IV Edición REM: Recursos energéticos & mineros

La brecha en las capacidades digitales es un elemento crítico para la comunidad latina

Asimismo, el acceso al financiamiento es otro factor que puede afectar dramáticamente en la sostenibilidad de los negocios generados por los hispanos en Estados Unidos.

El economista José Valer tiene más de 20 años desarrollando iniciativas de mejora de condiciones de vida de las poblaciones más vulnerables, diseñando e implementando estrategias de desarrollo de capacidades, generación de ingresos, empoderamiento y acceso a servicios, con entidades locales e internacionales, en Estados Unidos, Latinoamérica y el Sudeste de Asia.

Valer señala, en entrevista para Factor de Éxito, que las condiciones estructurales de desarrollo, no siempre generan oportunidades para que las personas con menos recursos económicos puedan superar esa situación; “enfrentar esas condicionantes ha representado uno de mis mayores retos como individuo, pero fundamentalmente ha sido posible lograr impactos positivos, solo con el esfuerzo, creatividad y compromiso de muchas personas y organizaciones”.

Es así como ha participado de esfuerzos, iniciativas imaginativas, de las ganas de mejorar y de no rendirse nunca de personas en condiciones de vulnerabilidad, experiencias que se han convertido en las más gratificantes de su carrera profesional. “Me genera admiración, constatar la increíble fuente de energía que tienen las mujeres, especialmente cuando tienen que enfrentar situaciones que ponen en riego a sus familias. Desde mi propia experiencia, con una madre sola con 5 hijos pequeños que tuvo el coraje de no hundirse en la adversidad, a los millones de mujeres que luchan por generar un ambiente favorable para sus familias, en un entorno que no las favorece. Son heroínas de todos los días”, afirma.

Valer es un fiel creyente que, en general, este mundo es mucho mejor cuando todas las personas, tienen oportunidades para desarrollar plenamente sus capacidades y con ello aportar con soluciones diversas y alternativas a las complejidades que demanda el desarrollo. “Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de aportar con esfuerzos específicos, sistemáticos y sustentables para generar condiciones de desarrollo equitativo”, expresa.

La adaptación de los negocios al entorno digital es una condición necesaria para, mínimamente, intentar lograr sostenibilidad, según comenta el economista. Sin embargo, la brecha en las “capacidades digitales”, entre otros factores, es un elemento crítico que puede afectar dramáticamente en la sostenibilidad de los negocios generados por la comunidad hispana. “Es cierto que la comunidad latina y aún más las mujeres latinas, generan emprendimientos de negocios en mucha mayor proporción que los de otros grupos poblacionales en USA (en los últimos 5 años, 12.5 % de crecimiento anual de nuevos emprendimientos de latinos y 5.3 % de la población caucásica); lo es también, que el tamaño de estas iniciativas es significativamente menor (por ejemplo, los negocios de latinas generan ingresos, en promedio, de 1/3 de lo que generan los negocios de mujeres en el país)”, apunta.

 

En términos de inclusión financiera, ¿cómo es el panorama de la comunidad hispana en Georgia?

La brecha de acceso a servicios financieros de calidad en la comunidad latina es significativa, si bien cerca al 6 % de los adultos latinos no tienen una cuenta bancaria, sólo un 5 % tiene un segundo tipo de cuenta. Esto afecta multidimensionalmente y de forma severa a las familias, porque en el caso de las familias e individuos, los servicios financieros a los que acceden son significativamente más costosos (créditos personales o para la compra de productos o servicios que pueden variar entre 50 % a más del 500 % más costosos).

En el caso del acceso al financiamiento para iniciativas empresariales, es todavía más llamativo. Aún teniendo similar calificación financiera, la posibilidad de obtener crédito es menor para los emprendedores latinos, en general. Adicionalmente, de acuerdo a una encuesta de McKinsey el 2021, algo más del 26 % de empresarios latinos considera que su condición de latino, le va a limitar el acceso a financiamiento, lo que implica causas de autopercepción y limitación auto referenciada para intentar financiamiento bancario.

Un programa que está implementando la Asociación Latinoamericana se denomina Unidos in Finance, de la UNIDOS US y financiado por Bank of America, y busca a través de la formación de talentos de la comunidad latina y el desarrollo de oportunidades de carrera profesional en la industria bancaria, expandir y adaptar los servicios financieros para nuestra comunidad, facilitando y mejorando su acceso.  

