ha multiplicado por 4,8. A diferencia de la revolución informática, cuyo impacto en la productividad tardó más en manifestarse, la IA está generando mejoras significativas casi de inmediato. Según la Encuesta Global de CEOs 2024 de PwC, el 84% de los líderes empresariales con proyectos de IA en marcha esperan un aumento en la eficiencia de sus empleados.

Desde 2016, las ofertas de trabajo para especialistas en IA han crecido significativamente, multiplicándose por siete desde 2012, mientras que el crecimiento total de ofertas de empleo solo se ha duplicado.

Desde el lanzamiento de ChatGPT 3.5 en noviembre de 2022, la atención sobre la IA ha crecido exponencialmente. Sin embargo, el estudio revela que el impacto de la IA en el mercado laboral se ha estado gestando desde mucho antes. Desde 2016, las ofertas de trabajo para especialistas en IA han crecido significativamente, multiplicándose por siete desde 2012, mientras que el crecimiento total de ofertas de empleo solo se ha duplicado.

Los sectores del conocimiento, como información y comunicación, servicios profesionales y financieros, están experimentando una demanda desproporcionadamente alta de especialistas en IA. En estos sectores, la demanda de habilidades en IA es cinco veces mayor que en otros, con incrementos sustanciales en la proporción de ofertas de empleo que requieren estas capacidades.

Inteligencia artificial y salarios

El estudio de PwC también muestra que los empleos que requieren habilidades específicas en IA ofrecen una prima salarial significativa, reflejando el alto valor de estas competencias para las empresas. En mercados laborales como Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Singapur, las posiciones con conocimientos de IA reciben remuneraciones premium. Por ejemplo, en Estados Unidos, los sales managers con conocimientos de IA pueden ganar hasta un 43% más, mientras que en el Reino Unido, los abogados con habilidades en IA reciben una prima del 27%.


En Estados Unidos, los sales managers con conocimientos de IA pueden ganar hasta un 43% más, mientras que en el Reino Unido, los abogados con habilidades en IA reciben una prima del 27%.

Además, las capacidades demandadas en las ocupaciones más expuestas a la IA están evolucionando un 25% más rápido que en las menos expuestas. Esto significa que las habilidades tradicionales están siendo reemplazadas por nuevas competencias, lo que exige una constante actualización por parte de los empleados para mantenerse relevantes en un mercado laboral en rápida evolución.


Armando Martínez Polo, socio responsable de Inteligencia Artificial en PwC, comenta: “El informe pone de manifiesto la tremenda oportunidad que tenemos todos para mejorar nuestra productividad y nuestra experiencia como empleados. La adopción de competencias en IA es una necesidad para todos, no solo en los roles tecnológicos tradicionales. Esto requerirá esfuerzos tanto de las empresas, para adaptar sus procesos de selección y formación, como de los empleados, para actualizar sus habilidades. Los primeros obtendrán mejoras en productividad y los segundos en sus condiciones salariales.”