 

En su trabajo en Latin American Association, ¿Cuáles son las bases para el diseño de programas e iniciativas que cumplan con la premisa “Opportunities for all”?

 La Asociación Latinoamericana (Latin American Association) está cumpliendo 50 años promoviendo condiciones para que la comunidad latina en Georgia se integre y prospere; proveyendo servicios de bienestar y atención en emergencias para las familias, servicios de inmigración, apoyo a los jóvenes; además, desarrollando acciones de incidencia antes tomadores de decisiones y generando condiciones para el empoderamiento económico.

Cada uno de estos servicios independientemente y, más aún, la combinación de ellos, está orientado a construir condiciones para que las personas y las familias fortalezcan capacidades de forma sostenible, para desarrollarse de manera autónoma, alcanzar sus propios sueños y aportar a un país inclusivo y próspero.

 

¿Qué proyectos de LAA puede destacar como los más exitosos?

En la Asociación Latinoamericana tenemos múltiples servicios, que son muy sensibles y de impacto los servicios de apoyo al bienestar de las familias. La labor que cumple el equipo en este aspecto es de mucha dedicación y compromiso. Cada sonrisa esbozada y cada esperanza recuperada, es una experiencia exitosa para cada una de esas familias.

Específicamente en el área que trabajo (Empoderamiento Económico) estamos aportando a generar condiciones para que los miembros de la comunidad puedan integrarse con capacidades de comunicación efectiva, como los servicios de capacitación en inglés como segundo idioma, que ayudan a abrir puertas y facilitar el acceso a empleo digno que genere ingresos y bienestar; además, promovemos la creatividad e iniciativa empresarial enfocada en mujeres; igualmente, se generan capacidades para el acceso a trabajo, a través de los programas de entrenamiento que conectan la demanda de las compañías por talentos multiculturales y que, a su vez, facilita el acceso a servicios de calidad para nuestra comunidad, como el acceso a servicios financieros a través del Programa Unidos in Finance.

Es una preocupación trascendente el tema del desarrollo de capacidades digitales, por ello estamos implementando programas de entrenamiento en el área, orientadas al trabajo. Estos programas pretenden empezar a cerrar las brechas digitales que son un freno para el desarrollo de nuestra comunidad.

 

En medio de la transformación digital, el líder debe también poner su foco en el desarrollo sostenible, ¿cómo desarrollar la transformación digital desde la sostenibilidad?

Mi forma de entender el liderazgo se sustenta en visión colectiva, de comunidad que se desarrolla, en la que varios actores cumplen roles de liderazgo en diferentes momento, y en diferentes aspectos, y se complementan; por lo tanto, más allá del individuo, cuando las mejoras y los avances son más diseminados y compartidos, los avances se hacen más sostenibles. Eso no niega la iniciativa individual, al contrario la valida.

Con esa premisa, la transformación digital, y más aún en nuestra comunidad, va a ser posible en la medida en que se generen condiciones que cierren las brechas que ahora existen. Actualmente, más de 70 % de los trabajos exigen tener capacidades digitales; sin embargo, sólo el 65 % de la población latina tiene acceso a servicios de banda ancha. La situación es más compleja aún, cuando se refiere a la accesibilidad y a la capacidad de pago: las zonas donde vive la población latina tienen menor calidad de servicios que los demás grupos poblacionales y los ingresos que perciben en promedio no son suficientes para pagar por servicios de conectividad de calidad.

Lo relacionado a conocimiento y habilidades digitales refleja también una brecha compleja por abordar. La población migrante con limitadas habilidades de comunicación en inglés, es la que menos capacidades digitales ha desarrollado (1/3 de ellos).

La labor de los líderes es que la voz de la comunidad y sus necesidades sea escuchada, que se canalicen los recursos y las oportunidades para el desarrollo de capacidades digitales. Un primer paso, es generar acceso a la información para oportunidades de servicios que existen. Otro es generar iniciativas relacionadas a las necesidades específicas de determinadas comunidades, de organizaciones o entidades.

Se afirma que es posible que en un futuro, y con el desarrollo de la tecnología y la automatización, ya no existan grupos poblacionales “explotados”, si no que hayan conglomerados de comunidades “inservibles” porque no pudieron “conectarse” con el desarrollo digital. Es labor de cada uno, y más aún de los líderes, poner cimientos y cerrar brechas para que el acceso a las capacidades digitales, sea difundido a todos los que la necesiten y que, finalmente, el desarrollo tecnológico sea inclusivo.